Imprimir
27/04/2017 | 11:49hs
•POLíTICA

El peronismo trabaja contrarreloj para rearmarse

El ex ministro Florencio Randazzo volvió a aparecer en almuerzos y reuniones partidarias. Su objetivo es ganar en territorio bonaerense. El Bloque Justicialista junto con el Movimiento Evita, buscan delinear un programa común, mientras que Cristina Kirchner comenzó a buscar aliados.

Por Sebastian Albornos

El peronismo busca la unificación de cara a las elecciones legislativas de octubre. No será una misión simple porque hay muchos referentes que quieren posicionarse como líderes o columnas vertebrales del partido.

Todos aquellos que se postulan desde la oposición tienen un discurso con muchas aristas en común, articulado sobre la idea de que el plan de gobierno del macrismo fracasó y que promovió el desempleo.

Si bien las críticas que se escuchan darían la sensación de "unidad", la realidad es que al analizar la interna del peronismo surge que no hay un líder claro.

Esta es, por cierto, una de las mayores ventajas que tiene hoy el oficialismo, lo que le permite manejar la agenda política y legislativa.

Hay un sector muy importante que responde a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, mientras que desde otra facción –integrada por ex kirchneristas- sostienen que su figura forma parte del pasado y piden por la renovación del partido.

En medio de esta puja de intereses, el calendario sigue corriendo, lo que mete más presión en el peronismo.

Sucede que el 14 de junio es el último día para inscribir alianzas electorales; en tanto que el 24 de ese mismo mes es el "deadline" para inscribir candidatos.

Nombres en danza
Uno de los referentes que está volviendo a la arena política -tras casi un año y medio de ostracismo- es el ex ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quien se reúne con distinto sectores para tratar de ganar su lugar.

En ese contexto, el martes estuvo en el Congreso de la Nación para almorzar con senadores del bloque mayoritario, entre los que se encontraban el titular del bloque, Miguel Ángel Pichetto, además de Juan Manuel Abal Medina, Pedro Gustavino, Rodolfo Urtubey, Julio Catalán Magni, Omar Perotti, Carlos “Camau” Espínola y Mario Pais.

Durante la reunión se encargó de anunciar que va a lanzarse y que se propone competir en las PASO como candidato a senador. Incluso, dejó entrever que no teme enfrentarse en las primarias a Cristina o a Daniel Scioli.

Además, adelantó que prepara su armado junto con intendentes bonaerenses, legisladores y dirigentes sociales y del sindicalismo.

La foto que se llevó Randazzo significó una clara señal de apoyo. Sin embargo, horas después de esa cumbre, Abal Medina le puso paños fríos: aseguró que es la gente la que debe resolver la interna del peronismo.

"Lo más sano es rastrear el voto de la gente, para poder discutir y no armar acuerdos cerrados", acotó.

Además, la presión por los tiempos generó que varios jefes comunales del Conurbano se cansaran de esperar el lanzamiento oficial de Randazzo y comenzaron a mostrarse con Scioli, que trataría de volver a participar en las elecciones tras el cimbronazo que sufrió en las presidenciales de 2015.

Estos movimientos repercuten en otros partidos, como es el caso del Frente Renovador. Allí, Héctor Daer, diputado nacional y uno de los titulares de la CGT instaló la duda sobre su continuidad dentro del espacio de Sergio Massa y pidió un debate “para saber cómo y a quién vamos a representar, porque tenemos que volver a ser alternativa".

El dirigente gremial concurrió al lanzamiento del nuevo espacio del ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, denominado "Corriente amplia por Buenos Aires", que apunta a la integración de varias facciones.

Uno de los que más se está moviendo para buscar la unidad del partido es Bloque Justicialista, cuya cara visible es el extitular de la ANSES, Diego Bossio.

En principio, el objetivo más cercano es lograr la cohesión en la provincia de Buenos Aires a través de las PASO. De los encuentros participan, además, intendentes del Grupo Esmeralda (conjunto de intendentes peronistas “moderados”), gremios agrupados en el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA) y el Movimiento Evita, a la vez que se hay una amplia presencia de dirigentes.

En el distrito electoral más importante del país, el Grupo de Opinión Pública (GOP), que mide las tendencias de cara a las elecciones legislativas de este año, evaluó un posible escenario electoral que dejó preocupado no sólo al oficialismo, sino también al Frente Renovador.

Según la última encuesta, el PJ (ya sea llevando a Cristina Kirchner o a Randazzo) se impondría en la categoría "senador" por 36,5%, frente a Cambiemos, que se estiraría hasta un 31%.

El massismo quedaría en un lejano tercer lugar, con un 13,9%, lo que lo dejaría fuera de la Cámara alta, ya que se eligen tres escaños, dos por la mayoría y uno por la minoría.

De acuerdo con el Bloque Justicialista, más que de candidaturas están hablando de coincidencias. Es que buscan definir los puntos centrales del discurso que mantendrán durante la campaña electoral.

“El año pasado coincidimos mucho con Sergio Massa, pero también creemos que Florencio Randazzo es un gran dirigente dentro del peronismo y hay que apostar a la renovación”, indicó Bossio.

La dualidad es una de las características de los dirigentes peronistas. No se animan a descartar ninguna posibilidad así como tampoco a ratificar nombres. En ese punto, el ex titular de ANSES, quien viajó a China con Sergio Massa no cerró ninguna puerta. Es que varios legisladores de su bloque ya hicieron público su acompañamiento a la posible candidatura de Randazzo.

“Florencio es un gran dirigente. Pero también es importante trabajar en la renovación del peronismo. Y no alcanza con un solo dirigente, sino con un conjunto. En ese ámbito, incorporo a Juan Manuel Urtubey, a Sergio Massa, a los jóvenes gobernadores y también a algunos intendentes”, remarca Bossio.

Los encuentros continuarán dentro del territorio bonaerense. El que salga triunfador de las PASO, si logra imponerse en las legislativas, tendrá un escenario más favorable si tiene aspiraciones presidenciales de cara a 2019.

Los participantes de la reunión confirmaron la creación de un espacio político que "plantea la necesidad de construir un proyecto superador al modelo de ajuste y exclusión que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri".

Forman parte de las charlas los diputados nacionales Oscar Romero y Leonardo Grosso; el senador Juan Manuel Abal Medina; los intendentes Gabriel Katopodis (San Martín); "Juanchi" Zabaleta (Hurlingham), Eduardo "Bali" Bucca (Bolívar), Germán Lago (Alberti), Mauro Poletti (Ramallo), Alfredo Fisher (Laprida); y los equipos del ex ministro de Agricultura Julián Domínguez y el diputado provincial Fernando “Chino” Navarro.

Precisamente, Navarro sostuvo que "es imprescindible una unidad de afiliados, simpatizantes y ciudadanos que quieran participar en la interna del peronismo en el marco de las PASO, para que se puedan discutir ideas, propuestas, programas y, por supuesto, candidatos".

"Esa es la mejor forma de reconstruir al peronismo", afirmó.

Los movimientos de Cristina
Cristina Kirchner empezó a moverse para tratar de que el kirchnerismo no quede en un segundo plano.

Además de la ayuda que recibe del Gobierno, que busca polarizar con ella para bajarle puntos a otros rivales, como Sergio Massa, la exmandataria ya comenzó a tener reuniones para armar una lista de candidatos en todo el país.

Esto, pese a que en la intimidad su entorno reconoce que Cristina hubiese preferido un escenario sin primarias, con el fin de no tener que negociar espacios.

Por ahora, el armado de la estrategia por parte de la ex presidenta se maneja con mucho recelo.

Esto explica también la indefinición que está mostrando Randazzo quien, tras la embestida inicial, ahora espera que la siguiente jugada la haga Cristina.

Pese al hermetismo, sí trascendió que hace pocos días se reunió en el Instituto Patria con el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, con quien se enfrentó durante los ocho años que duró su Gobierno.

El mandatario puntano tiene sus propios intereses: busca ayuda para frenar a Claudio Poggi, que fue su ahijado político y llegó a ser gobernador en el período 2011-2015 pero que ahora se unió al macrismo y lo desafía electoralmente.

El "ajedrez" de las PASO está en marcha. En menos de dos meses deberán estar oficializados los candidatos. El problema es que, mientras el cronómetro corre, las negociaciones están cada vez más trabadas y no se perfila un claro líder.




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/21527_el_peronismo_trabaja_contrarreloj_para_rearmarse-2.htm