Sociedad

¿Cuáles son las mejores formas de cuidar mi salud si tengo hipertensión arterial? 

<p>¿Cuáles son las mejores formas de cuidar mi salud si tengo hipertensión arterial? </p>
15/05/2018 |

Según la sociedad Argentina de Cardiología, es una enfermedad que afecta al 36% de la población en el país.


Asesino silencioso, así también se conoce a una patología que, en Argentina, padece una de cada cuatro personas. Sin embargo, este número aumenta a tres de cada cuatro en los mayores de 65 años. La denominación se debe a que son muchas las personas que la padecen durante años sin saberlo y que sufren daños en los vasos, que a su vez les provocan enfermedades en el corazón, en los riñones, en los ojos y hasta en el cerebro.

La presión arterial es la fuerza creada por el corazón al bombear sangre a través de los vasos sanguíneos. Como consecuencia del continuo flujo de sangre llega el oxígeno y los nutrientes a cada uno de los órganos del cuerpo.

Ahora bien, en algunas personas la presión se puede ver aumentada por diversos factores, lo cual desencadena una enfermedad que se conoce como hipertensión arterial.

Te puede interesar

¡Para los amantes de la carne!: claves para consumir un asado sin culpa

“Se trata de una enfermedad vascular crónica en la que los niveles de presión arterial están por encima de aquellos que se consideran regulares”, señala la Dra. Silvia Poppe, especialista en Clínica médica del staff de Medicus. Es un tipo de patología que no tiene cura, aunque existe una gran cantidad de herramientas que permiten a los médicos controlarla y mantener estables a los pacientes que la padecen.

En este sentido, las personas que han sido diagnosticadas con hipertensión arterial pueden contribuir desde su día a día para mejorar su estado general de salud y la evolución de la patología en particular. Por eso, la especialista recomienda tomar una serie de medidas que se pueden aplicar en el día a día y que pueden mejorar significativamente la calidad de vida.

“Lo más importante es consultar a su médico y seguir sus indicaciones, aunque es importante tener en cuenta que los cambios en el estilo de vida el paciente puede desarrollar muchas veces alcanzan para controlar presiones no muy altas y es común que se deban acompañar con un tratamiento farmacológico”, señala la Dra. Poppe, de Medicus.

Con respecto a la rutina diaria hay muchos aspectos que se pueden modificar: el control del peso y la disminución del consumo de sal se encuentran entre los principales. El médico que siga al paciente podrá indicar cuál es el peso ideal y cuáles son las mejores vías para llegar a él, ya que el sobrepeso y la obesidad son patologías que están directamente relacionados a la hipertensión arterial. En cuanto a la reducción del consumo de sal, es importante considerar que la cantidad óptima por día es de 5-6 gramos aproximadamente. “Prestar atención a la información nutricional de los alimentos es fundamental, ya que la cantidad de sodio debe ser menor a 120 mgr. %, para que sean aptos para una dieta hiposódica”, explica la especialista. No agregar sal a los alimentos mientras se cocina o una vez que ya está servido el plato, no consumir productos enlatados e incorporar las especias para condimentar las comidas, son medidas que se pueden tomar en el día a día y que pueden contribuir a reducir el consumo de sodio.

Por otro lado, comer alimentos con mayor cantidad de potasio y que contengan grasas saludables es otro de los pasos que se puede dar en el cuidado de la salud de los pacientes con hipertensión. Las frutas y verduras frescas, el pescado, las nueces u otro tipo de frutos secos, las semillas de lino, el aceite de soja o canola son productos beneficiosos para quienes sufren esta patología.

Te puede interesar

Cinco preguntas a responder para hacer tu vida más saludable

Tal como sucede en todas las afecciones cardíacas, cardiovasculares o pulmonares, es recomendable dejar de fumar -en caso de que el paciente sea fumador-, dado que hacerlo puede cerrar y dañar los vasos, lo cual aumenta la probabilidad de sufrir o empeorar este tipo de enfermedades. Asimismo, limitar el consumo de alcohol también es una forma de mejorar la situación de un paciente con hipertensión arterial. Las cantidades recomendadas de cualquier bebida son 30 gr. para los hombres y 25 gr. para las mujeres cada día.

“Hacer ejercicio periódicamente es un factor central para el cuidado de la salud. Los ejercicios aeróbicos de moderada intensidad durante media hora la mayor cantidad de veces por semana que sea posible mejoran la función cardiovascular”, explica la especialista de Medicus, Dra. Silvia Poppe. “A su vez, ayudará al paciente a bajar y mantener su peso, aunque es importante que se consulte con un especialista para saber cuál es el ejercicio adecuado para cada caso particular”, agrega.

Por último, el estrés es otro aspecto que puede repercutir negativamente en la salud y que debe ser controlado. Si bien en algunos casos es un elemento difícil de eliminar del día a día, sobre todo si se produce por el trabajo o por situaciones cotidianas, es posible mantenerlo bajo control a través de la realización de actividades recreativas o ejercicio físico. En otras palabras, canalizar la tensión que produce el estrés en otras tareas que resulten placenteras y distractivas.