Imprimir
12/06/2014 | 20:19hs
•DEPORTES

El Mundial que imagina Sabella

“No me gustaría jugar con Chile”, dice el técnico, que habla de las potencias y analiza a los tres primeros rivales.

 

 

-Alejandro, ¿a qué rival no querés enfrentar?

-No me gustaría jugar con Chile.

Sorprende Sabella, después de pensar un ratito la respuesta. Sorprende porque nombra a un adversario que no es de la elite. Y sorprende porque menciona exclusivamente a un solo adversario, sin agregar a las potencias que cualquiera conoce y que él tiene como candidatos para llegar a la final o, al cabo, para ganar el Mundial.

-De todos modos, ¿tus favoritos siguen siendo los que ya nombraste unas cuantas veces?

-Sí, claro. Para mí, los tres que están un escalón encima son Brasil, Alemania y España. Los brasileños son pentacampeones, son locales, la historia dice que siempre tuvieron gran suceso en los mundiales. Alemania cuenta con un gran potencial, ha producido un cambio generacional importante, posee un destacado estudio táctico-estratégico y ha vuelto a encontrar esos jugadores de estilo sudamericano que tuvo en otros tiempos, como (Pierre) Littbarski, (Lothar) Matthaeus, (Felix) Magath...

-En ese lote de tres, incorporás a España. ¿No te da la sensación de que está en el final de un ciclo?

-Ellos tienen el tremendo desgaste físico y emocional que conlleva estar tantos años en la cima. Sin embargo, dos equipos de clubes español (se refiere al Real Madrid y al Atlético) jugaron hace unos días la final de la Champions League. Es todo un indicio.

-Bueno, hablemos de Argentina. ¿Es el cuarto en discordia, Alejandro?

-Argentina está en un segundo lote de selecciones. No podés descartar en ese espacio a Inglaterra, a Holanda, a Bélgica... Tengo miedo de quedar mal con alguno y, al mismo tiempo, no quiero quedar mal conmigo y decir que me olvidé de éste o de aquel. Vuelvo a Chile: es un rival más que respetable. Colombia también lo es, aunque perdió a (Radamel) Falcao.

-¿Quién creés que puede ser la sorpresa, la revelación?

-Si hablamos de equipos históricos, que no han hecho grandes campañas en los mundiales, Bélgica y Chile llegan muy bien. Es bueno ser viejo y no perder la memoria...

-Entremos en el terreno de los adversarios de la Selección. ¿Cómo definís a Bosnia, el primero de la ronda inicial?

-Tenemos que ir al hilado fino. Según el técnico (por Safet Susic), va a respetar su esquema habitual, un 4-2-3-1. Cuenta con un mediocampo sin mucha marca, pero con buen manejo de pelota. Están (Senad) Lulic, (Miralem) Pjanic, (Zvejezdan) Misimovic, que le pega bien desde fuera del área. Los volantes externos juegan para (Edin) Dzeko, que espera en el medio del área.

-¿Irán?

-Lo vi con Nueva Guinea, con Tailandia, con Corea del Sur. Es un equipo físico, con una mentalidad dura y menos vuelo en lo futbolístico. Pero es fuerte de la cabeza, parte de una sociedad con guerras, están acostumbrados. Y tienen algunos jugadores importantes: (Ashkan) Dejagah, del Fulham de Inglaterra; (Masoud) Shojaei, de Las Palmas, un volante por izquierda que crea juego. Con los coreanos, lo vi de visitante con un 4-1-4-1; con Bielorrusia, otro partido que observé, cambiaron a un 4-3-3.

-¿Nigeria?

-Le hemos ganado en tres mundiales, en los tres por un gol y con una jugada nacida desde una pelota parada. El pase de Diego (Maradona) a Caniggia, en Estados Unidos; el 1 a 0 con gol de Batistuta, en 2002; y el cabezazo de Heinze, en Alemania. ¡Qué buena memoria tengo! Es un equipo difícil, siempre ha sido una potencia. Tiene futbolistas de primera categoría: (Mikel) Obi, (Emmanuel) Emenike, (Victor) Moses, (Ogenyi) Onazi. Nigeria se repliega bien y salen como aviones.

-¿Qué pasa por la cabeza del jugador antes de una Copa del Mundo?

-Deben tener ansiedad, responsabilidad, ese pequeño temorcito de tener algún infortunio seguro de que todavía está dando vueltas. Y el deseo de ser titular, claro está.

-Pero hay un equipo que sale casi de memoria.

-Sí, pero también hemos variado. Hay jugadores que se sienten con capacidad de ser titulares. Esa línea hay que mantenerla con vida; estos son titulares y estos son suplentes, pero tenemos que hacer borrosa esa línea. Como que ellos digan: “yo voy a estar, voy a pelear, voy a poner al técnico en aprietos”, en el buen sentido. No conozco ningún técnico que quiera formar el equipo para perder.

- ¿Pensaste qué vas a hacer después del Mundial?

-Como dice el Cholo Simeone, estoy pensando en el próximo entrenamiento. No soy de pensamiento a largo plazo.




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/17195_el_mundial_que_imagina_sabella-3.htm