Imprimir
30/07/2010 | 14:20hs
•POLICIALES

Caso Urbina: la madre del médico apuntó al mexicano como instigador del crimen

Asegura que todavía no la llamaron para que declare. Dijo haber presenciado el desesperado pedido, desde México de Polich, de dinero para “escapar”. “Uno de los amigos de Claudio sabía de las llamadas amenazantes del mariachi”.

 

En los últimos tres meses el caso Urbina quedó prácticamente en stand by y, luego de un largo silencio, la madre del neurocirujano asesinado en su propia casa dijo estar convencida de que el mexicano señalado en un primer momento como responsable, “tiene algo que ver con el crimen de mi hijo. Mi hijo tenía miedo y le confesó a un amigo que el mariachi (por David Galicia Caracas) lo estaba amenazando por teléfono”, contó  María del Carmen Abad, madre de la víctima.

“Si no hablé hasta ahora es porque estoy atravesando por un duelo largo y difícil, contenida y medicada, pero la verdad es que desde un primer momento dije que ese hombre (por el mexicano) era el responsable de la muerte de Claudio”, contó María del Carmen.

Aferrada a decenas de foto de su hijo Claudio, la mujer pasa estos días recordando sólo los momentos felices que le tocó vivir con su hijo, pero no puede borrar algunos detalles que la siguen marcando a fuego, de llamados y hechos previos al crimen.

“Yo estuve en la casa de Claudio cuando Gladis (Polich) llamó desesperada desde México. Habló con su hijo Dalsen y luego con Claudio a quien le dijo que estaba asustada porque el novio (Galicia Caracas) la tenía encerrada y amenazada”. Extrañamente y pese a todo lo que sabe en torno a la causa, María del Carmen Abad todavía no fue llamada a declarar en ninguna oportunidad. “Tengo mucho para decir pero el fiscal y el juez, que entienden en el crimen de mi hijo, aún no me llamaron y todo me resulta sospechoso”, dijo la mujer.

Abdad descartó todos los comentarios que hablaban de un presunto romance oculto del médico o un marido local celoso.

Según la autopsia del cuerpo de Urbina, la bala se partió en dos y parte de ella junto con esquirlas le destrozaron el hígado y un pulmón. Uno de sus hermanos participó de la autopsia.

“Sólo alcanzó a decirle a la mujer antes de morir ‘me cuesta respirar, se me hace muy difícil’”. Murió cuando lo operaban para salvarle su vida a raíz de un paro cardiorrespiratorio.

Las amenazas

A decir de los conceptos de su madre, Claudio Urbina era un hombre sumamente carismático y querido por todos sus amigos, profesionales y ni qué hablar de su familia.

Pero en el seno de la misma ya se conocía el miedo del médico por algunos llamados sospechosos que sufrió. “Pepe, un amigo suyo que lo visitó en Buenos Aires, recibió la confesión de Claudio, donde le dijo que el mariachi, como lo llamaba al nuevo novio de su ex mujer, lo atosigaba con llamados telefónicos”. También uno de sus hermanos habría sabido de aquellos llamados, aunque al parecer en ningún momento hubo un cruce de diálogos amenazantes, sólo llamados intimidatorios.

Lo mismo manifestó en el Juzgado de Menores de la capital correntina Gladis Noemí Polich, quien dijo que su actual pareja la amenazó a ella y a su ex marido, si se llevaban a su hija de México.

Luego se conocería que en algunas de las discusiones entre Polich y Galicia Caracas se planteó la posibilidad de que la mujer vuelva a Argentina, pero el hombre amenazó con enviarla sola y quedarse con la niña, pese a que la criatura no es mexicana.

Siguiendo los pasos

Los Urbina y la viuda de Claudio continúan en contacto directo y preocupados por la lentitud de la causa. Si bien aquí no tiene dinero para poner investigadores, habría gente especializada siguiendo paso a paso el expediente. De igual manera están los familiares del médico neurocirujano acribillado a balazos, quienes aseguran seguir paso a paso los movimientos del mexicano David Galicia Caracas, sobre quien depositan todas las sospechas del crimen.

La familia de Urbina todavía tiene muchos interrogantes como, por ejemplo, si estaba desempleado, ¿de dónde sacó el dinero para viajar a Argentina al día siguiente del hecho cuando comenzaron a acusarlo?; ¿con qué dinero costea uno de los abogados más caros del país que lo está defendiendo?; y por último y un detalle no menor: ¿qué vio de la vida del mexicano Gladis Polich que tiene tanto miedo a hablar o cruzarse televisivamente con quien habría matado a su ex marido?. Muchas preguntas, muy pocas respuestas.

El dramático escape de México

Según María del Carmen, Gladis llamó sumamente angustiada y le contó a Urbina lo que estaba padeciendo junto a David Galicia Caracas en ciudad Juárez, México, donde residían. Y sobre todo, luego de que el extranjero perdió su trabajo.

“Ella le dijo que necesitaba dinero ya, porque tenía miedo de que pase algo grave. Claudio habló como media hora y le dijo que él ya le había advertido que el extranjero era muy raro”.
“Entonces Claudio se sentó en la computadora y buscó precios de pasajes de avión para enviarle los boletos a su mujer y sacarla de allí, ya que ella (por Polich) había pedido ayuda a la Embajada en México y le dijeron que no le darían hospedaje ni pasaje en avión para regresar”, contó Abad.

Mirta Sánchez, abogada y amiga de Gladis Polich, dijo que “el hombre no le daba ningún dinero la mujer y que para colmo se había enterado de que Urbina fue quien facilitó el dinero para que la médica escapara de México y esto lo había irritado en sobremanera”, relató.

Siempre según el testimonio de la madre de Urbina, “Gladis aprovechó que él había planeado un paseo fuera de su pueblo y estaba arreglando su auto, para escapar de la casa con la nena y con lo que llevaban puesto. Se hospedó en la casa de un ex amigo del mexicano y al otro día partió rumbo al aeropuerto. Hizo escala en Panamá y de allí a Buenos Aires, donde abordó un colectivo que la dejó en Corrientes, a la 1:30 de la madrugada a fines de marzo”, contó la madre de Urbina.


 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/01226_caso_urbina_la_madre_del_medico_apunto_al_mexicano_como_instigador_del_crimen-2.htm