Policiales

Narcos escondieron droga y dinero en el pañal colocado a un bebé

<p>Narcos escondieron droga y dinero en el pañal colocado a un bebé</p>
10/07/2015 |

Fue segundos antes de un allanamiento en una vivienda donde, en forma reincidente, funcionaba un “kiosco” de venta de cocaína, marihuana y pastillas de ansiolíticos. Hay un hombre detenido.

 

In­te­gran­tes de una fa­mi­lia acu­sa­da de co­mer­cia­li­zar dro­gas ocul­tó pas­ti­llas de an­sio­lí­ti­cos y di­ne­ro en el pa­ñal co­lo­ca­do a un be­bé de 3 me­ses cuan­do vie­ron que la Po­li­cía lle­ga­ba pa­ra re­a­li­zar un alla­na­mien­to, en la ca­sa don­de ha­bi­tan en el ba­rrio Pío X de la ca­pi­tal de Co­rrien­tes.
El cu­rio­so epi­so­dio su­ce­dió el miér­co­les a la no­che du­ran­te un pro­ce­di­mien­to que re­a­li­zó la Di­rec­ción de To­xi­co­ma­nía en un do­mi­ci­lio en el que en an­te­rio­res opor­tu­ni­da­des ya ha­bí­an de­tec­ta­do la ven­ta de sus­tan­cias pro­hi­bi­das.
Al­re­de­dor de las 20:30, per­so­nal de To­xi­co­ma­nía y del Gru­po Tác­ti­co Ope­ra­cio­nal (GTO) lle­ga­ron a una vi­vien­da ubi­ca­da en el Pa­sa­je Las Flo­res, en­tre la ave­ni­da Co­lón y ca­lle Co­mo­do­ro Ri­va­da­via.
Va­lién­do­se del fac­tor sor­pre­sa, los efec­ti­vos co­men­za­ron a in­gre­sar a la pro­pie­dad de una nu­me­ro­sa fa­mi­lia. Chi­cos, una mu­jer y un hom­bre es­ta­ban en el lu­gar, in­di­ca­ron a épo­ca fuen­tes del ca­so.
Ape­nas se die­ron cuen­ta de que una de­ce­na de po­li­cí­as lle­ga­ba pa­ra con­cre­tar un nue­vo alla­na­mien­to los adul­tos pre­ten­die­ron es­con­der una bue­na can­ti­dad de pas­ti­llas de an­sio­lí­ti­cos, co­mo tam­bién una su­ma cer­ca­na a los mil pe­sos, en el pa­ñal que un ni­ño lle­va­ba pues­to. Pe­ro la ma­nio­bra fue des­cu­bier­ta al ca­bo de unos po­cos mi­nu­tos.
Una in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar de To­xi­co­ma­nía per­mi­tió sa­ber que en esa ca­sa, pro­pie­dad de un hom­bre de alias “Cam­pa­na”, vol­vie­ron a in­cu­rrir en el de­li­to por el cual en otras dos oca­sio­nes ya hu­bo alla­na­mien­tos po­li­cia­les con de­ten­cio­nes y se­cues­tro de dro­gas.
En el re­cien­te pro­ce­di­mien­to la Po­li­cía in­for­mó so­bre el ha­llaz­go y se­cues­tro de de­ce­nas de en­vol­to­rios con pi­ca­du­ra de ma­ri­hua­na, una bol­si­ta con co­ca­í­na, cu­chi­llos, al­re­de­dor de 3.500 pe­sos y una ba­lan­za de pre­ci­sión.
Un hom­bre de 34 años, her­ma­no de “Cam­pa­na”, re­sul­tó de­te­ni­do e im­pu­ta­do co­mo uno de los pre­sun­tos au­to­res del de­li­to de ín­do­le Fe­de­ral.
El due­ño de ca­sa y prin­ci­pal sos­pe­cho­so no fue lo­ca­li­za­do. Su con­cu­bi­na, en cam­bio, sí es­ta­ba pre­sen­te y a pe­sar de es­tar sos­pe­cha­da co­mo su­pues­ta par­tí­ci­pe fue de­ja­da en li­ber­tad. Que­dó a la guar­da de va­rios ni­ños me­no­res, en­tre ellos el be­bé al que usa­ron pa­ra ocul­tar par­te de la “mer­ca­de­rí­a” ile­gal.
Tras­cen­dió que los “clien­tes” de los nar­cos en su ma­yo­ría eran me­no­res y has­ta alum­nos de una es­cue­la cer­ca­na.
La mis­ma vi­vien­da, con el de an­te­a­yer, fue cen­tro de un to­tal de tres alla­na­mien­tos to­dos por la ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes.
En un an­te­rior pro­ce­di­mien­to, re­gis­tra­do en ma­yo de 2012, de­tu­vie­ron a dos per­so­nas en ese do­mi­ci­lio.

Policía correntina en alerta por secuestro de un chino en Chaco

El se­cues­tro de un jo­ven de na­cio­na­li­dad chi­na, su­ce­di­do ha­ce tres dí­as en la lo­ca­li­dad cha­que­ña de Cha­ra­ta, pu­so en es­ta­do de aler­ta a la Po­li­cía de Co­rrien­tes.
La Fuer­za de se­gu­ri­dad de la ve­ci­na pro­vin­cia ha­bía so­li­ci­ta­do co­la­bo­ra­ción a sus pa­res de San­tia­go del Es­te­ro, For­mo­sa y San­ta Fe. Pe­ro, se­gún tras­cen­dió en las úl­ti­mas ho­ras, hi­cie­ron lo pro­pio con la ins­ti­tu­ción co­rren­ti­na.
El mar­tes a las 22:30 cua­tro de­lin­cuen­tes in­gre­sa­ron vio­len­ta­men­te el su­per­mer­ca­do “El Orien­tal” ubi­ca­do en ca­lle Mi­tre y Mon­se­ñor de Car­lo en el cen­tro de Cha­ra­ta, a 270 ki­ló­me­tros de Re­sis­ten­cia, y ade­más de ro­bar 120 mil pe­sos se­cues­tra­ron a Chen Chun Wang, de 27 años.
La ban­da de ma­le­an­tes es­ca­pó con el mu­cha­cho y de­jó al pa­dre una ba­la de una pis­to­la 9 mi­lí­me­tros, lo que fue in­ter­pre­ta­do co­mo un “men­sa­je ma­fio­so”.
Los la­dro­nes ac­tua­ron a ca­ra des­cu­bier­ta, de­sac­ti­va­ron el mo­der­no sis­te­ma de vi­deo vi­gi­lan­cia que po­see el co­mer­cio y sus­tra­je­ron el ser­vi­dor.
En el ca­so tra­ba­ja un buen nú­me­ro de efec­ti­vos, en­ca­be­za­dos por au­to­ri­da­des de In­ves­ti­ga­cio­nes Com­ple­jas.
Los po­li­cí­as tra­ba­ja­ban con un tra­duc­tor, ya que los fa­mi­lia­res del se­cues­tra­do ha­blan muy po­co cas­te­lla­no e in­clu­so se mos­tra­ban “ce­rra­dos a co­men­tar cual­quier ti­po cir­cuns­tan­cias”.
An­te la fal­ta de in­for­ma­ción so­bre el pa­ra­de­ro de Wang, to­das las Po­li­cí­as de las pro­vin­cias que li­mi­tan con Cha­co que­da­ron aler­ta­das an­te la pre­sun­ción de que los cap­to­res y la víc­ti­ma ha­yan cru­za­do ha­cia uno de es­tos lu­ga­res.