IVA A Los Alimentos

El Gobierno negocia con empresas y define Precios Cuidados 

<p>El Gobierno negocia con empresas y define Precios Cuidados </p>
26/12/2019 |

El ministro Matías Kulfas mantuvo una maratón de reuniones con productores de alimentos y supermercados. "Precios Cuidados", otro tema al tope de la agenda

 

...

Por Claudio Zlotnik
ECONOMÍA

Tras la sanción de la "mega ley" que le asegura un frente fiscal más ordenado, Alberto Fernández ya definió el próximo "gran" paso de su hoja de ruta económica: la inflación. Sobre todo en lo que refiere a los precios de los alimentos.

Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, y Paula Español, secretaria de Comercio Interior, mantuvieron en la última semana una maratón de reuniones con gerentes de las principales empresas, con un único objetivo: asegurar el éxito del programa de Precios Cuidados, que se lanzará la primera semana de 2020.

Antes que eso, sin embargo, hay varias vallas por saltar. La más relevante, y que debe definir el Gobierno en las próximas horas, refiere al IVA a los alimentos. Una medida extraordinaria tomada por Mauricio Macri después de las PASO, y que está por caducar.

Es decir: si el IVA de los alimentos vuelve al 21% (o al 10,5% en algunos casos), los precios de la canasta básica tendrán volverán a trepar apenas comience el año. Algunos de los productos que hoy en día se venden sin IVA son: lácteos, aceite, harina y polenta, entre otros.

De acuerdo a un informe del IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal), el costo de mantener el IVA al 0% para la canasta básica asciende -a precios de hoy- a unos $34.000 millones. Una opción que, desde el Gobierno, descartan.

"Así como está no sirve. Se trata de un recurso fiscal mal direccionado", asegura un funcionario clave de Desarrollo Productivo a iProfesional.

¿Y entonces? ¿Qué va a pasar? Desde las compañías fabricantes de alimentos y también desde los supermercados aseguran que en caso de que el IVA vuelva a su nivel original, los precios de los alimentos se encarecerán.

No es la visión que tienen desde los despachos oficiales. Es más: Kulfas tiene sobre su recién estrenado escritorio un informe en el cual se demuestra que en los tres días posteriores a la eliminación del IVA, los alimentos que en un primer momento bajaron de precio, volvieron a aumentar. Habría sucedido en rubros como aceites y en los lácteos.

"En 72 horas hubo productos que, sin el IVA, costaban más caro que con el IVA. Pasó lo que muchos supusimos; que el esfuerzo fiscal iba a quedar en manos de algunas empresas", comenta ese mismo funcionario.

La resolución de este tema del IVA 0% -que vence en tan sólo una semana- irá de la mano con el relanzamiento del programa de "Precios Cuidados", al que el Gobierno le pondrá toda la expectativa para que vuelva a funcionar y sea tomado como "referencia de precios" para todos.

Por eso mismo está en marcha una dura negociación con la industria productora de alimentos, por un lado, y los supermercados, por el otro. En esa compulsa se definirán los productos que entrarán en esa lista. Y también -obviamente- los precios.

El objetivo de máxima del Gobierno es que algunas empresas absorban la restitución del IVA y rebajen los precios de los productos. Una especie de reconocimiento de que, desde las PASO hasta acá, varias de las empresas líderes armaron un colchón de precios "por las dudas".

La hipótesis de los funcionarios es que los principales fabricantes encarecieron sus productos durante los últimos 60 a 90 días, ante la presunción de un congelamiento de precios. Algo que finalmente no ocurrió ni ocurrirá.

 

Los días siguientes a la Navidad serán de plenas negociaciones, y en el Gobierno admiten que están analizando distintas salidas a esta cuestión clave para los precios de los alimentos básicos.

Cerca de Kulfas admiten que barajan distintas alternativas. Pero que "la solución más eficiente es la que encontramos con la tarjeta Alimentar".



Entre las empresas que se juntaron con Paula Español en las últimas jornadas escucharon la posibilidad de que haya un regreso paulatino del IVA, con el objetivo de que no haya un impacto de golpe en los precios.

"Tenemos que ver cómo se reconvierte este plan de IVA 0% sin que haya movimientos en los precios", insiste la fuente oficial, en diálogo con iProfesional.

Una de las ideas que también se baraja refiere a la posibilidad de que se reinstale la devolución de parte del IVA para las compras que se hagan con tarjetas de débito. Un sistema que existió desde la crisis de 2001, y que fue abortado por Nicolás Dujovne apenas asumió en el Palacio de Hacienda.

"Lo que teníamos era un subsidio a los usuarios de tarjeta de débito, y no era el más eficiente en términos de equidad", argumentó Dujovne cuando tomó la medida hace ya tres años.

Sobre este punto, los técnicos de IARAF armaron una propuesta -luego acercada a los bancos de capital nacional (ADEBA)- para que, efectivamente, el Estado reintegre una parte del IVA sólo a la población que más lo necesita. Y que no sea algo generalizado. Es decir, que el IVA cuando se compre un paquete de fideos sea pagado por las personas de recursos medios y altos, y no sea abonado por los sectores de bajos recursos.

Es el espíritu que promueve la Tarjeta Alimentar, para la parte de la sociedad más postergada.

¿Esfuerzo compartido?

Así como el Banco Central elabora una salida con "esfuerzo compartido" para darles una solución a quienes tomaron créditos hipotecarios con cuotas atadas a la inflación (UVAs), hay quienes creen que acá, en el tema de los precios de la comida y la restitución del IVA, podría aplicarse algo similar: una especie de esfuerzo compartido entre el Estado y las empresas.

Desde las compañías ya advierten que no estarían en condiciones de afrontarlo. Para argumentarlo recuerdan que algunas de las "gigantes" del sector vienen con pérdidas históricas: Arcor, Molinos y Mastellone acumulan al menos un par de años con quebrantos en sus balances, por culpa de la recesión y las elevadas tasas de interés.

Algo similar muestran desde las aceiteras y las harineras. Algunos de las más grandes de origen nacional, como Vicentín y Molinos Cañuelas, también atraviesan crisis severas.

La mira, como quedó claro más arriba, está puesta en la lista de "Precios Cuidados", que será relanzada en las próximas jornadas. No hay mucho tiempo.

La lista actual vence en la primera semana de enero, y la idea es que ese programa vuelva a tener fuerza de ventas en las cadenas de supermercados, con la inclusión de primeras marcas en el caso de las leches y los alimentos en general.

Habrá también un espacio destacado para los artículos de limpieza e higiene personal, que también registraron alzas muy importantes desde agosto, con la última devaluación.

Durante el kirchnerismo, "Precios Cuidados" llegó a tener una gran incidencia en la facturación total en alimentos de las grandes cadenas. Los empresarios, que al principio objetaban ese control, terminaron asumiendo que se trataba de una buena manera de asegurar un nivel de rentabilidad.