Sociedad

El mate, sus nuevos diseños cada vez más cool

<p>El mate, sus nuevos diseños cada vez más cool</p>
14/10/2019 |

Nuestra infusión típica y emblema se toma en todos los colores y materiales. El debate sobre cuál es tu mate preferido está siempre abierto. Lo importante: que el diseño te represente.

Luego del mate tradicional aparecieron los de cerámica, pulido, con bombilla de bronce niquelado. Para lucir y cebar con elegancia: en casa.

Para los fanaticos de series, actores, personajes de la literatura, del cine etc.,  aparecieron con  íconos como Frida o alguna otra heroína y del principito entre tantos.

Luego aparecieron los practicos y cool, el mate de silicona fue uno de los pioneros en desafiar tradiciones. Es una muy buena opción para la oficina o viajes: se vacía súper fácil, no se impregna de aromas, tampoco pesa ni ocupa espacio.

La última moda los Geométricos. Las propuestas ya rondan el infinito. Dodecaedros que vienen en distintos colores y con luces. Un mix entre el diseño industrial y lo trendy.

El infalible mate de vidrio que no te puede faltar, 
también es pulcro y cómodo, porque suele venir combinado con acero y patas, o forrados en cuero.

En fin el mate en todas sus formas esta de moda y va desechando el tradicional, con sus formas y materiales creativos. En Monte Caseros los encontras en Amaranta Tienda De Diseño ubicado el Eva Perón 973 y cuenta con numeros productos para el hogar haciendo un lugar mágico y divertido.

El mate y su identidad

En Argentina, Paraguay y Uruguay el mate es la compañía diaria  y un hábito colectivo que jocosamente se cataloga como la primera red social.

En todos los tiempos fue el mate el que hizo la rueda y no la rueda la que trajo al mate.

Define la identidad e idiosincrasia de estos tres países a tal punto que este 30 de noviembre se celebra el Día Nacional del Mate en Argentina, tal como sucede los 11 de octubre en Paraguay y como se ha propuesto hacer el 12 del mismo mes en Uruguay.


Este 30 de noviembre se celebra el Día Nacional del Mate en Argentina, una infusión que está presente en 90% de los hogares del país.

Debido a este nacionalismo matero, son muchas las discusiones que se suelen generar alrededor de la infusión cuando se juntan argentinos, paraguayos y uruguayos: que si es mejor amargo o dulce, que si caliente o frío, de yerba con o sin palo, en un recipiente chico, mediano, grande (o gigante).

Y, a medida que la discusión se extiende en el tiempo, se vuelve más y más probable que surja la pregunta de qué país es el verdadero rey del mate.

Pero, ¿quién tiene la razón?

Paraguay, el rey histórico

"El ritual del mate se ha conservado casi sin ninguna modificación desde hace unos tres siglos", escribe el antropólogo uruguayo Gustavo Laborde.

La planta con la cual se elabora la yerba mate, Ilex paraguariensis, es nativa de las regiones subtropicales y templadas de América del Sur, es decir, de Argentina, Bolivia, sur de Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay y Uruguay.

 

Se cree que las poblaciones nativas de la región ya consumían esta planta de distintas formas y con fines variados, pero fueron los españoles los que hicieron los primeros registros escritos de su consumo en un lugar en particular: lo que hoy es Paraguay.

"Con su epicentro histórico en lo que hoy sería la región oriental de Paraguay, los guaraníes fueron los grandes responsables de la propagación de la yerba mate al sur del continente americano", le dice a BBC Mundo el uruguayo Javier Ricca, autor del libro "El mate", ganador del prestigioso Gourmand Awards 2010.

De hecho, varios textos españoles del siglo XVI afirman que el producto era conocido como "yerba del Paraguay" por viajar desde "esa provincia".

Por ejemplo, en la "Historia de la provincia del Paraguay de la compañía de Jesús", el sacerdote Nicolás del Techo escribe: "Muchas son las virtudes que se le atribuyen a dicha yerba, lo mismo reconcilia al sueño que desvela; igualmente calma el hambre que la estimula y favorece la digestión; repara las fuerzas, infunde alegría y cura varias enfermedades".

Pero fue el origen divino y poderes sobrenaturales que algunos guaraníes le atribuían al mate lo que terminó por convencer a los españoles y, en particular, a los sacerdotes jesuitas de prohibir su consumo.

Así, en 1610 la Inquisición de Lima prohibió esta "sugestión clara del demonio", y en Asunción se impusieron penas de 100 latigazos para los indígenas y 100 pesos de multa para los españoles que consumieran o traficaran yerba, cuenta el argentino Jerónimo Lagier en el libro "La aventura de la yerba mate".

Tan solo 20 años después, la yerba no solo volvería a ser legal, sino que sería utilizada por los jesuitas como la base económica de su expansión territorial, "desarrollando un cuasi monopolio de la comercialización de la yerba mate", le cuenta Lagier a BBC Mundo.

 

Con su epicentro histórico en lo que hoy sería la región oriental de Paraguay, los guaraníes fueron los grandes responsables de la propagación de la yerba mate al sur de América

 

En los siglos siguientes, diversas guerras por motivos geopolíticos y comerciales que golpearon la explotación y distribución de la yerba mate, harían que Paraguay perdiera su trono histórico para cederle el récord de producción a uno de sus vecinos: Argentina.

Argentina, el rey de la producción (y del marketing)

"Argentina es el país que más produce", dice Lagier, actual director del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) de Argentina.

Argentina también lidera en exportación de yerba mate con un promedio anual de 35 mil toneladas, siendo sus principales destinos Siria (72%), Chile (14%), Líbano y Estados Unidos (2%), indica el mismo reporte.

Además, es el país con mayor superficie de cultivos de yerba mate, totalizando 165 mil hectáreas. De lejos, le siguen Brasil (85 mil) y Paraguay (35 mil).