MONTE CASEROS

El Carnaval Artesanal del País vivió una noche inolvidable 

<p>El Carnaval Artesanal del País vivió una noche inolvidable </p>
        
 
  
21/01/2018 |

El Carnaval Artesanal del País demostró una vez más que trabajó arduo y creativamente todo el año para presentar en la edición 2018 de los corsos oficiales 10 comparsas imponentes que desfilaron éste sábado por el corsódromo Paso de los Higos en Monte Caseros.


Un carnaval que comenzó a vivirse a las 22.30, amenazó con una leve llovizna a mitad de la noche pero el clima fue complaciente y esperó hasta las 5 de la mañana cuando finalizó el carnaval para bendecirlo con un chaparrón, un espectáculo que se extiende por 4 fines de semanas más, el 27 de enero, el 3, el 10 y el 11 de febrero que será la última noche puntuable.
En comparsas mayores presentaron sus reinas, impactantes y con trajes majestuosos Sara Ana Carlino de Orfeo, Ludmila Schey de Carún Berá, Cinthia Ferro de Juventud; Melina Tacain de Ilusiones y Daniela Torres de Unasam.
Las reinas de infantiles también se lucieron con su dulzura Gema Inés Echazarreta Dagorret de Grupo Alegria; Eliana Obregón de Carunberacito; y Estefanía González de Orfeito.
Desfilaron por el corsodromo aproximadamente 3 mil comparseros entre bailarines músicos. UNASAM representando al “Ave Fenix”; Grupo Alegría con el tema: “Se lo que hiciste el verano pasado”; Carunberacito desplegando “Los Secretos de hadas y duendes”; Orfeito con “El Baúl de los Recuerdos”; Ilusiones interpretando “El Amazonia”; Orfeo desplegando su tema “Más allá de la suerte”; Juventud “Un viaje por el mundo en una noche” y Carún Berá con "Nuestra eterna niñez”.

La elegancia de los trajes y los imponentes carros de las dos comparsas de primera categoría de las mayores, Orfeo y Carun Berá deslumbraron al público haciendo vibrar las gradas de punta a punta.
Las comparsas de segunda categoría Ilusiones, Juventud y UNASAM demostraron que la esencia está intacta y se superan año tras año.
Las infantiles, Orfeito, Grupo Alegría y Carunberacito, impecables, el semillero que marca y le pone un sello al carnaval montesereño asegurando esta fiesta artesanal para siempre. Sus madres, la mayoría ex comparseras años atrás ponen todo de sí para confeccionar los trajes y transmitirles a los niños una gran pasión.
Un carnaval que crece año tras año, en ritmo, cantidad de integrantes, comparsas, brillo, creatividad, elegancia, baile, colores, carros alegóricos, música y pasión.
Y si no lo crees tienes hasta el 11 de febrero para revivir noches inolvidables, en familia o con amigos, donde desde las gradas serás parte del carnaval más peculiar del país.