COPA AMÉRICA DE CHILE 2015

Clima muy espeso en Santiago por el Argentina Vs. Chile

<p>Clima muy espeso en Santiago por el Argentina Vs. Chile</p>
02/07/2015 |

Argentina se prepara para disputar el sábado (04/07) la final de la Copa América de Chile 2015 frente al equipo local en el estadio Nacional de Santiago. De cara el encuentro final del certamen internacional más antiguo del mundo, 50 hinchas argentinos llegaron a la capital trasandina. El seleccionado argentino llegó en medio de una llamativa indiferencia a Santiago de Chile y ya quedó instalado para la gran final del sábado.

 Este recibimiento frío fue muy distinto a cómo habían saludado al plantel en las otras tres ciudades que visitó en esta Copa América. En medio de un clima tenso entre ambas hinchadas, Javier Mascherano pidió calmar los ánimos entre los simpatizantes antes de la final con Chile y aseguró que “acá no hay guerra. Vamos a jugar una final, no una guerra. No hay que meter el deporte en el medio de la política”.
ras propinarle una tremenda goleada a Paraguay por 6-1 en la semifinal, Argentina se prepara para enfrentar al seleccionado anfitrión el sábado (04/07) por el partido final de la Copa América de Chile 2015. Ya en ese encuentro se hizo sentir la hinchada chilena con provocaciones al conjunto albiceleste y silbidos al himno nacional, aunque los simpatizantes argentinos también contestaron diciendo lo suyo.

De cara al encuentro decisivo, el equipo albiceleste arribó este miércoles (01/07) en un vuelo chárter a Santiago para preparar el enfrentamiento frente a los trasandinos.

Con respecto a las entradas para los hinchas argentinos, hay bastante malestar en la delegación de la Asociación del Fútbol Argentino debido a que la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile le dará tan sólo dos mil entradas.

Por otra parte, pasadas las 18, la selección llegó al coqueto barrio de Las Condes. Allí se instaló en el hotel Intercontinental.

En la puerta del hotel, los hinchas colocaron carteles para la llegada del equipo. “Tomate tiempo para trabajar, es el precio del éxito”, decía uno de ellos con la cara de Gonzalo Higuaín. A su lado una imagen de Ángel Di María, dos de los que convirtieron el martes 30/06 en la goleada ante Paraguay, en Concepción.

Llamativamente, Santiago fue la ciudad que recibió con menos clima a la selección. En La Serena, Viña del Mar y Concepción, sobre todo esta última, le hicieron sentir el cariño al equipo de Martino, que hoy apenas contó con una bandera celeste y blanca y varios curiosos tratando de obtener una imagen con sus celulares. En los edificios de la cuadra muchos chilenos salieron al balcón para cantar por su equipo y flamear banderas de su país. Mientras, un par de autos pasaban tocando bocinas o dando algunos gritos en contra de los argentinos.

En las calles se dio un pequeño anticipo de lo que puede ser el sábado el estadio Nacional de Santiago. Comenzó un duelo de hinchadas, argentinos contra chilenos, similar a lo vivido fue el martes en el estadio de Concepción, aunque en mucho menor medida.

Del lado de Argentina, el himno fue el de toda esta Copa América: “Esta es la banda loca de la Argentina, la que de Las Malvinas nunca se olvida; la que deja la vida por los colores, y la que le pide huevo a los jugadores para ser campeones”, y los anfitriones contestaron con el clásico “Chi-Chi-Chi-le-le-lé, viva Chile”.

Y lo que llamó la atención es que decenas de brasileños, que ya tenían las entradas por anticipado, apoyaban los movimientos del equipo de Ramón Díaz o se asociaban a los cánticos de los chilenos.

Pero a medida que llegaron los goles, los argentinos insistieron con el “Chile tiene miedo” y los locales subieron el tono de la agresión con “el que no salta es argentino y comilón” y también con “perdieron las Malvinas por cagones”.

Debido a este clima previo cada vez más caldeado, Javier Mascherano pidió calmar los ánimos entre los hinchas antes de la final aseguró que “acá no hay guerra. Vamos a jugar una final, no una guerra. No hay que meter el deporte en el medio de la política”, pidió uno de los máximos referentes de la selección argentina tras la goleada por 6-1 a Paraguay que le dio el pasaje a la final del sábado.

“El deporte es sano, y debemos dar el ejemplo a los chicos. Somos países hermanos”, insistió el jugador de Barcelona, ante la rivalidad entre los hinchas argentinos y chilenos.

Mascherano afirmó que no ve “un claro favorito en la final” y apuntó a que “el que haga mejor las cosas será el triunfador”.

Por otro lado, la Conmebol designó al árbitro colombiano Wilmar Roldán, para dirigir la final de la Copa América entre Argentina y Chile.

Roldán ya dirigió a la Selección en el torneo. Lo hizo en el primer encuentro del equipo del "Tata" Martino ante Paraguay. En esa oportunidad, el resultado final fue 2 a 2.

El referí colombiano también dirigió el encuentro que disputaron Perú y Bolivia por los cuartos de final. El resultado de ese partido fue 3 a 1 a favor del conjunto que dirige el Ricardo "Tigre" Gareca.

Argentina pretendía que el árbitro fuese el uruguayo Andrés Cunha, quien estuvo en los encuentros protagonizados por Venezuela y Colombia; y Chile y Bolivia. Pero la segunda opción que más le interesaba a la Selección era la del árbitro colombiano.

En cambio, los chilenos consideraban que para lograr la hazaña el hombre indicado era el del ecuatoriano Carlos Vera, quien porta un antecedente extremadamente localista.

La "Roja" nunca le pudo ganar a la Argentina por Copa América, dado que de las 24 ocasiones que se enfrentaron 18 victorias fueron para los albicelestes y el resto concluyó en empates. Del otro lado de la cordillera andina están dispuestos a todo lo que sea necesario para cumplir el sueño de conquistar por primera vez el continente.