El Mundo

Historias detrás de la tragedia aérea de Germanwings

<p>Historias detrás de la tragedia aérea de Germanwings</p>
25/03/2015 |

Una mujer que volvía a su casa junto a su bebe de nueve meses y una madre que quería a reencontrarse con sus hijos y una contralto que viajaba con su familia después de interpretar una ópera en Barcelona son algunas de las víctimas del vuelo 4U9525



Estudiantes de 15 y 16 años que volvían de un intercambio. Dos empresarios latinoamericanos que estaban en medio de un viaje de trabajo. Dos jóvenes argentinos que querían recorrer el mundo. Una mujer con un bebe de nueve meses que querían volver a su casa. Una madre con la ilusión de reencontrarse con sus hijos.

En el avión de la aerolínea alemana Germanwings que ayer viajaba de Barcelona a Düsseldorf cuando cayó en los Alpes franceses iban 144 pasajeros, dos pilotos y cuatro asistentes de vuelo. Quiénes son las 150 víctimas es una pregunta cuya respuesta se va conociendo a cuentagotas.

Por primera vez, la compañía dio un listado parcial esta mañana. El presidente de Germanwings, Thomas Winkelmann, dijo que 72 pasajeros eran alemanes y 35 españoles, pero reparó en que hay personas con doble nacionalidad.

Sin embargo, casi al mismo, en Madrid, las autoridades españolas cifraron hoy en 49 el número de sus nacionales muertos, según cifras del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, quien subrayó que se trataba de una cifra "provisional", pero "muy cercana a la definitiva".

Algunas de las dramáticas historias detrás de las pérdidas en la tragedia aérea:

LOS ESTUDIANTES DE HALTERN


Dieciséis estudiantes de la escuela Joseph-König-Gymnasium, de Haltern (Alemania) viajaron hace una semana a Barcelona para aprender español. Los acompañaron dos profesoras. Ayer se subieron al Airbus de Germanwings, emocionados por volver a sus casas y reencontrarse con sus familias. Pero nunca llegaron a destino.

En los escalones de la escuela arden desde ayer cientos de velas en homenaje y hoy, los estudiantes, padres y profesores se acercan a depositar flores y llorar juntos a las 18 víctimas. "La ciudad está sumida en una gran tristeza, los estudiantes están muy afectados y callados", dijo la vocera de la policía, Ramona Hörst.

LA ACADÉMICA COLOMBIANA

Los colombianos que iban a bordo del vuelo fatal fueron identificados como María del Pilar Tejada Ocampo y Luis Eduardo Medrano.

Según el diario El Tiempo, de Colombia, María del Pilar Tejada Ocampo era una académica de 33 años, especialista en Cooperación y Desarrollo.

La mujer, nacida en Bogotá, estaba cursando un doctorado en Investigación para el Desarrollo en la Universidad de Bonn (Alemania). Antes, había estudiado Economía en la Universidad Nacional de Colombia, una maestría en Regulación de la Universidad de Los Andes y obtuvo becas de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (Jica) y de la Fundación Carolina, de España.

Sus viajes entre Alemania y España eran frecuentes ya que su marido, Carlos Andrés Suárez, cursaba un doctorado en Barcelona (España).

DEL ESCENARIO A LA TRAGEDIA, CON UN BEBE A BORDO

El bajo-barítono alemán Oleg Bryjak, de 54 años y la contralto alemana Maria Radner, de 33, regresaban a la ciudad alemana de Düsseldorf después de cantar en la ópera de Richard Wagner "Siegfried" en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

Fuentes el teatro dijeron que Radner viajaba con su esposo y su hijo -uno de los dos bebes muertos en el accidente-.

Radner había nacido en Düsseldorf y regresaba a casa tras encarnar el papel de Erda en la ópera de Wagner en su debut en el Liceu que concluyó el sábado.

Bryjak, de origen kazajo, vivía en Düsseldorf y era miembro de la ópera de la ciudad. Acababa de encarnar el personaje de Alberich en "Siegfried" en Barcelona.


RECIÉN CASADOS

Mohamed Tehrioui, de 24 años, y Asmae Ouahoud el Allaoui, de 23, se subieron al avión de Germanwings poco después de celebrar su boda en Barcelona. Según fuentes consulares de Marruecos, se trata de dos ciudadanos marroquíes, aunque se cree que vivían en la ciudad donde se casaron.

UNA MUJER CON SU HIJO DE NUEVE MESES

Marina Bandrés López-Bello.
Marina Bandrés López-Belio era española, tenía 38 años, y hacía nueves meses se había convertido en madre. Vivía en Manchester, Gran Bretaña, pero había vuelto a su país natal, junto a su hijo, Julián, para ir al entierro de un familiar.

"Cogió ese vuelo porque no había otro", dijo su padre Manuel Bandrés, según el diario El País, sin la confirmación del gobierno. Marina quería volver a su casa para reencontrarse con su marido desde hace dos años, que era británico, y sacó ese pasaje ante la imposibilidad de conseguir un vuelo directo.

CON UN HIJO EN CAMINO

Josep Sabaté Casellas, de 38 años, estaba pasando un buen momento. Su mujer, Marta, estaba embarazada desde hacía cuatro meses. El pequeño va a ser el menor de cuatro hijos, el mayor de siete años. Además, hacía ocho meses lo habían ascendido a director de la empresa multinacional del textil Esprit, con sede central en Alemania. Hasta allí tenía planeado ir cuando se subió al avión de Germanwings después de despedirse de su familia y prometerles que los vería en unos días.

LA ILUSIÓN DE VER A SUS HIJOS

Pilar Vicente Sebastián tenía 55 años y dos hijos, que se habían ido de su España natal a Dusseldorf para estudiar en el marco del programa Erasmus. Hacía tiempo que no los veía y había decidido viajar a Alemania para verlos. La docente, con experiencia como profesora y directora, se subió al avión con la ilusión de reencontrarse con sus hijos, pero el plan no salió como ella deseaba.

A CARGO DEL NEGOCIO FAMILIAR


Carles Milla Masanas.
Cuando murió su padre, hace diez años, Carles Milla Masanas se hizo cargo del negocio familiar, Mimasa, una empresa española del sector de la industria alimentaria. La compañía volvió a quedar acéfala ayer, con la muerte del empresario de 38 años, al caer el avión en los Alpes franceses.

Milla Masanas, que estaba casado y tenía un hijo de dos años, iba a participar de la feria alimentaria de Colonia (Alemania) junto a un empleado de su compañía, que se había desplazado este lunes a Alemania en auto.

Era además un aficionado del remo y miembro del Rotary Club de Banyoles hacía siete años. Recientemente lo habían elegido presidente de la fundación e iba a tomar posesión del cargo el próximo verano boreal.

DE ISRAEL A BARCELONA

Eyal Baum, de 39 años, es hasta ahora el único ciudadano israelí que viajaba en el avión de Germanwings, confirmó el ministerio de Exteriores de ese país. Baum vivía en Barcelona con su esposa.

LA FAMILIA KAZAJA

Ministerio de Asuntos Exteriores de Kazajistán la muerte de tres ciudadanos kazajos en el accidente aéreo. Se trata del matrimonio de Yerbol Bazaralinovich Imankulov (50 años) y Aizhan Sarymovna Isengalieva (49 años) y su hijo, Adil Erbolovich Imankulova (26 años), que viajaban a Alemania por motivos de negocios.

EXPERTO EN MODA

Thomas Treppe era alemán pero hacía casi diez años trabajaba en Barcelona, en la industria de la moda, a la que se dedicó casi toda su vida. Ayer, se dirigía a Düsseldorf en busca de nuevos negocios para la firma de moda Surkana, donde trabajaba. Este asesor en exportaciones en el mundo de la moda hablaba con fluidez, además de alemán y español, holandés y danés.

A PUNTO DE JUBILARSE


Rogelio Oficialdegui..
Con sus 62 años, Rogelio Oficialdegui estaba a punto de jubilarse como responsables de recursos humanos de la planta de Sant Cugat del Vallès. El lunes último, al firmar un convenio colectivo después de tres horas de negociaciones, prometió que sería el último de su carrera. Quería disfrutar de la vida sin trabajar.

DETRÁS DEL FÚTBOL

Los dos iraníes muertos en la tragedia, Milad Hojatoleslami y Hussein Javadi eran periodistas deportivos. Habían viajado a España para cubrir el clásico Real Madrid - FC Barcelona, el pasado domingo, y su próximo destino era Austria, donde iban a ver el partido de Irán contra Chile.

LOS ARGENTINOS QUE QUERÍAN CONOCER EL MUNDO

Gabriela Maumus era hija de Mario Maumus, una de las autoridades de la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Pacheco, y bajista de la banda de rock Asalto al Parque Zoológico.

DESDE PARAGUAY, EN UN VIAJE DE TRABAJO


Juan Armando Pomo, uno de los argentinos que murió en la tragedia. Foto: Facebook
Juan Armando Pomo, un argentino residente de 51 años, solía hacer viajes de negocios para la empresa donde trabajaba, Conagro S.A..

Esta vez, su compañero de viaje era Nolberto Ariza, venezolano, también empleado de esa empresa paraguaya dedicada al agro.

Pomo vivía hacía más de 20 años en Paraguay, donde estaba casado y tenía un hijo de 20 años y una hija de 15.

Agencias EFE, AFP, AP y DPA.