Política

Cómo ve la economía argentina hoy Melconian

<p>Cómo ve la economía argentina hoy Melconian</p>
27/04/2017 |

Tras su salida del Banco Nación, el economista reapareció en un seminario del IAEF en Córdoba y analizó las políticas económicas del gobierno de Macri.

 


Tras su sorpresiva salida del Banco Nación en diciembre, el ahora titular de la consultora Macroview, disertó ante empresarios en una reunión del Instituto de Ejecutivos en Finanzas (IAEF) Córdoba.

"Este año la Argentina crecerá, pero cuánto será clave para saber si lo hará de manera sostenida o no", aseguró.

"El último trimestre será una bisagra porque si Argentina crece al 2% anual sería el fin del rebote estadístico y la puerta de entrada a un flojo 2018 de la mano con una macroeconomía que no termina de acomodarse. Pero si lo hace a una tasa anual del 4%, este puede ser el punto de despegue para una reactivación con aporte de la inversión", opinó.

Y planteó dos interrogantes.

El primero: ¿Es posible bajar al mismo tiempo la inflación al 17% y que el PBI rebote al 3%?

El segundo: ¿Es posible financiar permanentemente el déficit fiscal con endeudamiento externo sin subir el riesgo país y evitar el atraso cambiario?

Al hacer un diagnóstico de la situación heredada por el presidente Mauricio Macri, el experto dijo que "en los gobiernos kirchneristas tuvimos un final con cuatro años de estancamiento, hubo nueve años de inflación, con seis años de déficit primario, reservas nulas, atraso cambiario y atraso tarifario y con subsidios que llegaron a 6% del PBI en el 2015".

En relación a la percepción de una mejora de la actividad económica el especialista, manifestó que se observa un gran dilema en la economía del Gobierno por el optimismo internacional y el pesimismo local.

El experto señaló que "los inversores extranjeros invirtieron entre enero y marzo unos u$s1.200 millones en compras de títulos públicos en pesos mientras los argentinos compraron en este mismo período unos u$s6.000 millones y este dato pinta que la Argentina está entre el optimismo internacional y el pesimismo local".

Y enumeró tres hechos que, a su entender, fueron negativos para la gestión de Cambiemos. "El alto costo de la gobernabilidad del día a día que el oficialismo pagó con costo fiscal y sin visión macro integral; una inacción fiscal que deja para 2017 una herencia tan pesada como 2016; y la continuidad de la estanflación por quinto año consecutivo desde 2012", explicó.

"Subir tasas de interés con crecimiento del PBI no será una tarea sencilla porque habrá tasas de interés constantes a modestamente declinantes y ese desafío dual se dirimirá en otro frente", sostuvo.

En tanto, señaló que "la suba de jubilaciones por encima de la inflación y paritarias libres para alentar el consumo versus paritarias con techo para lograr la meta inflacionaria del 17% anual es otro de los dilemas del futuro".

"La unificación del mercado cambiario, que fue exitosa porque el tipo de cambio nominal no se disparó, pero a expensas de una fuerte suba de la tasa de interés y la inflación); la política tarifaria, ya que los subsidios totales terminaron subiendo contra 2015: $300.000 millones contra $249.000 millones; y finalmente la política monetaria donde en 2015, el BCRA emitía pesos para el Tesoro sin límite y no los esterilizaba y en 2016, siguió emitiendo con la diferencia que los esterilizó", dijo luego sobre decisiones a las que catalogó con consecuencias "mixtas", ni muy buenas ni muy malas.

El otro dilema que planteó es el financiamiento eterno sin afectar la cotización del dólar que, según los empresarios está muy bajo.

"Hoy es claro que el tipo de cambio real resulta insuficiente para casi todos los actores económicos", indicó Melconian.

E hizo un análisis de las decisiones que tomó Macri y destacó las siguientes: la unificación cambiaria inmediata con el levantamiento del cepo y resolución de la cuestión del dólar futuro; las rebajas impositivas como reducción de Retenciones, Ganancias, y el IVA, Pymes); la suba gradual de tarifas de servicios públicos hasta 2019; el retorno al mercado de capitales; blanqueo de u$s116.800 millones combinado con el pago a jubilados; control de la inflación a través de política monetaria y la reconstrucción del INDEC.

"Estos puntos de un programa económico racional de mediano plazo sumados a la imagen de un Gobierno que no demuestra que el Estado debe intervenir en todo y a que el país no fue muy afectado por el escenario internacional, hacen que Argentina sea atractiva para inversiones internacionales", consideró.

El ex titular del Banco Nación no dejó de lado el aspecto político al manifestar que "es poco probable que las elecciones constituyen un punto de inflexión en lo político institucional ya que el oficialismo seguirá sin tener mayoría en ambas Cámaras pero sí se pondrá en juego eliminar el síndrome de la Alianza y romper con la inercia de la estanflación y lograr una recuperación estable aunque moderada".

El economista expresó que "este año se sabrá si Argentina será el próximo Perú, Colombia o Uruguay, con un largo período de crecimiento constante y estabilidad política; el próximo Brasil, con crisis y ajuste forzado o el México de Peña Nieto con bajo crecimiento, alto endeudamiento e incertidumbre política".