Imprimir
04/09/2015 | 10:10hs
•EL MUNDO

Devaluación en Brasil: Dilma busca recaudar

Brasil sigue devaluando su moneda y el real tocó ayer martes 1-09 su nivel más bajo en 12 años. La gestión de Dilma Rousseff está necesitada de recaudación, por lo que decidió entre otras cosas aumentar la alícuota del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) de vinos, espumantes, whiskies, vodkas, cachazas, licores, sidras, aguardientes, gin y vermuts, entre otros, sean nacionales o importados.

 De esa manera serían afectadas fuertemente las importaciones ed vinos argentinos y chilenos.
 La jornada cambiaria en San Pablo se caracterizó ayer por una continua suba del dólar, que a las 9:20 cotizaba a 3,6502 y a las 16:18 alcanzó los 3,6927 reales y tocó su nivel más bajo en 12 años .

Según O Globo, el dólar alcanzó en Brasil su cotización más alta desde el 13 de diciembre de 2002, cuando se ubicó en 3,735 reales, lo que da la pauta de la considerable depreciación que tuvo la moneda del país vecino en los años posteriores.

El aumento del dólar se produce en medio de la presentación de un proyecto de presupuesto para 2016 que prevé un déficit de más de 30.000 millones de reales (US$ 8.108 millones al cambio actual) y un mercado financiero preocupado por la posibilidad de que el país pierda la calificación de ‘investment grade‘ antes de fin de año.

Por su parte, el índice Ibovespa de la bolsa de Sao Paulo cayó hoy 2,46 % y retrocedió hasta los 45.477 puntos empujada por la devaluación de los títulos de la petrolera estatal Petrobras, las noticias de los mercados externos y el rumor de una posible salida del ministro de Hacienda, Joaquim Levy.

Así, la bolsa paulista siguió atenta el mercado externo, donde Wall Street cerró con fuertes pérdidas y el Dow Jones de Industriales cedió un 2,84 % afectado por los malos datos económicos en China y la incertidumbre sobre la posible subida de los tipos de interés en USA.

En ese contexto, el gobierno brasilero necesita recaudar y ya ha comenzado a tomar unas primeras medidas que podrían afectar sus importaciones (y a los que exportan sus productos a Brasil)

La edición extra del Diario Oficial de la Unión, informó este martes 1-09 el aumento a partir del 1 de diciembre de 2015 de la alícuota del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) de vinos, espumantes, whiskies, vodkas, cachazas, licores, sidras, aguardientes, gin y vermuts, entre otros, sean nacionales o importados. El porcentaje del tributo varía entre un 10 a un 30 por ciento sobre el precio de la botella en la industria o en el importador.

El gobierno, necesitado de ingresos, espera que el impuesto genere una recaudación extra de 1.000 millones de reales el próximo año. La administración está empeñada en obtener recursos para cerrar un presupuesto para el 2016 que incluye un déficit de 30.500 millones de reales. Chile y Argentina son los dos mayores exportadores de vinos a Brasil.

La edición extra del Diario Oficial de la Unión, informó este martes 1-09 el aumento a partir del 1 de diciembre de 2015 de la alícuota del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) de vinos, espumantes, whiskies, vodkas, cachazas, licores, sidras, aguardientes, gin y vermuts, entre otros, sean nacionales o importados.

El porcentaje del tributo varía entre un 10 a un 30 por ciento sobre el precio de la botella en la industria o en el importador.

Chile y Argentina son los dos mayores proveedores de vinos importados al creciente mercado brasileño.

En el caso de Chile, su producción representa un 35,3 por ciento del mercado brasileño de vino importado en valor. El Concha y Toro es el vino importado más vendido en Brasil.

Argentina, en tanto, ocupa el segundo lugar, con el 17 por ciento del mercado en valor, tras haber llegado al 21 por ciento en el 2013. La participación bajó debido a que las políticas económicas del gobierno de Buenos Aires afectaron la competitividad del producto.

El gobierno brasileño, necesitado de ingresos, espera que el impuesto genere una recaudación extra de 1.000 millones de reales el próximo año. La administración está empeñada en obtener recursos para cerrar un presupuesto para el 2016 que incluye un déficit de 30.500 millones de reales.

Para cerrar esa brecha, el gobierno propuso la reinstauración temporal de un tributo sobre los débitos bancarios como el que regía hasta su extinción por el Congreso en el 2007, pero la idea provocó el rechazo de empresarios y legisladores.

Así, en medio de la baja en la recaudación y una economía en recesión, el Poder Ejecutivo federal busca alternativas para generar ingresos que le permitan cerrar las cuentas el año próximo.

A comienzos de 2015 el Poder Ejecutivo aumentó los tributos sobre bebidas "frías", como cervezas y gaseosas.

Junto al impuesto a las bebidas alcohólicas, el gobierno de Brasil tomó otras medidas para aumentar la recaudación. Entre ellas están la aplicación del impuesto a las operaciones financieras IOF a los créditos del BNDES, la imposición del impuesto PIS/Cofins a computadoras, tablets, smartphones, modems y ruteadores, con los que se espera recaudar unos 7.000 millones de reales.




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/19644_devaluacia³n_en_brasil_dilma_busca_recaudar-2.htm