PROTECCIONISMO EN DEBATE
Brasil vs. USA: Guerra comercial en puerta

Brasil vs. USA: Guerra comercial en puerta
23/09/2012 | La Cancillería brasilera criticó el contenido y la forma "del documento en el que el Representante de Comercio de USA ataca el aumento de aranceles" de Brasil. Guido Mantega, ministro de Hacienda, explicó en Londres los motivos del mayor proteccionismo de su país ("la guerra de divisas"), y también criticó las objeciones de USA.

 



LONDRES - El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, calificó de "absurda" la crítica del gobierno de USA en relación con el proteccionismo brasileño. Hablando en Londres el viernes 21/09, durante un seminario patrocinado por la revista The Economist, Mantega insistió en que Brasil adopta un menor número de barreras en comparación con USA, Alemania y el Reino Unido.

"Brasil está en el final de la cola. Es cierto, tomamos algunas medidas (comerciales), pero perdemos años explícitamente con la gran mayoría de los países", dijo el funcionario.

El jueves 20/09, el gobierno estadounidense envió una carta a Brasil protestando por las barreras comerciales adoptadas por Brasilia.

Mantega también garantizó que el gobierno brasileño va a reaccionar contra la nueva inyección de dólares que anunció la Fed (Federal Reserve, el banco central de los Estados Unidos). "Brasil no permitirá que el real se aprecie en forma artificial. Vamos a tomar las medidas necesarias. El Banco Central comprará más reservas y pueden tomarse otras medidas tales como reordenar la estructura de impuestos al comercio exterior", agregó el ministro.

Según él dijo la guerra de divisas es una "realidad", pero el gobierno de Dilma Rousseff no permitirá un descenso en la competitividad de la industria. "Queremos una industria fuerte", afirmó durante un seminario organizado por el semanario británico.

Entre los segmentos industriales que deben ser fortalecidos, Mantega citó que la producción nacional de petróleo se elevará de 2 millones de barriles por día (bpd) a 5 o 6 millones de bpd.

Mantega dijo, además, que Brasil "todavía tiene margen para reducción" de la tasa de interés doméstica, e insistió en que el gobierno continuará usando políticas monetarias para promover el crecimiento.

"Podemos tener una política monetaria activa. Esto tiene sentido en Brasil, donde el crédito es todavía relativamente restringido", dijo.

El ministro, sin embargo, volvió a criticar la política monetaria expansiva en los países ricos.

"No tiene sentido (una política monetaria expansiva) en países con un exceso de liquidez y tasas bajas de interés", explicó Mantega, quien agregó que esos países no están resolviendo sus problemas y todavía están "fomentando la guerra de divisas".

En Londres, Mantega visitó también al responsable de finanzas del Reino Unido, George Osborne, para acordar posiciones en relación con el G-20.

Guido Mantega le dijo el jueves 10/09 al diario Financial Times (del grupo editorial Pearson, igual que The Economist) que una 3ra. ronda de relajación cuantitativa de la política monetaria del Federal Reserve estadounidense (Q3) es "proteccionista" y dará inicio a una nueva "guerra cambiaria", con consecuencias potencialmente desastrosas para el resto del mundo.

"Es necesario entender que habrá consecuencias", afirma el ministro, agregando que el programa de estímulo a la economía del Fed "tendrá sólo un beneficio marginal en USA, ya que no hay falta de liquidez. La liquidez no va hacia la producción". Para él, la llamada QE3 está presionando el dólar y dando impulso a las exportaciones estadounidenses.

Según Mantega, el anuncio del Fed causó hasta ahora sólo un cambio en las expectativas. "La aversión al riesgo ha disminuido y el instinto animal de los mercados creció", dice el ministro. Para él, "las empresas japonesas ya estaban quejándose sobre la tasa del tipo de cambio fuerte. Si un dólar más débil conduce a una intensificación de la competencia en el comercio, eso también obligará a Brasil a adoptar medidas para evitar que el real se fortalezca".

"Yo diría que hoy la moneda (brasilera) está en un nivel razonable, aún sobrevaluada frente a una canasta de monedas de los socios comerciales de Brasil, pero en los niveles actuales está ayudando a que las empresas brasileñas sean más competitivas. USA, Europa y Reino Unido son más proteccionistas que Brasil , agregó Mantega.