Imprimir
12/06/2010 | 17:59hs
•POLíTICA

El Mundial sirvió para marcar la agenda política y las candidaturas

Este mes se podrán en juego las especulaciones sobre el rédito que los resultados de Argentina le pueden dar al Gobierno y a la oposición.  

Diego Maradona y sus 23 jugadores están en el balcón de la Casa Rosada, con la Copa del Mundo en sus manos, y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a su lado. Desde abajo, una multitud los ovaciona. Ese es el escenario que asusta a la oposición y entusiasma al Gobierno. Aunque parezca mentira, existe el mito –no sólo atribuible a esta administración– de que un buen resultado en el Mundial puede darle réditos al poder de turno. Como si hubiera una suerte de transferencia de todo lo positivo que ocurre en el país hacia la gente, que retroalimenta al que gobierna. Sucedió con el Bicentenario: el Gobierno intentó apropiarse del humor social que colmó los festejos patrios. Y, envalentonado, dejó trascender un paquete de medidas populares, que aún no se materializaron.

“Después de esos cuatro días de fiesta, si salimos campeones del mundo con Diego (Maradona) a la cabeza, hasta yo me animo a una candidatura”, dijo hace unos días el sindicalista Hugo Moyano.

Algunos funcionarios a-dhieren al espíritu exitista. “Si ganamos el Mundial... ¡Adelantamos las elecciones!”, tiró, eufórico, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, frente a empresarios de la carne hace dos meses.

Un ministro, en voz baja, opinó que el Mundial va a congelar la agenda política, pero aclaró que, sin dudas, un triunfo de la Selección “será positivo para el Gobierno”. El mismo ministro recordó que a tal punto los presidentes buscan rédito en el fútbol que en el ‘86 Raúl Alfonsín hizo lobby para echar a Carlos Bilardo, porque estaba convencido de que con el DT no pasarían la primera rueda. También todos recuerdan el uso político que hizo Jorge Rafael Videla con la Copa del Mundo en 1978, cuando intentó tapar sangre, torturas y muertes con goles.

“En este momento, el 70 por ciento del electorado está buscando un candidato para votar en contra de Kirchner. El Gobierno está en una situación tan complicada frente a la opinión pública que aunque piense en el Mundial, o en la Virgen de Luján, tiene un partido difícil”, graficó el politólogo Heriberto Muraro en diálogo con PERFIL. Y añadió: “En este momento la atención de la gente está puesta en las góndolas del supermercado. Lo único que le importa es la inflación”.

¿Puede el Gobierno aprovechar la distracción para meter medidas impopulares? “No recuerdo que un Gobierno haya intentado tomar medidas anti populares durante un Mundial. Sí durante las vacaciones de verano, donde la gente tiene la cabeza puesta en otra parte”, explicó a este diario el politólogo Carlos Fara.

¿Se va a paralizar el mundo político? Es lo más probable, aunque los precandidatos presidenciales anticipan que no suspenderán ningún acto por los partidos de fútbol. Sí aprovecharán para sacar rédito. Francisco de Narváez, por ejemplo, ya empezó a palpitar el Mundial: vio la inauguración junto a su equipo de trabajo en el local central de Unión Celeste y Blanco. Lo mismo harán otros. Felipe Solá verá los tres partidos de la primera fase en bares porteños. Y Mauricio Macri aprovechará las dos pantallas gigantes que su Gobierno colocó en Parque Centenario y en Plaza San Martín. El ministro de Economía, Amado Boudou, verá el debut argentino en un centro de jubilados. Néstor Kirchner no detiene su campaña. Sus operadores le organizan actos en el Conurbano y el interior. “Y mientras tanto, recibe concejales, intendentes y gobernadores”, contó una fuente que lo ve asiduamente en Olivos.

Sigue
El temor a la parálisis legislativa

En el Congreso el Mundial se vive de dos maneras distintas, contradictorias entre sí. Por un lado, es común escuchar en los pasillos el comentario de que “va a ser difícil que se trabaje durante el Mundial”. Sin embargo, la mayoría de los legisladores opina lo contrario y sostiene que van a hacer “todos los esfuerzos para que el Congreso siga funcionando, a pesar del Mundial”.

A diferencia de ediciones anteriores, este año ningún diputado o senador se animó a confirmar que viajará a Sudáfrica. De hecho, los presidentes de los bloques repiten que su elenco va a estar presente todo el mes. “Tienen miedo a los escraches”, aseguró Marcela Rodríguez, de la Coalición Cívica. “Al que se vaya nos vamos a encargar de que se sepa, porque tiene que estar acá trabajando”, coincidió el radical Oscar Aguad.

Hace una semana, los presidentes de bloque de la oposición de Diputados se reunieron para coordinar la estrategia a seguir en el futuro inmediato. Uno de los puntos a tratar fue el Mundial. Todos coincidieron en la necesidad de mantener la actividad y evitar la imagen de un Congreso paralizado.

Para Enrique Thomas, del Peronismo Federal, el rumor de la parálisis parlamentaria surge de las filas del kirchnerismo. “Es la estrategia que vienen teniendo, de que el Congreso no funcione. Kirchner y Cristina dieron la orden de no trabajar”, aseveró. “Ahora la excusa es el Mundial, después serán las vacaciones de invierno”, agregó.

Fuentes cercanas a Agustín Rossi negaron la acusación y afirmaron que “la idea no es paralizar el Congreso, ni mucho menos”.
 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/00313_el_mundial_sirvio_para_marcar_la_agenda_politica_y_las_candidaturas-2.htm