Imprimir
09/07/2013 | 08:22hs
•EL MUNDO

Razones de una persecución: Lo que sabe Snowden sobre los ET"s

Aparentemente, el conflicto diplomático desatado por las revelaciones de Edward Snowden sobre el sistema de espionaje de USA, PRISM, una especie de segundo capítulo de las filtraciones de Wikileaks, no sería el único tópico que desencadenó la persecusión contra el ex hacker contratado por la NSA.

Segun revela The Internet Chronicle, Snowden es perseguido por sus conocimientos sobre el tema ovni. Algo por lo que ya se ha desatado una persecusión contra el hacker británico, Gary McKinnon.
 El ex contratista informático de la NSA, Edward Snowden, le ha dicho a The Internet Chronicle, que “el alto mando del gobierno (estadunidense) no sabe qué hacer con los ovnis, y la versión oficial de que son los globos y fenómenos atmosféricos ha sido claramente rechazada. En todo caso, esos documentos (oficiales y clasificados) hablan de los ovnis como si estuvieran guiados por una inteligencia más allá de la nuestra. Como resultado, los avistamientos más creíbles e inexplicable son los objetos que se han visto salir del fondo del mar en los respiraderos hidrotermales y entrar directamente en la órbita solar. . ."

“Debido a que los sistemas de seguimiento de misiles balísticos y el sonar de aguas profundas se mantienen como secretos de Estado, los científicos no tienen acceso a los datos de estos objetos. Sin embargo, la mayoría de los contratistas de DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency) están seguros de que hay una especie más inteligente que el homo sapiens viviendo en el manto terrestre (es la capa de la Tierra que se encuentra entre la corteza y el núcleo -supone aproximadamente el 87% del volumen del planeta-)".

Tiene sentido, si se piensa en ello, porque es el único lugar donde las condiciones de vida han sido más o menos estable durante miles de millones de años. Los extremófilos (microorganismo que vive en condiciones extremas) pueden vivir a temperaturas diferentes que nosotros, pero han sido capaces de prosperar y desarrollar la inteligencia a un ritmo aparentemente acelerado…”

“El presidente recibe informes diarios sobre sus actividades. Los analistas creen que su tecnología sea tan avanzado que tendremos muy pocas posibilidades de sobrevivir en una guerra potencial. El sentimiento general es que no somos más que hormigas desde su punto de vista, por lo que hay pocas posibilidades de hacer empatía o intentar comunicarse con nosotros, y el plan de contingencia actual es para detonar armas nucleares en las profundas cavernas del enemigo. No tenemos esperanza de destruirlos; la esperanza es desalentar futuros ataques “.

De acuerdo a The Chronicle, los críticos de Snowden podrían alegar que éstas informaciones son bien conocidas. Sin embargo, apuesta a llamar la atención mundial recordando que el Ground-penetrating radar ( GPR), cuya existencia le ha confirmado la comunidad de inteligencia al medio, sirve para dar fuerza al rumor popular de que algunos terremotos y tsunamis son estratégicamente programados.

Así como el programa PRISM de espionaje ha otorgado una nueva luz sobre las posibilidades del espionaje ya reveladas en los noventa con el Echelon, las muchas bases subterráneas generadas con láser de diamante que aparecen en los escáners GPR transformarán el debate entre la libertad y la seguridad.

Antecedentes

El antecedente de este tipo de persecusión por revelaciones relacionadas con el tema extraterrestre está en el hacker británico, Gary McKinnon. EL británico asegura haber visto imágenes de extraterrestres y fotos de ovnis nunca antes publicadas por el gobierno de USA.

McKinnon, también conocido como Solo, (nacido en Glasgow en 1966) es un hacker británico acusado por USA de haber perpetrado «el mayor asalto informático a un sistema militar de todos los tiempos». Desde junio de 2006 se encuentra defendiéndose de una posible extradición a USA. En febrero de 2007 una solicitud está siendo escuchada en el Tribunal Superior de Londres. A finales de Diciembre del 2012 se negó definitivamente la solicitud del gobierno de Barack Obama y el 14 de diciembre de 2012 el gobierno de David Cameron reiteró que no será juzgado por sus faltas.1

Gary McKinnon luchó durante màs de 10 años contra la extradición a USA, donde arriesgaba entre 60 y 70 años de cárcel y el pago de una indemnización de 2 millones de dólares por intrusión informática en el período de febrero de 2001 a marzo de 2002. La apelación en la última instancia británica de apelación, un panel en la Cámara de los Lores. Después de la audiencia, los integrantes de la Cámara disponen hasta de 3 semanas para anunciar su decisión.

Gary McKinnon admite haber realizado las intrusiones de las que se le acusa. Sin embargo, cuestiona el calificativo de terrorista con que se le ha tratado luego de intervenir sistemas militares estadounidenses.

En 2002 fue detenido y confesó haber intervenido en 1997 los sistemas TI de las fuerzas armadas estadounidenses y de NASA. McKinnon explicó que su única intención había sido encontrar información sobre Ovnis y proyectos militares secretos.

En 2006, el tribunal supremo británico falló que McKinnon podría ser extraditado a EE.UU, por lo que su abogado elevó una apelación ante la última instancia judicial posible, la Cámara de los Lores. Los lores presentaron su conclusión, que autoriza la extradición.

El abogado de McKinnon recurrió al tribunal europeo de derechos humanos, con el fin de evitar la extradición. El abogado destacó que el marco punitivo es totalmente desproporcionado para los cargos que se imputaban a su cliente.

Sin embargo, USA califica el caso como “el mayor ataque militar cibernético de su historia", antes del incidente de Julian Assange, por lo que se proponía invocar la ley antiterrorista al procesar a McKinnon y enviar al hacker a prisión por el resto de su vida.

Este administrador de sistemas desempleado es acusado de asaltar 97 computadoras estadounidenses tanto militares como de la NASA durante 2001 y 2002. Las redes que presuntamente asaltó incluyen redes propiedad de la NASA, del ejército estadounidense, de la marina estadounidense, del departamento de defensa estadounidense y de las fuerzas aéreas estadounidenses, así como una perteneciente al Pentágono. Las estimaciones de los Estados Unidos sobre los costes de seguimiento y corrección de los problemas que se generaron y de los que Gary McKinnon era acusado rondan los 700.000 dólares estadounidenses.

McKinnon fue seguido originalmente y arrestado bajo la "ley de uso indebido de computadores" por la unidad de delitos tecnológicos británica en 2002, y más tarde ese año fue inculpado por el gobierno de USA. Permaneció en libertad condicional, y durante ese periodo debía presentarse en las oficinas policiales cada tarde y estar en casa cada noche. Además se le prohibió el uso de una computadora con acceso a internet. No ha habido desarrollos posteriores en relación a los cargos por los que se le acusa en el Reino Unido, pero los Estados Unidos comenzaron en 2005 los trámites formales para su extradición.

Si la extradición a USA se hubiera llevado a cabo, McKinnon hubiera enfrentado una pena de hasta 70 años y él expresó su temor a ser enviado a Guantánamo. Él ha dicho que impugnará la petición de extradición ya que él cree que debería ser encausado en el Reino Unido, su principal argumento es que los delitos fueron cometidos allí y no en los USA.

En una entrevista televisada por la BBC, alegó que pudo acceder a redes militares tan sólo usando un script en Perl que buscaba contraseñas que tuvieran cero caracteres; en otras palabras su alegación sugería que en esas redes existían computadoras con la contraseña por defecto aún por activar.


 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/15724_razones_de_una_persecucion_lo_que_sabe_snowden_sobre_los_ets-1.htm