Imprimir
01/08/2014 | 13:28hs
•DEPORTES

Básquet: Riesgos selectos

 Hace unos días, renunciaron a la selección nacional femenina de hockey sobre césped varias “Leonas” por discrepar con el manejo de la entidad que preside el senador nacional y ex variado ministro, Aníbal Fernández, a la vez, presidente del Quilmes Athletic Club.



ROBERTO CAPARA
deportes@ellitoral.com.ar

En las últimas horas se conocieron fuertes declaraciones contra quienes condujeron (o contra quien condujo) la Confederación Argentina de Básquetbol (Cabb). Lo manifestaron integrantes de la “generación dorada” a quienes la situación de la entidad conducida hasta hace pocos días por Germán Vaccaro les causó “vergüenza ajena”, tal lo manifestó en forma enérgica Luis Scola, al que se sumaron otros compañeros de históricas selecciones y quienes se aprestan a integrarla nuevamente para disputar el mundial a jugarse el próximo mes en España.
“Hace tiempo que le pedimos a Vaccaro que diera un paso al costado porque se oponía a una auditoría”, algo que no lo consiguieron con el chaqueño Ricardo Siri, quien perdió las últimas elecciones para presidir la Cabb por dos votos.
El secretario de Deportes de la Nación, Carlos Espínola se sumó a los reclamos y coincidió que se efectúe una auditoría.
Es válido aquello de que “todo lo que brilla no es oro”. En este caso el brillo está en una cancha sellados con títulos soñados y que, serán dífíciles de repetir en lo inmediato. La luz mala está afuera, en los escritorios de una entidad que administra el básquetbol aficionado del país y que engrosa sus arcas con el aporte de todos quienes juegan sin excepción. Una parte del fichaje va a la tesorería de la Cabb, como el caso de los cunumíes, quienes participan por caso, en el “Perico Aquino”.
“Que le paguen a los empleados que nadie conoce, a los técnicos quienes laburan todos los dias” reclamó entre otras cosas Scola, quien relegó la deuda de cinco millones de pesos que se les adeuda a los jugadores seleccionados.
El basquetbolista, quien integra elencos nacionales desde hace un decenio y medio, señaló que le “pedimos a Vaccaro lo mínimo, no que generen recursos ni que construyan estadios. Le pedimos que sean honestos y que nadie saque plata que no sea suya”. ¿Qué tal?.
Lapidario. Una muestra de que nuestro básquetbol no está asentado sobre sólidos cimientos. Otra muestra de que los triunfos tapan muchas cosas, pero deterioran todo, como sucede en el fútbol.




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/17546_basquet_riesgos_selectos-2.htm