Imprimir
05/07/2010 | 11:02hs
•NACIONALES

Política, pelotas y sondeos de opinión

El Gobierno quiere dar un reconocimiento tras la derrota. Cómo vieron los Kirchner el cruce con Alemania.
 

Después de una semana dura que culminó con la derrota de la Selección nacional, en Olivos doblan la apuesta y evalúan recibir a los jugadores en la Casa Rosada. Así lo confirmaron fuentes del Gobierno, que minimizaron el impacto político de la eliminación del equipo de Diego Maradona.

Néstor y Cristina Kirchner siguieron el partido contra Alemania junto a un puñado de colaboradores en la quinta de Olivos. Como previa al encuentro, anteanoche, el patagónico jugó el habitual picadito de fútbol. Estuvieron Carlos Zannini, secretario Legal y Técnico; Alfredo Scoccimarro, subsecretario de Medios, y Diego González, secretario de Aníbal Fernández. Luego, hubo asado y larga tertulia.

“Siempre que haya hechos positivos es bueno para el Gobierno. Teníamos la expectativa de salir campeones. Ahora habrá un clima de tristeza, pero creo que va a ser pasajero”, analizó un ministro. A eso, se suma que en los últimos días la Casa Rosada soportó reveces legislativos: la media sanción de la reforma del Consejo de la Magistratura y el avance opositor para fijar el 82% móvil a las jubilaciones.

Cristina Fernández miró por TV la mayoría de las performances de la Selección y, según un funcionario, “sufrió” cada partido. “Le gusta, aunque no conoce tanto de fútbol como la madre, que todavía va a la cancha a ver a Gimnasia”, sostuvo la misma fuente. Según sus íntimos, Néstor tenía entre sus preferidos a Lionel Messi y Carlos Tevez, el denominado “jugador del pueblo”.

Ayer, en la mesa chica del poder analizaban la posibilidad de realizar un encuentro con el equipo en Balcarce 50. Cristina había decidido recibir a los jugadores “sí o sí, ganen o pierdan”. No será fácil maniobrar en la agenda: la Presidenta tiene pautados actos durante la semana y el viernes viaja a Tucumán. Allí, en el Día de la Independencia, intentará revivir el despliegue y los aires festivos del Bicentenario. Después de eso, vuela directo a China, en el marco de una gira que durará hasta el miércoles.

Las principales espadas del Gobierno le restaron importancia a la despedida albiceleste de la Copa del Mundo. “Venimos recibiendo sondeos que nos dan muy bien. La derrota no va a cambiar el pensamiento de la gente”, sostuvo, muy positivo, un alto funcionario. “Va a haber mal humor por unos días, nada más”, evaluó un vocero. Además, agregó que fue llamativo “ver festejar a Angela Merkel, mientras Alemania se cae a pedazos”.

Casi todos los ministros siguieron el partido en familia. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, lo miró en Quilmes y, a diferencia de encuentros anteriores, no envió un sólo mensaje ni posteó fotos en Twitter durante en juego. Fanático de fútbol, fue uno de los más desanimados con la derrota.

El titular de Economía, Amado Boudou, almorzó en la residencia de sus padres, en Puerto Madero, desde donde siguió el match. El ministro de Justicia, Julio Alak, lo vio en su casa de La Plata y Débora Giorgi, de Industria, observó los 90 minutos en su departamento de Belgrano a pesar de que no le gusta ni un poco el fútbol.
 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/00704_politica_pelotas_y_sondeos_de_opinion-2.htm