Política

El futuro económico de la Argentina

<p>El futuro económico de la Argentina</p>
30/10/2019 |

Esta es la crónica del resultado inesperado que dejaron las elecciones de este domingo, tanto para la gente que estaba en las marchas del "Sí, se puede", como también para el equipo del Frente de Todos.

 


José Del Rio​


En una elección que tuvo una organización distinta, con el doble de fiscales a nivel nacional que en las PASO, el resultado dejó un país muy dividido, donde, a medida que pasaron las horas, se vio un 48% del electorado color celeste y otro 40% que se esperaba que fuera un pequeño triunfo amarillo en la Ciudad de Buenos Aires.
A lo largo de la historia, la crónica de las elecciones democráticas mostraron siempre que en períodos donde la economía cae, pierden los oficialismos -salvo una excepción, en el gobierno de Carlos Menem-. Sin embargo, cuando se miran los resultados, siempre que ha perdido un oficialismo la diferencia es mayor a los ocho puntos. Por lo cual, el resultado de esta elección fue inesperado teniendo en cuenta que gran parte del electorado se mantuvo por otros valores: los republicanos.
Con respecto a la macro y la micro economía de la Argentina, se puede pensar estas variables en términos de vivienda. La macro puede ser un edificio y la micro un departamento. ¿Cuál es el edificio que deja Cambiemos para el gobierno que viene?
El equipo económico de Mauricio Macri le deja a Alberto Fernández un tipo de cambio a $63, que es el más competitivo desde enero de 2010. La buena noticia es que es más competitivo para la industria, la mala es que en dólares es el peor salario que tuvimos en los últimos tiempos.
El edificio que ha construido Mauricio Macri tiene una balanza comercial que deja un superávit de 9497 millones de dólares en lo que va del año y, según lo que proyectan los datos de Ecolatina, es muy superior, de 12.500 millones de dólares para el acumulado del año.
También, este edificio queda con parte de la energía y el gas, la matriz que estaba rota en el gobierno de Cristina, con inversiones suficientes para que no haya tantos cortes como en el pasado.
Además, esta estructura tiene otra variable a tener en cuenta: el FMI, su principal acreedor. No fue casual el intercambio de tuits entre Fernández y Kristalina Georgieva, luego de las elecciones, donde el presidente electo no fue beligerante.
Al edificio le toca competir dentro de un barrio muy complicado. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no le dio una bienvenida a Fernández y habló de que va a evaluar si Brasil continuará en el Mercosur. Hay que solo imaginarse la situación que podría generar esta posibilidad, teniendo en cuenta que Brasil es el destino de seis de cada diez exportaciones de la Argentina. También Chile, que supo ser el ejemplo, hoy está revolucionada. Y un Evo Morales con su economía alborotada por una denuncia de supuesto fraude.
La microeconomía, que es el departamento de este consorcio, te deja una inflación del 53,5%, un 35,4% de población bajo la línea de pobreza, una situación de indigencia muy superior a la esperada y un desempleo del 10,6%.
Tres datos que están relacionados con el futuro económico que le espera a Alberto Fernández: por un lado, es muy difícil encontrar fondos en una economía tan complicada como la Argentina; el riesgo país está en 2100 puntos y los vencimientos de deuda van a estar cerca de 33 mil millones de dólares en 2020; por último, la fuga de dólares desde las PASO es de 22.806 millones de dólares.