CHINA

Detienen a un periodista chino por contar lo de los mercados

<p>Detienen a un periodista chino por contar lo de los mercados</p>
26/08/2015 |

A esta altura de las cosas, la detención de un periodista crítico en China no sorprende a nadie, aunque el hecho refleja la fuerte preocupación del gobierno comunista por su situación financiera. Sucede que en Pekín consideraron que el reportero de la prestigiosa revista Caijing, Wang Xiaolu, inventó y divulgó "informaciones falsas sobre la bolsa y el mercado de materias primas".

En abril la justicia china condenó a 7 años de prisión a una periodista de 71 años por filtrar datos del Partido Comunista.
 Un periodista de la revista financiera Caijing ha sido detenido por publicar un reportaje sobre el mercado de valores chino que el Gobierno declaró erróneo, en plena volatilidad de las bolsas de la segunda economía mundial.

Sucede que el gobierno chino está preocupado por los vaivenes de sus mercados y esa preocupación se ha trasladado a los medios, aunque este miércoles los mercados parecían ir estabilizándose

La revista Caijing confirmó este martes que la Policía considera sospechoso de "inventar y divulgar informaciones falsas sobre la bolsa y el mercado de materias primas" a su reportero Wang Xiaolu.

La detención se debió a un reportaje publicado por la revista el 20 de julio, cuando ya había comenzado la inestabilidad bursátil, que anunciaba posibles planes del Gobierno chino para anular las intervenciones en el mercado de valores, lo que negó después la Comisión Reguladora de Valores en China.

"Caijing asume la responsabilidad de las actuaciones de los periodistas bajo su cargo, y defiende el derecho de éstos a hacer su trabajo de acuerdo a la ley", publicó este miércoles la revista en un comunicado. En él subraya que su postura es "contundente" en cuanto a la "responsabilidad de los medios de elaborar reportajes objetivos, promover la justicia y la transparencia del mercado, así como el desarrollo estable y sano de la bolsa".

"Seguimos apoyando a nuestros periodistas para que hagan reportajes profundos, precisos y objetivos del mercado de valores", enfatiza, y añade, no obstante, que "vamos a colaborar positivamente con los departamentos relacionados con la investigación de acuerdo a la ley". No es la única medida tomada por las autoridades chinas a raíz de la reciente caída de las bolsas del país, y también se ha anunciado la investigación a cinco empresas de corretaje, entre ellas Huatai Securities, que es la mayor en este sector por volumen de negocio.

Además, ocho empleados de Citic Securities, parte del conglomerado financiero estatal Citic, son también objeto de una investigación por su presunta implicación en la compraventa ilegal de valores. La detención de Wang y estas investigaciones se producen en medio de las graves pérdidas que han sufrido las bolsas chinas desde la pasada semana, situación que el banco central intentó atajar ayer al anunciar una rebaja de 0,25 puntos en los tipos de interés de los préstamos para dejarlos en un 4,6%.

Caijing es una revista financiera que goza de gran prestigio en el país asiático por sus reportajes de investigaciones y análisis de la actualidad económica, política y cultural china, con un enfoque a veces distinto del oficial.

Persecusión a la prensa

A nadie sorprende que en China la prensa esté bajo una fuerte presión y que siempre esté latente la amenaza de ir a la cárcel en caso de elevar una crítica que no guste al gobierno.

En abril de este año un tribunal chino condenó a siete años de cárcel a una periodista acusada de filtrar un documento interno del Partido Comunista a una página web extranjera, dijo su abogado, en un fallo que refleja la sensibilidad alrededor de las actividades internas del partido.

Gao Yu, de 71 años, quien fue juzgada a puertas cerradas en noviembre pasado en Pekín, fue condenada por el cargo de proveer secretos estatales a contactos extranjeros, dijo su abogado, Mo Shaoping.

Activistas de derechos humanos han condenado la detención y el juicio de Gao, al decir que esto muestra una creciente campaña contra el disenso. USA pidió a China que libere a Gao en una sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas el mes pasado.

Mo señaló que Gao había dicho mientras dejaba la corte, que apelaría el fallo.

"Como abogado defensor, no apruebo el juicio. Siento que la corte no ha respetado lo suficiente los hechos y la evidencia al emitir esta sentencia equivocada", dijo Mo a Reuters por teléfono.

Gao fue detenida por acusaciones de que había filtrado un documento del partido, que advertía a miembros de alto nivel contra "siete ideologías equivocadas", incluyendo los "valores universales" de los derechos humanos, según el otro abogado de Gao, Shang Baojun.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que el caso había sido manejado de acuerdo a la ley.

"Los ciudadanos han disfrutado siempre todo tipo de derechos acordados bajo la Constitución", dijo el portavoz del ministerio, Hong Lei, en un encuentro regular con la prensa. "Al mismo tiempo, los ciudadanos deben regirse estrictamente por sus obligaciones bajo la Constitución", agregó.

Gao, quien fue detenida en mayo pasado, fue acusada de entregar el documento a Ho Pin, director de Mirror Books, dijo Shang. Ho dijo a Reuters desde Nueva York que Gao no le dio el documento.

La pena máxima por filtrar secretos de estado es la cadena perpetua. Sin embargo, los fiscales recomendaron una condena de cinco a 10 años de prisión basados en el nivel de sensibilidad de los secretos que Gao está acusada de filtrar, dijo Shang.