Hospital Llano

Denuncias por presunta violencia obstétrica 

<p>Denuncias por presunta violencia obstétrica </p>
28/05/2018 |

La primera acusación tuvo lugar en marzo y la última a fines de la semana pasada. Las dos familias manifestaron negligencia y ambas mujeres se encontraban internadas.

 

imagen_1
Una denuncia que podría encuadrarse como violencia obstétrica, puso en el centro de la escena a la Maternidad del Hospital “Ángela I. de Llano”, ya que Daniel Molina declaró que su esposa falleció tras dar a luz en el baño del nosocomio, algo que habría sucedido por no recibir asistencia durante el parto. Este no sería el único caso del año, dado que en marzo una mujer denunció al mismo centro de salud por una situación similar.
La primera denuncia fue efectuada, por una mujer de apellido Maidana (oriunda de Colonia San Antonio), ante la Fiscalía de Instrucción Nº 5 con posterior exposición en la Comisaría Quinta.
En esa oportunidad la mujer, acompañada por su esposo, manifestó que el parto se realizó sin control médico y en medio del alumbramiento el hijo de ambos falleció. De hecho, una testigo presencial indicó: “La ayudé a tener su bebé. Durante dos horas estuve pidiendo ayuda al servicio médico sin que nadie se acercará a la sala donde estábamos internadas”.
Ante la circunstancia, el 9 de marzo la directora del Hospital Llano, Silvia Bonassies, explicó a este medio que la paciente fue derivada del interior por una situación de hipertensión, que terminó complicando el parto. Aseguró que la paciente fue atendida en todo momento y que el “feto nació muerto”.
A dos meses de este hecho, la historia de un posible caso de violencia obstétrica parece repetirse. Si bien los contextos son diferentes hay dos puntos en común: las dos familias denuncian negligencia por parte de personal de salud, y ambos se trataban de embarazos riesgosos, hecho por el cual las mujeres se encontraban internadas en el hospital.
En lo que respecta al último caso, cabe recordar que Daniel Molina (oriundo de Itá Ibaté) atestiguó que su esposa, tras no recibir atención sanitaria, terminó pariendo a su bebé en el baño. Esto generó un principio de asfixia en el niño, y el peor final para la mujer que falleció horas después de dar a luz.