Política

Caso Juani: Ratifican el pedido de captura internacional para Rafael Bofill

<p>Caso Juani: Ratifican el pedido de captura internacional para Rafael Bofill</p>
08/04/2019 |

El abogado querellante Guillermo Escalante, que representa a la esposa de Guillermo Juaní, fallecido tras ser atropellado por el hijo del chamamecero, se presentó en el Tribunal Oral Penal Nº 1. Ratificó el pedido de captura internacional para Rafael Bofill y expuso que “llama la atención que ya no esté detenido porque la orden se giró el 22 de marzo y se notificó inmediatamente a todas las fuerzas”.

 

 

El choque por el que pereció Juani ocurrió el 21 de septiembre de 2012, en la esquina de Ciudad de Arequipa y Santa Cruz. Se indicó que Bofill estaba sumamente ebrio al volante. Desde ese momento, se inició una carrera judicial, en la que la Corte Suprema decidió finalmente que el acusado debía estar preso, cumpliendo la condena de 4 años de prisión.

 

Ya el 22 de marzo, el máximo órgano judicial determinó que Bofill debe estar preso y se libró la orden de detención para el hijo del chamamecero devenido en senador provincial. el querellante, Dr. Guillermo Escalante manifestó a Sudamericana que “hoy, 8 de abril, en el Tribunal Oral Penal Nº 1, no apareció y no tienen información de su paradero”.


Afirmó que “llama la atención porque están notificadas las fuerzas de seguridad y ese mismo día se envió la orden a la Jefatura de Policía para que la gire a los organismos correspondientes. Reiteró que “debe estar en prisión de acuerdo a la condena recibida, a pesar de que tiene un recurso de queja, pero eso no suspende la detención”.

 

Rafael Bofill fue condenado a 4 años de prisión en suspenso y ahora esa condena quedó firme y deberá cumplirla, así que ni bien sea detenido será trasladado primero a una Comisaría, luego a la Unidad Penal 6 y posteriormente a la Unidad Penal 1, según explicó el letrado. De no presentarse, puede ser declarado en rebeldía y se solicitará formalmente la captura internacional.

 

 

 

NOTA RELACIONADA

 

 

Pedirán captura de Bofill

 

 


Ra­fa­el Bo­fill, el hi­jo del fa­mo­so cha­ma­me­ce­ro, con­de­na­do por ho­mi­ci­dio cul­po­so, es­tá sien­do bus­ca­do por la Po­li­cía pa­ra que se cum­pla una or­den de arres­to en su con­tra. No obs­tan­te, el jo­ven aún es­tá li­bre y por el mo­men­to no fue en­con­tra­do, por lo que el lu­nes se so­li­ci­ta­rá la re­a­li­za­ción de un pe­di­do de cap­tu­ra in­ter­na­cio­nal.

 

De­be re­cor­dar­se que el mu­cha­cho fue con­de­na­do a cua­tro años de cár­cel por ma­tar con su au­to a Gui­ller­mo Jua­ni, quien se mo­vi­li­za­ba en una mo­to­ci­cle­ta.

 

Se­gún in­for­ma­ron des­de el en­tor­no ín­ti­mo de la víc­ti­ma de es­ta his­to­ria, el pa­sa­do 22 de mar­zo se emi­tió una or­den a la Po­li­cía pa­ra que fi­nal­men­te se cum­pla con la sen­ten­cia de cua­tro años de cár­cel, que fue emi­ti­da por el Tri­bu­nal Oral Pe­nal Nº1.

 

No obs­tan­te, la or­den aún no fue cum­pli­da y la que­re­lla sos­pe­cha que el jo­ven pue­de en­con­trar­se pró­fu­go por lo que ha­rá di­cho plan­teo du­ran­te el lu­nes, an­te el men­cio­na­do tri­bu­nal.

Si bien al con­de­na­do le res­ta ju­gar una úl­ti­ma car­ta, la cual con­sis­te en un re­cur­so de que­ja que de­be ser tam­bién ele­va­do a la Cor­te Su­pre­ma, des­de la que­re­lla en­ca­be­za­da por el abo­ga­do Gui­ller­mo Es­ca­lan­te, se in­di­có que es­to no qui­ta que la pe­na de­ba ser cum­pli­da ac­tual­men­te.

 

“Des­de el 22 de mar­zo es­ta­ba pe­di­da la in­me­dia­ta de­ten­ción. Ten­go mu­cha ‘bron­ca’ e in­dig­na­ción an­te es­ta si­tua­ción. No pu­de con­te­ner las lá­gri­mas fren­te a mis hi­jos por es­to que es­tá pa­san­do”, di­jo su­ma­men­te acon­go­ja­da Ma­rie­la Ga­llar­do, quien es la viu­da de la víc­ti­ma, que des­de ha­ce años es­tá lu­chan­do pa­ra que su di­fun­ta pa­re­ja pue­da te­ner Jus­ti­cia.

 

El cho­que por el que pe­re­ció Jua­ni ocu­rrió el 21 de sep­tiem­bre de 2012, en la es­qui­na de Ciu­dad de Are­qui­pa y San­ta Cruz. Se in­di­có que Bo­fill es­ta­ba su­ma­men­te ebrio al vo­lan­te.