Política

Deuda. Guzmán dijo que es posible un acuerdo y criticó el "lobby empresario"

 

<p>Deuda. Guzmán dijo que es posible un acuerdo y criticó el "lobby empresario"</p>

<p> </p>
11/05/2020 |

El ministro de Economía, Martín Guzmán, reafirmó  que extenderá las conversaciones de buena fe con los acreedores privados, señaló que hubo actores que pidieron al país "pagar algo imposible" y, pese al pobre resultado de la oferta inicial, se mostró optimista a la hora de lograr un acuerdo y evitar el default. 

Sin embargo, recalcó que cualquier nueva propuesta oficial estará enmarcada en sus previsiones de sostenibilidad que elaboró el Gobierno.

"Hay chance de que sea posible profundizar el entendimiento con los acreedores para poder resolver esta situación de crisis de deuda que no beneficia a nadie", sentenció el economista de Columbia y pupilo del premio Nobel Joseph Stiglitz.

Además, el titular del Palacio de Hacienda cuestionó, como lo hizo el presidente Alberto Fernández el fin de semana, el "lobby" de algunos hombres de negocios. "Cada uno tiene que decidir de qué lado va a estar. Hay mucho lobby estos días hablando de que hay que evitar el default sin aclarar a qué costo", dijo en declaraciones a este medio y en alusión a la posición de las cámaras empresarias.

El Gobierno extendió hoy hasta el 22 de mayo el deadline para negociar con los bonistas privados con títulos bajo legislación extranjera. Según fuentes del mercado privado, la aceptación de la propuesta que cerraba el viernes apenas orilla el 13%.

Pese a las críticas al sector privado de parte del Gobierno, el propio Ministerio de Economía se mostró dispuesto hoy en un comunicado a negociar con los grandes fondos de inversión y a modificar la tasas de interés, reducción de capital, períodos de gracia y extensión de vencimientos y evitar la cesación de pagos.

De la propuesta oficial surgen bonos amortizables con tasas escalonadas menores al 5%, quitas de capital que van de entre 12% y 18% para los papeles más cortos según la moneda, un esquema de "opcionalidades" para elegir los nuevos papeles y diluir el poder de los bonistas, y vencimientos hasta 2047. La oferta a los bonistas implica una reducción de intereses de 62% (US$37.900 millones), un alivio en el stock de capital (5,4% o sea, US$3600 millones) y un período de gracia por tres años (2023).

Los bonistas -nucleados en tres comités- rechazaron la propuesta y la calificaron como "unilateral". Los fondos de inversión cuestionaron los reducidos cupones, el período de gracia de tres años y, sobre todo, la falta de amortizaciones durante el mismo.

"Hemos realizado una oferta sostenible de buena fe para resolver una crisis de deuda insostenible que dejó el gobierno anterior, con el respaldo del mundo, incluyendo al FMI. Ha habido reconocimiento internacional a cómo nos hemos manejado. Hubo acreedores que acompañaron. Otros que no, que pidieron que la Argentina se comprometa a pagar algo que le resulta imposible", dijo Guzmán .

"Las conversaciones (con los acreedores privados) siguen. Hemos decidido extender la oferta hasta el 22 de mayo. Pensamos que hay chance de que sea posible profundizar el entendimiento con los acreedores para poder resolver esta situación de crisis de deuda que no beneficia a nadie", señaló. La presentación, con la prórroga oficial, se hizo hoy ante la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC).

"El principio de que la deuda tiene que ser sostenible es infranqueable. Nosotros hemos hecho una oferta que respeta ese principio, y estamos abierto a escuchar alternativas por parte de los acreedores que también lo hagan", agregó en declaraciones exclusivas a este medio.

Luego cuestionó a los empresarios argentinos. "Cada uno tiene que decidir de qué lado va a estar. Hay mucho lobby estos días hablando de que hay que evitar el default sin aclarar a qué costo. Lo que hay que evitar son los endeudamientos insostenibles", dijo parafraseando al Presidente en sus críticas al sector privado.

"En este contexto de Covid-19 el Estado está cumpliendo un rol fundamental para mantener a la sociedad argentina de pie", estimó sobre el impacto de la pandemia.

"El sector privado está recibiendo ayuda sustancial por parte del Estado. Sería bueno que se tenga eso presente cuando se habla de la deuda. No hay peor resultado que meterse en compromisos insostenibles que socavan el futuro del país. Nosotros estamos haciendo, lo dijo el Presidente, el trabajo mejor que nadie: no estamos trabajando para nosotros, nosotros estamos trabajando para la Argentina", cerró.

Por: Francisco Jueguen