Imprimir
02/08/2010 | 11:30hs
•DEPORTES

A qué le teme Amor Ameal

Jorge Amor Ameal quiere permanecer en Boca Juniors y cree que la permanencia de Juan Román Riquelme puede ayudarle a alcanzar ese objetivo. Si para permanecer los Kirchner ponen presión sobre el Tesoro Nacional y la inflación, Amor Ameal cree que es legítimo que él "rompa el chanchito" del club que dirige porque Riquelme le garantizaría buenos resultados y así, la permanencia en el poder boquense. Sin embargo, Amor Ameal termina provocando un desequilibrio estructural importante en las finanzas del club que dice defender.
 

Los clubes de fútbol profesional argentinos se administran, en general, como la Asociación del Fútbol Argentino: mal. La situación financiera que administra hoy día Jorge Amor Ameal, en el Club Atlético Boca Juniors, es inferior a la que esa institución tenía 4 años atrás. Es un dato objetivo, número contra número, y en el interín la economía argentina creció a tasas chinas.

Es el problema del fútbol argentino: fútbol millonario gestionado por amateurs o por inescrupulosos.

Por lo tanto, Amor Ameal, sucesor del infortunado Pedro Pompilio, no está cumpliendo con su tarea en forma eficiente pero ambiciona permanecer. Para eso, cree él, necesita ganar un campeonato y que los ídolos de los simpatizantes permanezcan en la institución.

Sin embargo, ambos objetivos no son resultado uno de otro. Boca Juniors puede alcanzar un buen rendimiento deportivo sin Riquelme. Y la permanencia de Riquelme no garantiza la obtención del campeonato.

No hay hombres providenciales en el fútbol (Boca Juniors debería haberlo aprendido luego del reciente fracaso de Carlos Bianchi como manager del club), una actividad colectiva. Hay ídolos construidos por la necesidad de alimentar la mística y desarrollar el negocio que requiere el fútbol profesional. Obviamente Nike vende más camisetas de Boca Juniors con el 10 de Riquelme o el 9 de Martín Palermo que de otros jugadores que, sin embargo, en la anterior temporada tuvieron mejor rendimiento que, al menos, Riquelme, que tuvo un mal campeonato.

Pero Amor Ameal intenta convencer que él es insustituible, y por eso se aferra a los ídolos veteranos, confiando en que así el mensaje llegará a los socios.

No importa el costo, que habitualmente también lo pagan los socios. No importa si las finanzas de Boca Juniors serían mucho mejores confirmando la titularidad de algún jugador joven del club, y más barato de mantener, que hoy día rinde mejor que Riquelme y en el futuro se podría vender a precio millonario. (¿Qué podrá saber de estas cuestiones un improvisado como Horacio Palmieri?)

Importa que permanezca Riquelme y que el grupo de simpatizantes clientelares -o sea que reciben dinero por vivar o aplaudir- grinten el nombre del jugador en 'la popular' como si ese grupo de malvivientes fuesen los dueños del club.

Hay mucho más riesgo empresarial y deportivo en recontratar a Riquelme y no salir campeón que en intentar salir campeón sin Riquelme.

A Boca Juniors le ha resultado muy oneroso financiar la contratación de Riquelme, y seguirá resultando un enorme sacrificio económico-financiero. Pero en esta 2da. etapa en el club, Riquelme no tuvo el rendimiento deportivo que, se suponía, garantizaría. Además, cobró siempre pero dice que jugó gratis. Riquelme se burla de Amor Ameal pero éste considera que es su pasaporte a otro período como presidente del club, ahora ya por derecho propio y no 'de prestado'.

La 1ra. conclusión es que si Amor Ameal tiene que alimentar su ilusión de perpetuidad con la permanencia de Riquelme a cualquier precio, obviamente Amor Ameal no tiene otro logro para exhibir. Muy 'pobretona' su gestión.

La 2da. conclusión es que un contrato por 4 años condiciona el futuro del sucesor de Amor Ameal, si no fuera éste.

Amor Ameal debería aprender del caso de Juan Carlos Crespi: el sindicalista del SUPE fue quien 'fogoneó' el regreso de Riquelme y, sin embargo, no será el próximo presidente de Boca Juniors.

El tesorero de Boca, Daniel Angelici, aclaró, por radio La Red: "Los ingresos del club, por la extensión del contrato, y por cómo estábamos, me parecía un contrato oneroso y por mucho tiempo y atado en una Argentina donde no se sabe qué va a pasar. Un contrato en dólares, yo sigo insistiendo que no se firmen más contratos en dólares si nuestros ingresos son en pesos. Yo no conozco a nadie que trabaje o juegue gratis. Tuvo un contrato por 30 meses, donde se acordó en ese contrato, que se cerró con Pedro Pompilio, donde la prima la iba a cobrar en 18 meses, y eso fue lo que sucedió, cobró la prima en 18 meses y el sueldo lo cobró hasta el mes de junio pasado".

Pero Amor Ameal cree que huir para adelante es lo correcto. Que Riquelme embocará algún tiro libre o dará algún pase de gol, que podrían darlo muchos otros jugadores del buen semillero que tiene Boca -solamente que no le brinda la oportunidad que se merece-.

Es obvio que Urgente24 cree que Boca Juniors debería atreverse a ser campeón sin Riquelme porque eso consolidaría deportiva y financieramente a la institución. Pero solamente podría intentarlo gente sabia, valiente y con convicciones. No es el caso del hombre que es presidente de Boca 'de prestado'.

 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/01280_a_que_le_teme_amor_ameal-2.htm