Imprimir
03/01/2012 | 14:46hs
•NACIONALES

La Armada en tiempos de Paz

Imposible no recordar que casi tuvimos un jefe de la Armada uruguayo... con la conformidad de Cristina Fernández, Nilda Garré y Arturo Puricelli. Difícil no considerar que, más allá de que esa locura casi deviene en realidad, prevaleció alguna cordura judicial....

 Luego, tal vez el título sea más que obvio, pero... momento... ¿quién resiste la tentación teniendo un almirante con ese apellido? (1 día después de que el juez federal Daniel Rafecas procesara por presunto espionaje a Jorge Godoy, fue designado Carlos Daniel Paz).

 

Cristina Fernández de Kirchner, estrecha la mano del nuevo jefe de la Armada, almirante Carlos Paz, en el Salón Blanco de Casa de Gobierno. Foto: Presidencia de la Nación/Télam (28/12/2011).

El Ministerio de Defensa dio a conocer la nómina de altos mandos militares que pasarán a retiro. Sorprendió la gran cantidad de altos oficiales (generales, coroneles y equivalentes de las otras fuerzas que dejarán el servicio activo.

Sin lugar a dudas, fue la Armada Argentina la fuerza en la que más profundo caló el cuchillo a la hora de hacer “limpieza”: 16 almirantes (incluido Jorge Godoy) y casi 50 capitanes de navío podrán a partir del mes próximo dedicarse a las tareas domesticas

Para el caso del almirantazgo, considerando que ascendieron 5 oficiales a esa jerarquía, la poda implica una reducción de 11 cargos a cubrir con estrellas plateadas.

El achicamiento de altos mandos es una sensata medida ya que Godoy se había dedicado a premiar con el estrellato a cuanto subalterno se hubiera demostrado incondicional a sus decisiones no siempre pensadas en función del servicio naval, sino más bien de sus propias conveniencias.

El actual jefe de Estado Mayor obtuvo el visto bueno del poder político para dejar fuera de carrera a la totalidad de los vicealmirantes a excepción del presente comandante de Adiestramiento y Alistamiento, vicealmirante Daniel Alberto Enrique Martín, quien de este modo tiene un solo cargo posible dentro de la nueva conducción naval (subjefe), o bien irá a cumplir tareas al Estado Mayor Conjunto.

A la decena de contraalmirantes pasados a retiro se suma medio centenar de capitanes de navío y algún que otro comodoro de marina (cargo honorífico creado en la Armada para dar un estímulo moral a quienes quedaron en la puerta del Almirantazgo y no llegaron a entrar en el circulo de los elegidos, en la práctica el cargo solo sirve para usar una gorra ornamentada como si fueran almirantes pero para nada más).

Particularmente afectada resulto la promoción 108, cuyos miembros fueron pasados todos a retiro , sean almirantes o capitanes de navío.

A tomar mate a la rambla de Pocitos

Un capítulo aparte merece el finalmente decidido pase a retiro del vicealmirante uruguayo Álvaro José Martinez, el hombre que construyó su propia imagen a partir de una -fuera de serie- capacidad para mutar de pensamiento, aspecto y carácter de acuerdo a lo que más agradaba a su interlocutor.

Conocido como “el Oriental” o “el encantador de serpientes”, Martinez peleó hasta útlimo momento para quedarse con el sillón de Godoy y lo hubiera obtenido casi con seguridad, si el final del veterano almirante no hubiera sido producto de su procesamiento judicial. "Al uruguayo le faltó un mes de lobby", repite sin descanso uno de sus contactos gremiales del sector marítimo.

No obstante, ni bien se conoció el procesamiento de Godoy, potenció sus contactos, sin tener en cuenta que en estos casos ( ya hay antecedentes en las fuerzas) la gestión K trata de minimizar el impacto no provocando cambios traumáticos. Así pasó con Roberto Fernando Bendini: se fue procesado y su Nº2 tomó el mando hasta el día de hoy

Entre otros contactos, Martinez golpeó a las puertas del Ministerio de Planificación Federal, donde solía decir “Me deben un gran favor luego de todo lo que soporté por el tema Dorrego”. (Por el capitán de navío Sergio Ángel Dorrego).

Pero en estos tiempos que corren, los servicios prestados por Martinez cotizan poco y simplemente le soltaron la mano y además junto con el se van a disfrutar de un merecido descanso , los almirantes sagastume y el comodoro Iglesias, con lo cual la Armada relevó a todos los participantes del bochorno naval de 2009

Por si fuera poco, desde la vecina orilla le tiraron un salvavidas de plomo al “prestigioso vecino de la rambla de Pocitos”.

El diario El País, de Montevideo, tituló hace pocos días: “Ciudadano uruguayo firme candidato a ocupar la jefatura de la Armada Argentina”, y rápidamente los muchos amigos del almirante se ocuparon de alertar a la Cancillería y al Ministerio de Defensa. La noticia y el aditamento de lo incierto del panorama naval respecto al control de pesqueros que operan en Malvinas y que se reabastecen en puertos uruguayos (más allá de la reciente prohibición dispuesta por el vecino pais) terminaron de sellar la suerte de este particular personaje naval.

El 27 de diciembre, mientras Godoy daba un discurso más apropiado para un premio Nobel de la Paz que para un procesado por espionaje, quienes asistieron al acto pudieron observar como esta vez, el ahora vicealmirante retirado Martinez.... no sonreía.


 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/10870_la_armada_en_tiempos_de_paz-2.htm