Política

El dólar blue inició su despegue y prevén que levantará vuelo con el próximo "efecto aguinaldo"

<p>El dólar blue inició su despegue y prevén que levantará vuelo con el próximo "efecto aguinaldo"</p>
17/12/2019 |

El dólar blue reaccionó con alza al anuncio, pero la mayor presión vendrá en los próximos días. ¿Hasta dónde irá la brecha? ¿Cómo impacta en precios?

 

...

Por Juan Bergelín
FINANZAS

El dólar blue se volvió a transformar en el principal indicador de referencia para el mercado financiero. A partir de la confirmación por parte del Gobierno de un impuesto del 30% para las compras con tarjeta de crédito en el exterior, en la City se comenzó a seguir la evolución de este tipo de cambio paralelo que, si bien opera un volumen bajo, tiene la capacidad de influir sobre el oficial y el índice de inflación.

En su primera jornada tras la noticia del desdoblamiento cambiario de hecho, se registró un aumento, pero con menos fuerza de lo que preveían en la City.

Por un lado, porque la necesidad de pesos de empresas y particulares contrarrestó la demanda de billetes y acotó la suba del dólar blue a 8,6%, para cerrar en $72,50 en el microcentro porteño. Por otro lado, porque se espera que la mayor demanda resurja en los próximos días, cuando se concrete el pago del medio aguinaldo y parte de esos fondos vayan al dólar.

"Lo lógico y esperable es que el blue suba y se acerque al valor de lo que sale pagando con tarjeta en el exterior, por un tema de arbitraje", explica Gabriel Caamaño, economista de Consultora Ledesma.

En la misma línea, Santiago Abdala, director de PPI, sostiene que "el tipo de cambio marginal rápidamente debería ir ajustando el diferencial que hoy refleja contra el dólar tarjeta". De hecho, agrega, la divisa operó por la mañana en torno a los $71, frente a menos de $67 en que cerró el viernes.

En concreto, resume Abdala, aunque el contado con liqui y el MEP dependen del movimiento de los bonos, "todas las brechas deberían alinearse al 30% o incluso más, si finalmente se confirma la medida".

La misma apreciación hacen en algunas financieras de la City, donde destacan que ya desde hace una semana la necesidad de pesos venía manteniendo sedado al blue y ahora sirvió para amortiguar la suba. "El que la semana pasada vendía a $64, ahora con el precio a $70 ni lo piensa", comentan en una cueva.

Si bien el precio estuvo "firme" desde la apertura, según destacan en esa financiera, se notó una gran oferta de empresas y personas, que salieron a vender sus dólares para hacerse de pesos.

Los primeros, para hacer frente al aguinaldo y a otros compromisos en pesos. Los segundos, en parte para llegar a fin de mes -después de haberse dolarizado previo a las elecciones- y también para hacer una pequeña bicicleta financiera con el nuevo ‘dólar turista’.

 

"Muchos vinieron a vender divisas y al mismo tiempo compraban paquetes turísticos sin el impuesto y lo pagaban con pesos", destacan en una financiera.

La clave, de todos modos, es analizar el impacto que este impuesto tendrá sobre la economía en general y cuánto puede presionar el blue sobre los precios.

El economista Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de OJF, graficó esta situación en su cuenta de Twitter con un mensaje en el que sólo posteó tres preguntas referidas al tema:

1) Si se pone un impuesto al turismo en el exterior, ¿que pasará con los precios del turismo local?

2) Si hay un "dólar turista" superior al blue, ¿que pasa con la brecha cambiaria?

3) Si sube la brecha cambiaría, ¿qué pasa con la inflación esperada?.

"La respuesta es simple, en los tres casos sube", dice Spotorno, en diálogo con iProfesional. Lo interesante es ver las razones detrás de cada suba, agrega.

"En primer lugar, cuando uno pone un impuesto al turismo, que en este caso sería como un impuesto a la importación de servicios turísticos, se protege a la industria turística local y como consecuencia de eso, los precios locales van a subir, como en cualquier proteccionismo", explica el economista de OJF.

En parte porque empieza a aumentar la demanda de los servicios turísticos locales y eso hace subir el precio; y en parte porque algunos se van a anticipar a eso y van a remarcar antes de que aumente la demanda. "Es como que los proveedores de servicios turísticos locales están cazando en una jaula, por decirlo de algún modo", comenta Spotorno.

 

Por otro lado, agrega Spotorno, el efecto que tiene sobre blue es directo. Si el precio del "dólar turista" es mayor al paralelo, los que pensaban viajar al exterior y usar su tarjeta de crédito van a optar por viajar con efectivo, alimentando aún más la demanda en el mercado paralelo, sostiene.

Respecto de la relación entre la brecha cambiaria y la inflación, el economista de OJF destaca que cuanto más alta sea la diferencia entre las distintas cotizaciones del dólar mayores van a ser las expectativas inflacionarias. "Eso no significa que los precios van a estar fijados por el paralelo, eso es muy diferente", comenta y no tarda en agregar: "Lo que sí sabemos es que de alguna forma la brecha cambiaria actúa sobre la inflación".

Spotorno destaca que no hay una forma de mensurarlo exactamente, pero la historia reciente muestra que la brecha termina impactando sobre los precios. "No sabemos exactamente en qué proporción, pero cuando hay control de cambios, entonces la brecha cambiaria empieza a generar una expectativa de inflación", asegura.

Cómo impacta en las Pymes

La consultora Elypsis publicó a fin de noviembre una encuesta que realizó entre 150 Pymes industriales y de servicios de CABA, a las que les preguntó qué incidencia tiene el dólar blue en sus costos y en sus precios de venta.

El resultado fue que el 46% percibe que el blue en mayor o menor medida incide en sus costos y el 42% cree que repercute sobre sus precios de venta. "Si bien gran parte de la estructura de costos de las empresas dependen del oficial (al cual se realizan las operaciones de comercio exterior y deuda, aunque aún se registren demoras en los bancos para concretarlas), el dólar blue tiene una incidencia no menor", advierten desde Elypsis en el informe que acompaña la encuesta.

Para Gabriel Caamaño, la relevancia que tiene el dólar paralelo para la formación de precios depende de lo que a través de restricciones va quedando fuera del mercado oficial. "En la medida en que el grueso de las importaciones y exportaciones sigan por el mercado oficial, el blue no tienen tanta relevancia para la fijación de precios, aunque puede jugar por el lado de la expectativa", explica el economista de consultora Ledesma. Esa expectativa, cuenta, es como un "indicador de corrección esperada para el oficial".

En el entorno del presidente del Banco Central, Miguel Pesce, no creen que la brecha cambiaria vaya a presionar al alza al tipo de cambio oficial, aunque siguen de cerca la evolución de los distintos tipos de cambio. La clave, a su entender, es que la mayor brecha no esconda detrás un atraso cambiario, como pasó cuando se produjo la devaluación de enero de 2014.

Para Caamaño, es tan relevante el dólar que pague el comercio exterior como la accesibilidad que tenga. "Si se empiezan a alargar los plazos, por ejemplo, si vuelven a poner las DJAI o autorizaciones para comprar divisas en el caso de las importaciones y empieza a haber un tiempo mayor entre el momento en que el importador cursa la operación y le terminan autorizando las divisas, ahí si el blue impacta más en precios", sostiene el economista, aunque aclara: "Hoy eso no pasa por cómo está armado el cepo".

 

Con el cepo cambiario y la llegada del "dólar turista", en la city dan por descontado que el mercado paralelo va a ir tomando mayor fuerza con el correr de los meses. "Hoy se está operando mucho más que cuando comenzó el cepo duro y todo indica que cada vez va a haber más volumen", advierten en una financiera.

El cobro del medio aguinaldo, primero, va a fogonear la demanda para todos aquellos que quieren ir al billete verde y ya agotaron su cupo de 200 dólares de este mes. Después, y mientras la brecha sea menor al 30%, todos aquellos que tengan pensado vacacionar en el exterior irán recurriendo al mercado paralelo para evitar el uso de la tarjeta de crédito.

"No me extraña que más cerca de fin de año esté en torno a $80", dice un cuevero con oficinas en Reconquista y Corrientes. Hay que tener en cuenta que a los valores de hoy, con el impuesto del 30%, el "dólar tarjeta", rondaría los $83.

Un plan consistente

Según el análisis de Amilcar Collante, economista de Cesur el impuesto a las compras en el exterior no necesariamente significa que el blue va a alcanzar ese techo del 30%. "Más bien da una señal de que hacen un colchón, que marca que el precio oficial va a estar bastante quieto, y que va a ir ajustando con la inflación hacia ese colchón del 30%. Marca que lo que pretende al principio es tener un tipo de cambio oficial quieto", razona.

Para el economista, que se amplíe o no la brecha depende más de la consistencia en el programa económico que en el nuevo "dólar turista". "Hasta ahora son todas medidas que apuntan a achicar el déficit de dólares, a hacer caja con retenciones, a estimular el consumo y a que las jubilaciones y salarios recuperen contra la inflación. Son todas puntuales pero no se muestra el sendero de cuál va a ser el déficit en 2020, o cuánto va a monetizar el BCRA", comenta Collante.

El economista de Cesur sostiene que un factor clave es que el ministro de Economía, Martín Guzmán, en la conferencia de este martes no sólo explique las medidas que forman parte de la Ley de Solidaridad y Social y Reactivación Productiva, sino también la consistencia del plan. "Si es un paquete que fogonea el consumo interno en lo inmediato y después no es sustentable, es alfo riesgoso", destaca Collante.

La importancia de la consistencia del plan es tal, según el economista, que hasta podría hacer reducir la brecha cambiaria más allá del "dólar turista" y el efecto aguinaldo. "Aunque esté el recargo del 30%, si el plan es consistente, logra ser creíble y apunta a algo distinto a lo que se venía haciendo, es posible que el mercado lo tome bien, recuperen los bonos y baje el spread de las brechas", ejemplifica.

Caso contrario, sin un plan consistente, Guzmán puede caer en uno de los problemas de la gestión de Mauricio Macri, en donde el programa monetario no iba de la mano del fiscal, advierte Collante.

Se esperan días movidos en lo político y económico, con el debate de la ley y los primeros pasos que de la administración Fernández, tanto con medidas como con las designaciones, como el directorio del Banco Central, que debe nombrar cuanto antes para que pueda sesionar. 

Cualquier ruido, incertidumbre o duda sobre alguna medida va a generar una mayor cobertura en el dólar, que al haber restricciones cambiarias terminará presionando sobre el precio del blue. Mientras tanto, y por lo bajo, en la City esperan que este enero sea diferente a otros comienzos de año y no nos sorprenda con una nueva devaluación del peso, el atajo argentino para solucionar los desequilibrios argentinos.