El Mundo

La batalla más peligrosa de Donald Trump 

<p>La batalla más peligrosa de Donald Trump </p>
16/04/2018 |

Pocas horas después de haber terminado el bombardeo sobre Siria, Donald Trump enfrenta una batalla más cercana y con bombas más poderosas y peligrosas para su presidencia.

 

El exdirector del FBI James Comey, despedido por el presidente en el mes de mayo, contraatacó en una entrevista contra el presidente estadounidense, de quien dijo que está “moralmente incapacitado” para dirigir el país. Pero más allá de su visión personal, lo importante no es lo que dijo sino lo que no termino de decir.

 

La entrevista de Comey con la cadena estadounidense ABC fue emitida como antesala a la publicación el martes de las memorias del exfuncionario, “A Higher Loyalty: Truth, Lies and Leadership” (Una lealtad mayor: verdad, mentiras y liderazgo), en las que describe sus interacciones con el presidente. Comeny le dijo al periodista:

 

“No creo que él (Trump) esté médicamente incapacitado para ser presidente. Creo que está moralmente incapacitado para ser presidente”.

 

El exfuncionario federal destacó hablo sobre Trump y su visión de las mujeres:

“habla de las mujeres y las trata como si fueran pedazos de carne”, y dijo además que el presidente “miente constantemente sobre asuntos grandes y pequeños”.

Pero estos comentarios fueron la previa a la verdadera acusación que tenía en mente. Este ex director del FBI puso la mira sobre los temas que podrían llevar al presidente número 45 de los Estados Unidos hacia un juicio político. Esto está relacionado con la posibilidad de que ante el avance de la investigación sobre la interferencia rusa en a las elecciones de 2016, Trump piense en sacar de su cargo al investigador independiente Robert Muller.

El ex director del FBI, ahora autor de un libro que sacará a la luz su mala relación con el presidente mencionó los dos temas que podrían estallar como gigantescas bombas de racimo sobre la presidencia Trump.

Ante el periodista de la ABC Comey hablo sobre las preocupaciones del presidente en torno a la información de su supuesta relación con prostitutas en un hotel de Moscú y su relación económica con hombres de negocios rusos y fue más allá al afirmar que todo esto esté sirviendo para que los rusos comprometan al presidente, en otras palabras extorsionándolo, ante la pregunta aseguró: Creo que es posible, no sé, desearía no haberlo dicho, pero es la verdad”.

El investigador independiente Muller, un ex director durante 12 años del FBI, está investigando los contactos entre los asesores del presidente y espías rusos pero también las conexiones económicas de Trump con hombres de negocios cercanos al presidente Putin. La punta de un iceberg está a la vista, en poco tiempo se sabrá si el Titanic es Donald Trump.