Imprimir
29/06/2010 | 14:10hs
•NACIONALES

Papel Prensa + Ley de Medios + Sadous: Kirchner va por Clarín

Néstor Kirchner avanza hacia la intervención judicial de Papel Prensa, la vigencia del plazo de desinversión original de la Ley de Medios y la búsqueda de pérdida de credibilidad de Grupo Clarín ante la opinión pública. El múltiple ataque, supone el presidenciable, le permitirá recuperar cuotas de poder que ha perdido desde 2005 a la fecha.  

Que Néstor Kirchner y Grupo Clarín terminarían enfrentados nunca fue una información que sorprendiera. Junto a Eduardo Duhalde fueron socios coyunturales contra Carlos Menem en 2003 y, luego mantuvieron sus acuerdos, por beneficios mutuos.

Kirchner necesita de Grupo Clarín

> para obtener su autonomía respecto de Eduardo Duhalde y

> para organizar su búsqueda de permanencia en el poder más allá de 2007, cuando concluía su mandato original.

Grupo Clarín se cobraba el favor con la consolidación y expansión de su amplia red de negocios. De hecho, la fusión Multicanal/Cablevisión, que hoy día explica más del 60% de la facturación del holding, ocurrió gracias a Kirchner.

Pero en 2007 Kirchner ya se sentía confiado en sí mismo (no era el frágil paracaidista que había descendido sobre la Casa Rosada con apenas 23% de los votos en la 1ra. vuelta), y Grupo Clarín había dejado atrás el peligro de tener que acogerse a la Ley de Concursos y Quiebras para gozar de una situación financiera holgada, además de vengarse de Raúl Moneta, un enemigo de los '90.

De todos modos, es difícil entender la ferocidad del ataque de Kirchner a su ex contertulio Héctor Magnetto, a quien culpa, supuestamente, por la pérdida de imagen positiva, de credibilidad ante la opinión pública y de aliados políticos.

En verdad, fue Kirchner quien rompió su idilio con la clase media y media-baja al pretender imponerle usos y costumbres de la clase baja que, por impotencia o por indefensión, es más clientelar.

Los problemas de Kirchner comenzaron antes de la disputa con Grupo Clarín. Más bien podría afirmarse que los problemas de Kirchner fueron solamente menos visibles gracias a la complicidad de Grupo Clarín.

Que Grupo Clarín es un mal socio, lo saben todos. Que Grupo Clarín no puede tener aliados, es casi de perogrullo. Y está a la vista de todos la escasa solidaridad que pudo provocar desde que es un blanco móvil de Kirchner.

Pero, detrás de la embestida de Kirchner, hay algo más ya que, en definitiva, todos los argumentos y las tácticas que hoy día utiliza ya estaban incorporados en el memorando que en 2003 le hizo llegar Moneta. Sin embargo, en ese momento Kirchner respaldó la alianza con Grupo Clarín, explicitada a través de la presencia de Alberto Fernández en la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación entre 2003 y 2008. Y cuando Fernández decidió renunciar, en una explosión casi como la de Jorge Taiana hace algunos días, Kirchner lo mantuvo en el directorio de Papel Prensa como su representante ante Grupo Clarín y Sociedad Anónima La Nación, los socios del Estado de la empresa.

Credibilidad

La cuestión de fondo es que Kirchner se encuentra convencido de que la derrota de Grupo Clarín será un mensaje devastador hacia los otros grupos corporativos. Kirchner considera que la recuperación de su potencial electoral será proporcional a la demostración de poder. Y que sus adversarios perderán la mayor boca de expendio para sus críticas a los Kirchner.

En tanto, los dueños de Grupo Clarín siguen confundidos. No saben cómo reaccionar ante una situación inédita para ellos porque Carlos Menem -el otro mandatario al que enfrentaron, después de beneficiarse intensamente de su gestión- nunca se atrevió a tanto. Ni siquiera cuando aún mantenía el espejismo de la re-reelección.

Los dueños de Grupo Clarín lucen desorientados. Así lo demostró la respuesta de Héctor Magnetto el viernes 25/06 a la verborragia despiadada de Kirchner y de su jefe del Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández. Fue un texto lavado, demasiado defensivo, de compromiso, casi una formalidad para cumplir con la 'propia tropa' que le exigía blandir un comunicado en nombre del honor.

Kirchner interpretó de inmediato que Grupo Clarín sigue maniobrando a la defensiva y multiplicó sus ataques.

Debe recordarse que todavía la Justicia no cuenta con el resultado del análisis del ADN de Marcela y Felipe Noble Herrera, los hijos de Ernestina, la accionista Nº1 del grupo, que debe confirmar o desmentir si uno de ellos es hijo de detenidos-desaparecidos.

Kirchner cree que si se confirman las sospechas de Abuelas de Plaza de Mayo, será un puñetazo demoledor a la credibilidad de Grupo Clarín, debiéndose agregar que alguno de los intelectuales (ladri) progresistas que visitan a los Kirchner le ha explicado lo importante que resulta para un medio de comunicación el activo intangible llamado 'Credibilidad'.

Papel Prensa

Mientras tanto, Héctor Timerman, el canciller más genuflexo que se recuerde desde 1983, decidió sumarse a esa erosión. Y contribuyó con su carta al titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Eduardo Fellner, solicitándole que haga públicas las declaraciones del embajador Eduardo Sadous en la reunión a puertas cerradas con legisladores.

Timerman considera que Sadous no dijo lo que publicó Clarín, al menos no lo expresó en los términos informados por Clarín. Además, Timerman cree que difundiendo los dichos de Sadous se le quitará presión a Julio De Vido, que es el objetivo de toda la polémica.

"Usted comprenderá que, en la dinámica de las relaciones diplomáticas que la Argentina mantiene con 182 países, hay situaciones que requieren cierta confidencialidad. No me extrañaría que muchos países, enterados de esta situación, podrían dudar sobre la confiabilidad que desde nuestra independencia siempre ha honrado la República Argentina. También me preocupa que nuestro pueblo conozca la verdad sobre los actos de gobierno y que éstos no sean distorsionados por intereses sórdidos de sectores corporativos que anteponen sus mezquindades a costa del bienestar de la sociedad toda", explicó Timerman a Fellner.

En forma casi simultánea, el presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Alejandro Vanoli, afirmó que "una actuación presumarial" que se realizó en ese organismo determinó que "hay presunciones de hechos graves" ocurridos en la empresa Papel Prensa, y por eso se "decidió abrir un sumario administrativo para analizar la conducta de los directores, de los síndicos y del Consejo de Vigilancia" en Papel Prensa.

Vanoli explicó el motivo por el cual la CNV resolvió ayer iniciar sumarios a los síndicos de Papel Prensa, Alberto Jorge Gowland Mitre y Jorge Carlos Rendo, a los miembros del directorio de la firma y a los integrantes de la Comisión Fiscalizadora y del Consejo de Vigilancia.

En declaraciones a Canal 7, el titular de la CNV dijo que "también hay que decir que la Comisión de Valores está analizando, por otro lado, los distintos actos que se cometieron entre el 2002 y este año, porque de verificarse esta conducta, que estábamos hablando de que los síndicos y los directores son los mismos, esto implica que los actos que hubieran tomado en la sociedad son irregulares".

"Habrá que ver de poner a disposición de la justicia estas decisiones, porque puede haber nulidades; es muy poco frecuente que en las sociedades haya la magnitud de irregularidades acumulativas que están siendo verificados, como en este caso, como es el de Papel Prensa", añadió Vanoli.

Kirchner va por la intervención de Papel Prensa, se dice en el kirchnerismo. Sin la gestión de Papel Prensa, se especula, Grupo Clarín no podría sostener su abanico de productos gráficos.

Además, se puede presionar judicialmente a varios de sus ejecutivos entre quienes Kirchner espera encontrar un 'arrepentido', que es lo que más él anhela por estos días.

Ley de Medios

A su vez, Kirchner mantiene su presión para destrabar la aplicación de la denominada 'Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual'.

Kirchner anunció desde Neuquén, donde concurrió a inaugurar una sede del Partido Justicialista, que desde el lunes regirá la aplicación plena de la Ley, comenzando por el exiguo plazo para desinversión en las licencias excedentes.

En el Congreso, hay legisladores que trabajan en un proyecto de reforma a la Ley de Medios precisamente para modificar el plazo de desinversión, pero Kirchner aún puede bloquear ese intento de reforma. Al menos es lo que él opina, siempre que pueda exhibir su poder.

En ese contexto, el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), Gabriel Mariotto, se refirió al fallo de la Cámara Federal de Salta que revocó la medida cautelar que suspendía la aplicación de la Ley y dijo que el lunes 28/06 publicará en la web de AFSCA un texto base para “activar el Decreto 1.172 de elaboración participativa de normas”.

Es una cuestión básica para avanzar en la reglamentación de la Ley Nº 26.522, de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Los aportes podrán hacerse durante 15 días en la página web y en la mesa de entrada de la Autoridad Federal de Aplicación.

Pregunta

Sin embargo, desgarrando o descuartizando a Grupo Clarín, ¿Kirchner realmente recupera su potencial electoral? Muchos creen que -más allá de Grupo Clarín y las simpatías o enojos que pueda provocar- en ese concepto hay un grave error de apreciación de Kirchner ya que, en verdad, él está multiplicando o potenciando aquellas conductas que provocaron su crisis con un sector de la población.

Y, además, sigue sin resolver problemas de fondo en la Administración que sí pueden gravitar durante el curso del año electoral 2011.

Pero ese concepto ninguno de sus colaboradores se lo explicitará. Todos ellos rescatan la placidez de la euforia de estos días.

 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/00553_papel_prensa_+_ley_de_medios_+_sadous_kirchner_va_por_clarin-2.htm