Imprimir
12/11/2017 | 13:28hs
•POLíTICA

Vaticano S.A.: Cuando el dinero merma la fe

500 años atrás comenzó la Reforma, un período histórico que comenzó cuando un monje católico llamado Martín Lutero, cuestionó la escandalosa venta de indulgencias (perdones anticipados de pecados futuros, curioso mercado de Options para la fe) para reunir dinero destinado a la construcción de la Basílica de San Pedro.

En vez de atender el lógico reclamo de Lutero, que compartían muchos príncipes de Alemania enojados con la intromisión vaticana, el Papa rechazó la necesidad de transparencia y austeridad y decidió intentar liquidar a Lutero. Y 500 años después, el tema económico-financiero sigue siendo un tema considerable en los intereses del Vaticano, más allá de Jorge Bergoglio. El caso en Malta es muy interesante: el dinero del IOR, acerca de cuyos depositantes hay muchas controversias (inclusive en la Argentina), aplicado a especulación inmobiliaria.

Vaticano S.A.: Cuando el dinero merma la feComplicadísimo el IOR también en los días del papa Francisco.
La demanda de 17 millones de euros por daños y perjuicios presentada en los tribunales malteses por el banco vaticano IOR revela una trama compleja de los financistas italianos que dirigen empresas de inversión en la isla de Malta, para distribuir millones en una empresa inmobiliaria propiedad de firmas extraterritoriales en Dubai y Panamá. Y la Iglesia Católica Apostólica Romana en el medio.

El Istituto per le Opere di Religion (IOR), también conocido como el Banco del Vaticano, dice que un comité que creó para invertir 30 millones de euros en efectivo fue engañado por los directores de Futura Investment Management -Alberto Matta y Girolamo Stabile (Kant Capital)- y su empresa afiliada en Luxemburgo, Optimum Management.

 

Matta es un egresado de Northeastern University en Boston (Massachusetts, USA), que trabajó en New York y en Londres, en entidades financieras como Merrill Lynch, Bankers Trust y BNP Paribas.

Stabile se ha desempeñado en varias instituciones, incluyendo BNP Paribas.

Matta y su compañía ya están bajo la lupa de la Autoridad de Servicios Financieros de Malta, que solicitó congelar la licencia de Futura Funds, aparentemente por el rol de Optimum en la administración de fondos para el Banco Nazionale di Vicenza (Banca Popolare di Vicenza), ahora fusionado con otro banco en una nueva entidad por órdenes del Banco Central Europeo.

Probablemente por ese motivo Futura Kappa anunció una contraofensiva legal contra el IOR, que preside Jean-Baptiste de Franssu.

Ahora el representante legal de Optimum Asset Management Group y subsidiarias de Futura, el abogado Andrea Suriano, presentó una versión de los hechos que contradice al Vaticano.

En 2013, el IOR creó su comité 'Ad Maiora' para consultar sobre cómo invertir € 30 millones a través de las oficinas de Optimum Management.

"El fondo Optimum-Ad Maiora (un fondo de fondos) -escribió el abogado Suriano- resultó fructífero: obtuvo una ganancia total para el Inversor (IOR) por encima del 7%. (...) El IOR ha contraído así un compromiso para invertir otros 41 millones en el fondo Futura-Kappa (fondo inmobiliario) para la compra, el desarrollo, y venta del edificio de la Bolsa de Budapest, uno de los edificios de mayor prestigio de la capital húngara. Sin embargo, él ha pagado hasta ahora sólo 17 millones y está en violación grave de los 24 millones restantes. Contra el IOR estamos actuando por incumplimiento de contrato".

Kappa afirma que es un fondo inmobiliario y que IOR invirtió "en marzo de 2013" (cuando su titular era Ernst von Freyberg). Según Optimum, "el objetivo" de la reciente acción legal del IOR es un movimiento temprano para anticiparse a la queja de incumplimiento contractual. "Es más probable que comience una acción primero, aunque sea completamente infundada, ya que el IOR es la parte contractual incumplidora, con respecto a la certeza de nuestra parte".


matta.jpg
Alberto Matta.
Alberto Matta.

girolamo-stabile-2.jpg
Girolamo Stabile.
Girolamo Stabile.
En el centro del asunto está una operación para comprar una compañía propietaria del Exchange Palace, en Budapest, adquiriéndole a un banco húngaro un préstamo vencido por 32 millones de euros y convertirlo en una participación del 84% en la empresa húngaro que desarrolla el reciclaje y comercialización de la propiedad.

Mientras que el IOR dice que creía que su dinero sería utilizado para hacerse cargo del préstamo directamente, descubrió que Futura Investment Management obtuvo una ganancia no declarada de € 11,6 millones, supuestamente después de engañar al Vaticano sobre el precio del acuerdo húngaro.

El IOR invirtió 21 millones de su efectivo en acciones de 'clase B' del fondo Kappa, que era administrado por Futura Investment Management, para que junto con otros inversionistas en el fondo, recaudaran el efectivo suficiente para hacerse cargo del proyecto de reurbanización.

Pero el IOR afirma que, sin que lo sepa el comité, una compañía offshore de Dubai llamada Holdabco, llamó a la firma luxemburguesa Cougar Real Estate, 9 días después de la decisión de comprar el préstamo, para que Cougar comprara una participación del 90%.

Cuando Cougar adquirió el préstamo por 20,4 millones de euros, y el dinero en el fondo Kappa, que incluía el efectivo de otros inversores, se utilizó para comprar todas las acciones de Cougar por 32 millones de euros.

Esto resultó en una ganancia instantánea de € 11,6 millones, que IOR reclama a los propietarios de Cougar: Holdabco y otro accionista minoritario, una firma panameña llamada Alpininvestissements.

Por su parte, Futura usó otro de sus compartimentos, Newton, para comprar el préstamo vencido por 20 millones de euros, y luego asignó el préstamo a Kappa por 20,4 millones de euros.

"Está claro que el IOR ha sido atrapado de manera abusiva en una amenazante red de intriga y transacciones sospechosas", dicen los del Vaticano.

"Existe un claro conflicto de intereses: Matta es un director de Optimum y Futura. Matta también es uno de los principales, si no el único beneficiario, de Optimum Management. Matta y Girolamo Stabile son, o al menos eran, directores de Cougar. Nunca se mencionó la participación de Cougar ni la inflación del precio del palacio de Budapest en las reuniones del comité de Ad Maiora", atacó el IOR, que dice que descubrió que sus 21 millones de euros se invirtieron en las acciones de 'clase B' de Kappa, que conllevaban todo el riesgo del capital.

El IOR es un tema recurrente en el Vaticano: los negocios con Michele Sindona se remontan a Paulo VI, y también la aproximación a Roberto Calvi (Banco Ambrosiano), vía Paul Marcinkus, un clérigo protegido también por Juan Pablo II, aún cuando ya había caído el Ambrosiano y con escándalo. Se afirma que la crisis en el IOR fue parte de la crisis que llevó a la renuncia a Benedicto XVI, el Papa emérito; y Francisco prometió reformas que no terminan de concretarse, y tuvo sus propios escándalos.

El caso del Vaticano en Malta es una pieza interesante en un rompecabezas de malversación de finanzas y trucos bancarios:

• En 2014, el IOR abrió procedimientos judiciales en el tribunal del Vaticano contra sus ex directores, Paolo Cipriani y Massimo Tulli, responsabilizándolos por la pérdida de € 27.8 millones invertidos en el fondo Ad Maiora.

• Uno de los directores de Futura Funds Sicav, que está registrado en Malta y dirigido por Futura Investment Management, es Joseph Xuereb, un director de Falcon Funds, el fondo de pensiones penalizado por la autoridad sueca de pensiones.

• La solicitud de Futura Funds para convertirse en un gestor de fondos de inversión alternativos (GFIA) en Malta ha sido congelada por la autoridad reguladora MFSA, supuestamente por los vínculos de Futura con los problemas que enfrenta Banca Popolare di Vicenza. El banco también invirtió € 350 millones en fondos administrados por Optimum, que, a su vez, invirtió en activos administrados por Futura. Ese efectivo era una inversión circular para comprar acciones en el mercado secundario de la Banca Popolare di Vicenza. Como resultado de la decisión de MFSA, los fondos basados ​​en Malta de Futura no pueden asumir nuevos negocios. La compañía está impugnando el fallo.

Optimum Asset Management señala:

- Futura Fund SICAV, el único suscriptor de los bonos, ha demandado a la compañía inmobiliaria Maiora Group spa, emisora ​​de bonos, en el Tribunale di Bari (Tribunal de Bari) para garantizar el reembolso de dichos bonos a su debido tiempo.

- Si se hace referencia a Optimum-Ad Maiora, no ha habido pérdidas en dicho fondo. Por el contrario, la inversión en Ad Maiora (un fondo de fondos) fue rentable: como tal, se dejó de generar una rentabilidad total para el inversor (IOR) superior al 7%.

- La demanda iniciada por el IOR se refiere a Futura-Kappa (un fondo inmobiliario), que invirtió en 2013 con el objetivo de adquirir, renovar, reubicar y vender el Palacio de cambio de Budapest, uno de los edificios más prestigiosos de la capital húngara. El IOR contrajo compromisos contractuales para invertir 41 millones de euros. Sin embargo, solo invirtió € 17 millones y, por lo tanto, está claramente en incumplimiento con los € 24 millones restantes. Estamos demandando al IOR en Malta por incumplimiento de contrato.

- Optimum y los fondos que gestionó no participaron en ninguna actividad destinada a aumentar o respaldar el valor de las acciones de Banca Popolare di Vicenza. Optimum no está involucrado en ninguna investigación relacionada con Banca Popolare di Vicenza.

Greg Burke, portavoz del Vaticano, insistió con la figura de la estafa: "La denuncia demuestra la voluntad de investigar las responsabilidades por los abusos del pasado”.

Y agregó:

“Esta iniciativa confirma el compromiso en favor de la transparencia asumida por el IOR de denunciar, en las sedes competentes, las potenciales irregularidades cometidas contra él y de tomar, como en este caso, cualquier medida apropiada para proteger sus intereses financieros y su reputación también fuera de las fronteras de la Ciudad del Vaticano”.

Esta es otra más de las irregularidades que en los últimos años se han detectado en las finanzas del controvertido Banco Vaticano

Un estudioso de las finanzas del Vaticano describe así los acontecimientos: “Muchas de las reformas que pretendían llevarse a cabo nunca pudieron ejecutarse. Un ejemplo evidente fue la incapacidad para integrar al APSA [el ente que gestiona el patrimonio del Vaticano y que terminó convertido en una segunda banca] en la Secretaría para la Economía. Si ni siquiera eso podía llevarse a cabo, especialmente por el dinero que costaba cambiar la titularidad, ¿cómo iba Milone, un laico recién llegado a pedir las facturas de entes que llevaban décadas funcionando de forma autónoma?”.

Tras las siglas de APSA se encuentra el ente que gestiona el patrimonio del Vaticano. Lo que quedó tras la anexión de Roma al Reino de Italia en 1870 y lo que Italia reintegró tras los acuerdos lateranenses de 1929 (750 millones de liras de la época y 1.000 millones en títulos). Ese dinero permitió construir y comprar gran parte del patrimonio del que dispone hoy: 3.724 unidades inmobiliarias, el 70% de las cuales son en propiedad y el resto pertenecientes a organismos de la Santa Sede, según los datos que el Secretario del APSA, Mauro Rivella, reseñó en una conferencia ante el Case Stewardship, el proyecto que promociona la transparencia de la Iglesia. Hoy su valor, según publicó La Stampa, rondaría los 2.700 millones de euros.

En 2013 el exencargado del servicio de contabilidad de la APSA, el prelado italiano Nunzio Scarano, fue arrestado por un delito de blanqueo de capitales. Scarano se ocupaba, supuestamente, de una amplia red de blanqueo de dinero que hacía pasar por falsas donaciones para los pobres y que acababan en las cuentas del IOR. En julio de 2016, el Papa restituyó la gestión del APSA al ente y clarificó sus funciones: culto divino, honesto sostenimiento del clero y obras de caridad.




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/21707_vaticano_sa_cuando_el_dinero_merma_la_fe-3.htm