Política

Ganancias: qué puede pasar en 2020 con el impuesto que pagan las personas

<p>Ganancias: qué puede pasar en 2020 con el impuesto que pagan las personas</p>
28/11/2019 |

El salario más bajo alcanzado por el impuesto a las ganancias sería, en 2020, entre un 17 y un 21% más elevado que el actualmente vigente y se ubicaría, en el caso de un empleado sin cargas de familia ni otras deducciones, en un monto de entre $53.600 y $55.600 (las cifras son de ingresos promedio mensuales, incluyen el proporcional del aguinaldo y son netas de aportes a la seguridad social).

 Es decir, el incremento de la base para tributar sería de un porcentaje bastante inferior a la inflación, no solo de la referida a 2019, sino también de la que se cree que habrá en 2020 (se estima un 42%, según los economistas que responden al Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central). En el caso de un asalariado con cónyuge y dos hijos a su cargo, el mínimo sujeto a Ganancias se ubicaría entre $70.900 y $73.500, aproximadamente.

Sin embargo, si existiera una decisión política de prorrogar el incremento de los parámetros del impuesto dispuestos por el Gobierno luego de las PASO, en agosto último, las cifras mencionadas serían significativamente superiores y el impuesto se aliviaría de manera más fuerte para todas las personas alcanzadas por esta carga fiscal (este último efecto se produce siempre que suben los montos liberados del tributo).

¿De qué depende cuáles serán, finalmente, los parámetros que regirán para el pago del impuesto en 2020? La ley dispone que la actualización de la llamada "ganancia no imponible" y de las deducciones generales que determinan quiénes tributan (y cuánto) se haga anualmente en función de la variación que, entre los meses de octubre previos, haya tenido la Remuneración Promedio Imponible de los Trabajadores Estables (Ripte). Para 2019 eso determinó que los valores subieran un 28,29%: al estar ese índice muy por debajo de la suba de precios, la consecuencia fue una mayor presión impositiva, aun con una pérdida de poder adquisitivo de los contribuyentes.

Dada esa situación, en agosto pasado se emitió el decreto 561, que dispuso elevar un 20% las bases del impuesto (no en su totalidad, porque las deducciones por hijo o por cónyuge, por ejemplo, no se modificaron, ni se cambiaron tampoco los valores de la tabla que define, según la cuantía de los ingresos, qué alícuota se toma en cada caso).

"Ese aumento del 20% es solo aplicable para 2019 y así lo aclara el decreto; entonces, no puede usarse ahora como parámetro de cálculo para 2020", explicó a LA NACION una fuente del Gobierno. La medida del Poder Ejecutivo, en su primer artículo, le encomendó específicamente a la AFIP la suba de las deducciones "vigentes para el período fiscal 2019". Otro funcionario aclaró que la posibilidad de que ese beneficio se mantenga estaría dada por otro decreto, que establezca una prórroga.

Para la actualización que, según la ley, deberá aplicarse desde enero, no están disponibles aún los datos que permitan hacer el cálculo. Concretamente, falta que se publique el índice Ripte de octubre. En función de cómo se movió esa variable en los últimos meses puede estimarse que el alza de referencia para actualizar Ganancias estará entre 40 y 45% (de allí las estimaciones citadas en el primer párrafo).

Al no considerarse el beneficio del decreto de agosto, el porcentaje final (que se conocerá la semana próxima, según lo previsto) se aplicaría sobre las bases del impuesto que rigieron antes de agosto. De no ser así (de tomarse los números hoy vigentes), y en el supuesto de un alza del Ripte de 45% interanual, el salario más bajo alcanzado por el tributo en el caso de solteros sin hijos a cargo se elevaría a $66.645.

Para el caso de los autónomos no hay dudas, porque no fueron alcanzados por la medida del 20% (en cambio, se les redujo el monto de anticipos del impuesto que tenían pendientes de pago hasta fin de año). En 2019, el ingreso anual a partir del cual se tributa (sin considerar deducciones) es de $257.546,96. Y en 2020 se ubicaría entre $360.500 y $373.500, según sea la variación final del Ripte.

Para los asalariados que pagan Ganancias, la medida decidida en agosto por Mauricio Macri significó no solo una reducción del monto a tributar en lo que restaba de este año, sino también un recálculo de lo descontado en 2019 y hasta entonces, porque los nuevos montos se fijaron para todo el año. Así, se estableció la devolución de lo retenido de más. Y algunas personas quedaron al margen del pago del impuesto. Ahora, si la suba de los parámetros queda lejos de la inflación y de la recomposición recibida por los salarios, volverá a haber más contribuyentes.

Por: Silvia Stang