Imprimir
07/08/2010 | 20:17hs
•DEPORTES

Estalló la polémica del fixture y la sospecha está a la orden del día

Hace ya años que el fixture no se sortea. Se arma en base a la televisación, la seguridad, los viajes y las localías. Siempre hubo voces en contra del cronograma de partidos, pero esta vez se desató una enorme polémica y el Apertura es cada vez más cuestionado desde distintos sectores. No quedan dudas que en los corrillos futboleros, River y el Quilmes de Meiszner-A. Fernández, son los más "apuntados".  

El mundo del fútbol es así. Siempre esta rodeado de sospechas que muchas veces se hacen difícil de comprobar pero que nadie se atreve a desechar.

Pasa que por cómo se maneja el negocio del fútbol y por cómo son los actores que influyen en sus decisiones, nadie puede poner las manos en el fuego. Una pena porque en definitiva sólo hablamos de un juego. Pero...

Hay datos que le juegan en contra a la AFA, que salió rápidamente a desmentir cualquier tipo de favoritismo. Ricardo Caruso Lombardi, técnico de Tigre, tiró la primera piedra. Y ahora se escuchan muchas voces en contra de un fixture polémico a todas luces.

En un hecho prácticamente inédito, River peleará por no descender, y en la misma lucha estarán Arsenal, Quilmes, All Boys, Olimpo, Gimnasia y Tigre.

La cuestión es que a AFA puso a River y Arsenal midiéndose contra 4 de los equipos que juegan la Sudamericana: Independiente, Argentinos, Newell’s y Vélez. Y los partidos serán en la semana anterior o posterior a su participación en el certamen. ¿Más clarito? Ambos equipos enfrentarán a rivales cansados o con jugadores suplentes. Eso fue lo que más enojó a Caruso Lombardi.

No hace falta decir que River es uno de los dos clubes más grandes de Argentina, y que tiene como presidente a Daniel Passarella, hoy vicepresidente primero de la casa madre del fútbol. Lo de la Auditoría lo ratifica. Passarella no irá hasta el hueso porque los motivos ya están a la vista.

Y no hace falta decir que el club de Sarandí es parte del patrimonio sentimental de los Grondona. Quilmes, por su parte, ya levantó polvareda luego de las elecciones del pasado fin de semana en las cuales José Luis Meiszner volvió a ser electo presidente, y con Aníbal Fernández, jefe de Gabinete, como vicepresidente.

Está claro que Fernández es uno de los hacedores del acuerdo del Fútbol para Todos y una de las personas más poderosas e influyentes de la actualidad. Por eso, varios temen que a Quilmes le lluevan los favores.

Para empezar, el Cervecero disputará los 3 primeros partidos de local, porque en la segunda fecha visitará a Estudiantes, que hace de local en la cancha de Quilmes. Pero eso no es todo. El primer partido contra uno de los clubes denominados grandes recién será en la sexta fecha y el rival será Independiente.

Por otro lado, All Boys resultó el equipo más perjudicado con el programa. El humilde equipo de Floresta, que vuelve a Primera división luego de 30 años, tendrá un arranque similar al que el Tolo Gallego definió como una guerra el año pasado. El Albo comienza ante Racing, recibe a Vélez y Boca consecutivamente, y visita a San Lorenzo. Pavada de regreso a la categoría. ¿Qué dirán Pepe Romero y compañía?

Sólo el correr de los partidos dirá que tan cierto es el supuesto beneficio para River, Quilmes y Arsenal. Pero en el arranque parece que corren con el caballo del comisario. El torneo todavía no empezó y ya hay sospechas. En realidad, en el fútbol argentino, todo está bajo sospecha porque tiene un gran culpable: AFA.

 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/01401_estallo_la_polemica_del_fixture_y_la_sospecha_esta_a_la_orden_del_dia-3.htm