Imprimir
03/06/2014 | 08:34hs
•EL MUNDO

El Príncipe de Asturias, la apuesta en un momento difícil

El Príncipe Felipe es el siguiente en la línea sucesoria a la Corona española, por lo que tanto él como su esposa, la Princesa Letizia, se convertirán en los próximos Reyes de España. La corona española no atraviesa su mejor momento, y la apuesta es grande.


El Príncipe Felipe es el siguiente en la línea sucesoria a la Corona española, por lo que tanto él como su esposa, la Princesa Letizia, se convertirán en los próximos Reyes de España.

"Don Felipe cuenta con un apoyo del 66,4% de los españoles, que recalcaron su visión positiva de la figura del Príncipe. En los últimos años, el Príncipe de Asturias ha llevado al resto del mundo la imagen de la marca España y ha apoyado al país sin medida. La Casa Real afirmó en su día que don Felipe estaba listo para relevar a su padre cuando fuera necesario", publica el diario español 'ABC'.

Felipe de Borbón y Grecia, Príncipe de Asturias y heredero de la Corona, es el primer hijo varón de los Reyes, Juan Carlos y Sofía y será a los 46 años nuevo rey de España tras la abdicación de su padre.

Nacido en Madrid el 30 de enero de 1968 y casado con Letizia Ortiz Rocasolano desde el 22 de mayo de 2004, tienen dos hijas, las infantas Leonor, nacida el 31 de octubre de 2005 y Sofía, el 29 de abril de 2007.

Es Príncipe de Asturias, título que recibe el heredero de la Corona española, desde 1977.

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid, realizó un máster en Relaciones Internacionales en la Universidad Georgetown de Washington (USA).

Desde julio de 2009, es teniente coronel de los ejércitos de Tierra y Aire y capitán de fragata en la Armada.

Sus primeras apariciones oficiales se produjeron en noviembre de 1975, tras la proclamación como rey de Juan Carlos de Borbón. Desde que terminó sus estudios universitarios y su formación militar, ha realizado una intensa actividad pública.

En 1981 presidió su primer acto oficial y pronunció su primer discurso en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias.

En 1986, al alcanzar la mayoría de edad, prestó juramento ante las Cortes de desempeñar fielmente sus funciones y de guardar y hacer guardar la Constitución, según el artículo 61 de la Carta Magna.

Ha visitado oficialmente 14 de las 17 comunidades autónomas de España y, desde 1996, es el representante de España en las tomas de posesión de los jefes de Estado iberoamericanos.

Ha viajado a numerosos países europeos y americanos, así como del mundo árabe, Extremo Oriente y Oceanía. El príncipe muestra un especial interés por todos asuntos relacionados con la UE, Oriente Medio, Norte de África e Iberoamérica.

Felipe de Borbón asiste con regularidad a las exposiciones económicas y comerciales organizadas por España en el extranjero; y presta una especial atención a la difusión de la cultura española, sobre todo, a través del Instituto Cervantes.

Mantiene regulares encuentros y reuniones con los órganos constitucionales y con las principales instituciones del Estado para estar al corriente de sus actividades. También asiste a reuniones de distintos organismos de la Administración del Estado y de las Comunidades Autónomas (regiones).

Periódicamente visita instituciones extranjeras para conocer sus actividades y, entre otros, ha viajado a las sedes de la ONU, la Unión Europea, la OTAN o la OCDE.

Hay determinados actos institucionales en los que acompaña al Rey, como la Pascua Militar o la recepción al Cuerpo Diplomático. El 12 de junio de 2010 acompañó a los Reyes en la conmemoración del 25 aniversario de la firma del Tratado de Adhesión a la CEE por parte de España.

Durante la convalecencia del Rey, tras ser intervenido de un nódulo pulmonar el 8 de mayo de 2010, sustituyó al monarca en los actos de su agenda, como la cena a los jefes de Estado y de gobierno participantes en la Cumbre UE-América Latina (17 de mayo) y la entrega de la Copa del Rey (19 de mayo).

Desde el 18 de noviembre de ese año se incorporaron a sus actividades oficiales las audiencias militares, cometido que hasta entonces ejercía exclusivamente el Rey.

En 2011 y debido a la los problemas de salud del rey Juan Carlos, Felipe de Borbón, por primera vez desde que cuenta con agenda oficial, tuvo más actos que su padre.

Tras el nuevo accidente sufrido por el rey el 14 de abril de 2012, volvió a retomar parte de su agenda, con actividades como la entrega del Premio Cervantes, el 23 de abril, o la final de la Copa del Rey, el 25 de mayo.

El 17 de noviembre el Príncipe participó en el almuerzo de trabajo ofrecido por el rey a los jefes de Estado y de Gobierno participantes en la XXII Cumbre Iberoamericana celebrada en Cádiz, en la jornada de clausura, lo que consolida su presencia en las cumbres que tienen lugar en España como ocurrió en Salamanca en 2005.

Es presidente de honor de varias asociaciones y fundaciones, destacando por su especial vinculación la Fundación Principado de Asturias. Desde 2009, año de su constitución, es también presidente de honor de la Fundación Príncipe de Girona.

Tras su matrimonio con la princesa de Asturias el 22 de mayo de 2004, ambos mantienen una apretada agenda tanto en el interior como en el exterior de España.

El primer viaje de la pareja al extranjero tuvo lugar el 28 de junio de 2004, con una visita al Papa Juan Pablo II en el Vaticano. Su primera visita oficial fuera de Europa fue a México entre el 17 y 20 de julio siguiente.

Aficionado al deporte, fue miembro del equipo olímpico de vela en clase Soling en los Juegos de Barcelona de 1992, en cuya inauguración desfiló como abanderado del equipo español.

Así destacó al joven, la prensa española:

Según el diario 'El Mundo', "Don Juan Carlos, de 76 años, se ha dirigido a la nación a través de la televisión pública para explicar los motivos de su renuncia: "una nueva generación más joven, con nuevas energías y con una nueva forma de enfrentar la realidad".

El Rey ha agradecido su ayuda a la Reina durante todos estos años; ha dicho que el Príncipe Felipe cuenta con la "madurez, la preparación y el compromiso necesarios" para ser el próximo jefe del Estado, y ha recordado que éste cuenta con "el apoyo de la Princesa Letizia".

Don Juan Carlos se ha despedido así: "Guardaré siempre a España en lo más hondo de mi corazón".
(...)

En su declaración institucional, Rajoy ha anunciado que Don Juan Carlos le ha comunicado que está convencido de que es el mejor momento para que pueda producirse con toda normalidad el cambio en la Jefatura del Estado y la transmisión de la Corona al Príncipe de Asturias.

El presidente del Gobierno ha anunciado que ha convocado para mañana martes un Consejo de Ministros extraordinario para "poner en marcha las disposiciones constitucionales". Al tratarse de una abdicación, será necesario aprobar una ley orgánica, pero Rajoy ha confiado en que "en un plazo muy breve" las Cortes puedan proclamar Rey al Príncipe de Asturias.

Rajoy ha confiado en que "esta nueva página" de la historia de España se escribirá "en un clima sereno, con tranquilidad y con agradecimiento" a la figura del Rey, al que ha querido rendir homenaje como "el mejor símbolo de la convivencia en paz y libertad" de los españoles y el "principal impulsor de la democracia".

El presidente ha asegurado que la preparación, el carácter y la amplia experiencia en asuntos públicos del Príncipe Felipe constituyen una "sólida garantía de que su desempeño como jefe de Estado estará a la altura de las expectativas"."


En otro artículo, señala: "Fue su propio padre quien así lo definió hace poco más de un año. "Yo diría que de los Príncipes de Asturias de la historia de España -está mal decirlo, presumir, pero presumo de hijo-, yo creo que es el mejor preparado que ha habido hasta ahora. O sea que podemos tener confianza, seguridad", aseguraba Don Juan Carlos. Felipe de Borbón (46 años) ha sido educado con un único objetivo: convertirse en rey. Un rol que asume ahora tras el anuncio de abdicación de su padre.

Su gran desafío ya no es convencer a los 'juancarlistas', sino convencer en un momento en que el apoyo popular a la monarquía se encuentra en su mínimo histórico. A su favor, Felipe VI llegará además al trono como el miembro de la casa real -junto con su madre- mejor valorado: el 66,4% de los españoles tiene una opinión positiva del príncipe.

Discreto y más reservado que su padre (aunque amante del deporte como buen Borbón), el hasta ahora heredero llevaba preparándose para el trono desde su infancia. A los nueve años se convirtió en Príncipe de Asturias. La propia Reina Sofía contó a Pilar Urbano en 'La Reina' cómo el monarca había querido que su hijo (entonces con 13 años recién cumplidos) le acompañase durante la noche del 23-F. "Quería que estuviese en su despacho, con él, para verle actuar". Aquel mismo año, presidió su primer acto oficial y pronunció su primer discurso en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias.

Tras el anuncio de abdicación de su padre, Don Felipe será el primer rey español con una licenciatura universitaria, en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid, y un máster, en Relaciones Internacionales por la Universidad de Georgetown (USA).

Además, ha realizado carrera de oficial en las tres ramas del Ejército -actualmente es teniente coronel del Ejército de tierra, capitán de fragata y teniente coronel del Aire- y habla a la perfección inglés y francés. Precisamente, la resuelta intervención de Felipe de Borbón el pasado septiembre, durante la presentación de la candidatura olímpica de Madrid 2020, le 'coronó' ante muchos españoles.

Lo cierto es que los achaques de salud de su padre en los últimos años han intensificado la agenda del, hasta ahora, heredero. Sólo en 2012, Don Felipe participó en 253 actividades oficiales, 96 de ellas en el extranjero y casi el doble de las 131 de su padre. Curiosamente, hace justo un mes sus hijas Leonor (8) -próxima Princesa de Asturias- y Sofía (7) se estrenaban en un acto oficial: las bodas de plata de la XLI promoción de tenientes de la Academia General del Aire (AGA).

También el mes pasado, Felipe y Letizia (41) celebraban su décimo aniversario de boda. Pese a que la Casa Real reconocía recientemente que sufren "altibajos" como todos los matrimonios, aseguraba el futuro rey que estos 10 años se les habían hecho "muy cortos".

(...)
Aunque la princesa todavía pugna por calar entre los españoles, el matrimonio ha cultivado una imagen familiar, de proximidad y modernidad (su celebración del aniversario, en el Matadero de Madrid, es buena muestra de ello).

Si desde 1996 era el representante de España en las tomas de posesión de los jefes de Estado iberoamericanos y se le veía al lado de su padre en numerosos actos públicos, últimamente era frecuente ya verlo solo o acompañado tan sólo de Letizia en visitas al Ejército, entregas de premios, inauguraciones de empresas o finales de campeonatos deportivos.

Precisamente, fue uno de aquellos primeros viajes el que dejó esta anécdota. Durante la primera Cumbre Iberoamericana en 1991 en México, Fidel Castro se acercó Don Juan Carlos y le preguntó al oído: "Oye, una cosa. Ese hijo tuyo tan alto y tan buen mozo, ¿qué hace? ¿Es una especie de vicerrey o algo así?". Según la anécdota narrada por el entonces jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo, el monarca español sonrió y le contestó al histórico líder cubano algo que desde entonces repitió varias veces en público: "Ser heredero es prepararse para ser rey"."


Desde la web, en 'La Nueva España' se lee:

"Don Felipe desempeña cada vez con mayor relevancia la representación de la Monarquía española. Sólo en el año 2012, don Felipe fue el miembro de la Familia Real con más actividades oficiales (253 actos, tanto en España como en el extranjero), pronunció más discursos que el Jefe del Estado y también recibió a más personas en audiencias en La Zarzuela.

Además, emprendió siete viajes al extranjero en compañía de la Princesa Letizia y diez en solitario, entre ellos cuatro para asistir a las tomas de posesión de los presidentes de Nicaragua, Guatemala, República Dominicana y México.
(...)

En una entrevista concedida a TVE el pasado mes de diciembre, el Rey aseguró que los españoles pueden tener "confianza" y "seguridad" con don Felipe porque, enfatizó, es el Príncipe de Asturias "mejor preparado" de la Historia de España.

También manifestó que, además de ser, como hijo, "una bendición del cielo y una persona encantadora", el Príncipe es alguien "de una gran honestidad intelectual, muy preparado, muy trabajador" y también "muy leal".

Dan apoyo a sus palabras no sólo la formación académica y militar del Heredero, sino también su interés por conocer todos los aspectos de la realidad española e internacional, que tiene oportunidad de pulsar de primera mano en sus viajes fuera de España, donde nunca faltan entrevistas con mandatarios extranjeros.

Quienes han conversado con él en reuniones, audiencias o incluso de manera informal, coinciden en que el Príncipe dispone de abundante información, actualizada, que maneja con sentido común.

Habla perfectamente inglés, hasta el punto de que en ocasiones pronuncia discursos íntegramente en ese idioma y es conocida su preferencia por las cuestiones económicas, así como su preocupación por favorecer las iniciativas de los jóvenes emprendedores, a los que no duda en respaldar siempre que tiene oportunidad.

Sus estudios superiores, en la Universidad Autónoma de Madrid, donde se licenció en Derecho en 1993, incluyeron asignaturas de Económicas. Antes de incorporarse a la universidad, había seguido durante un año su último curso escolar en el Lakefield College School, en Canadá, y tras licenciarse, estudió dos años un Máster en Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown, en Washington.

Don Felipe llevó a cabo sus estudios militares entre 1985 y 1989 en la Academia Militar de Zaragoza, en la Escuela Naval de Marín y en la Academia General del Aire de San Javier, es piloto de helicópteros y ha ascendido ya al rango de teniente coronel en los Ejércitos de Tierra y Aire y de capitán de Fragata en la Armada.

Padre de familia
Desde 2004, cuando contrajo matrimonio con la ahora Princesa de Asturias, el Príncipe desarrolla parte de su actividad oficial junto a doña Letizia, viajes al extranjero incluidos.

Sus dos hijas, Leonor y Sofía, garantizan la sucesión dinástica y le hacen afrontar sus 45 años no sólo comprometido con las obligaciones que le corresponden como Príncipe de Asturias, sino también como un padre ocupado de su familia, cuya intimidad trata de que se haga respetar a rajatabla."




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/17122_el_principe_de_asturias_la_apuesta_en_un_momento_dificil-2.htm