COLOMBIA/VENEZUELA

7 puntos que acordaron Maduro y Santos 

<p>7 puntos que acordaron Maduro y Santos </p>
22/09/2015 |

Finalmente, aunque no tomaron una decisión terminante sobre la situación en la frontera entre Colombia y Venezuela, los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, armaron un listado de 7 puntos para ir normalizando la situación. El retorno de los embajadores y la iniciación de una investigación sobre el contrabando en la frontera son dos de los puntos de este listado.

En la cumbre de Quito de los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, no hubo decisión en torno a la esperada reapertura de la frontera. Sólo se determinó que la normalidad en la línea divisoria de los dos países zona se hará de manera progresiva y dependerá de unas conversaciones que inician este miércoles los equipos ministeriales de los respectivos gobiernos.

Como se recuerda, a raíz de un supuesto ataque de paramilitares una patrulla de la guardia venezolana, ocurrido el pasado 19 de agosto, en el que resultaron heridos tres uniformados, Maduro determinó cerrar las frontera y expulsar a los colombianos residentes en territorio fronterizo de su país, bajo el pretexto de combatir a los grupos paramilitares y a las mafias del narcotráfico y del contrabando.

De acuerdo con lo anunciado por el presidente Santos, tras la reunión en la capital de Ecuador, los gobiernos de Colombia y Venezuela acordaron una progresiva normalización de frontera de la mano de los ministros de Relaciones Exteriores, Defensa, Hacienda y el de Minas, en el caso colombiano, además de la Dian y la Uieaf.

“Solución de problemas en frontera exige acción conjunta. Ordenamos a Ministros trabajar de inmediato para atender temas sensibles”, puntualizó el mandatario colombiano a través de su cuenta en Twitter, reiterando lo que había dicho en su intervención al final del encuentro en Quito con Maduro y los mandatarios de Ecuador y de Uruguay, Rafael Correa y Tabaré Vásquez.

Sobre la violación de los derechos humanos a los colombianos expulsados del territorio venezolano, lo mismo que el asesinato de dos indigenas Wayuu por parte de elementos de la guardia venezolana, se acordó realizar una investigación con el acompañamiento de los gobiernos de Ecuador y Uruguay.

¡Hemos privilegiado el diálogo sin renunciar a la defensa de los derechos de nuestros compatriotas! Se investigarán hechos en la frontera, precisó al respecto el presidente Santos en la red social.
Al final de la reunión, Santos señaló que le expresó “con toda sinceridad al Presidente Maduro que nosotros respetábamos todo lo que hacía Venezuela, si quería cerrar la frontera, si quería deportar a los colombianos que no tuvieran sus papeles en regla está en todo su derecho, lo único que le pedíamos era que respetara los derechos de estos colombianos, el debido proceso”.

“Quedamos en que se iba investigar qué había pasado. También algunos incidentes en la frontera, violación del espacio aéreo. El Presidente Maduro quedó también comprometido para investigar esos hechos”, señaló el presidente colombiano en su intervención.

“Yo entiendo perfectamente la preocupación del Gobierno de Venezuela con las bandas criminales–continuó diciendo Santos–, con las mafias que están incrustadas en la frontera, que aprovechan de las diferencias para cometer sus delitos y sus crímenes. Nosotros estamos también interesados en combatir las mafias y la mejor forma es hacerlo juntos, así somos más efectivos, como lo hemos hecho con tanto eficacia con Ecuador.

Añadió que también el tema del narcotráfico es un tema que nos obliga a trabajar juntos y por eso también establecimos un cronograma para poder afrontar ese flagelo con más efectividad. El tema del contrabando–subrayó–, contrabando de combustible se va a discutir en los grupos de trabajo que se establecieron con fechas concretas y donde Ecuador y Uruguay nos van a acompañar para que podamos –el Presidente Maduro y yo- hacerle un seguimiento al progreso de estos grupos y obtener verdaderos resultados.

“O sea que aquí primó como dice el Presidente Maduro, la sensatez. Esta fue una discusión, un dialogo sereno, respetuoso y productivo. Y me complace muchísimo poder restablecer este diálogo con Venezuela porque como lo hemos dicho tantas veces: cuando dos mandatarios tienen diferencias quienes sufren son los pueblos”, precisó Santos.

Sobre el tapete quedaron los siete puntos de la declaración conjunta leída al final del encuentro:

1. El retorno inmediato de los respectivos embajadores.

2. Realizar una investigación de la situación de la frontera.

3. Reunir a los equipos de ministros inmediatamente para empezar a tratar los temas sensibles de la frontera, reunión que continuará el miércoles 23 en la ciudad de Caracas.

4. La progresiva normalización de la frontera

5. La coexistencia de los modelos económicos, políticos y sociales de cada país.

6. Hacer un llamado al espíritu de hermandad y la unidad, propiciando un clima de mutuo respeto y convivencia.

7. Continuar trabajando con el acompañamiento de Ecuador y Uruguay.

Sin expectativas

Los expertos no esperaban que los dos gobernantes lograran ponerse de acuerdo, especialmente ante los intentos emprendido por Maduro para militarizar la frontera, donde organizaciones delictivas encabezadas por militares están dedicadas al narcotráfico y a operaciones de contrabando de gasolina, alimentos y otros productos de primera necesidad.

Para el asesor político Estaban Gerbasi, la militarización de la frontera tiene un claro objetivo para el régimen: permitir que estas organizaciones delictivas pasen a tener un control monopólico de las operaciones de contrabando.

“Ahora el bachaqueo [contrabando de extracción] está controlado. Antes era democrático. Todo el mundo en la frontera estaba metido en el contrabando, desde ricos hasta los pobres. Ahora el bachaqueo es monopolio de los militares venezolanos, las trochas están ahora controlados por ellos”, manifestó Gerbasi.

El negocio del contrabando hacia Colombia de la subsidiada gasolina de Venezuela, donde llenar un tanque de carro cuesta menos de cinco centavos de dólar, genera ganancias en los cientos de millones de dólares.

El cierre de la frontera y el maltrato de los indocumentados colombianos había generado gran indignación en Colombia, donde todos los sectores salieron mayoritariamente a cerrar filas detrás de Santos.

“Maduro se equivocó”, comentó el ex embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas, Diego Arria.

“Pensaba que se estaba peleando con el señor Santos, pero no. Terminó peleándose con todos los colombianos que se unieron de inmediato, porque entendieron que la agresión de Maduro era para con todos los colombianos”.

Y esa pelea le comenzó a brindar réditos políticos a Santos, cuya popularidad comenzó a recuperarse.

Según una encuesta realizada por la firma Datexco bajo pedido de la estación de radio La W, y el diario El Tiempo, la imagen favorable de Santos subió 9 puntos, al pasar del 24 por ciento en julio a 33 por ciento en septiembre.

Según Arria, eso se debió a un endurecimiento de la posición de Santos sobre Maduro.