Imprimir
10/06/2010 | 20:20hs
•POLICIALES

Mañana declara una médica

Es una profesional que atendió a la víctima después de la agresión. Un testigo sería declarado rebelde y lo harían comparecer por la fuerza.


Mañana, a las 10, en el Juzgado de Instrucción Nº 2, una médica brindará su testimonio sobre el incidente que protagonizaron la doctora Andrea Alcaraz y su ex marido, Pablo Vandecabeye.
La testigo, de nombre Belén, atendió a Alcaraz luego de sufrir las lesiones en el rostro. Por otra parte, fuentes allegadas al hecho consultadas por La República, dejaron trascender que hay un testigo que está a punto de ser declarado en rebeldía y podría ser conducido por la fuerza pública. Se trata de un agente de seguridad privada.
Se supo además que la próxima semana seguirá la ronda de testimoniales con aquellos que no asistieron cuando fueron citados, además de testigos que propuso la defensa.
También es probable que el juez de la causa cite a los peritos que examinaron las lesiones a Alcaraz y que habrían considerado que “fueron graves” y “no gravísimas”.

Testigo objetada
El doctor Hugo Benítez, en declaraciones realizadas ayer por la tarde al programa La Revista que se difunde por LT7 Radio Corrientes, habló sobre los últimos trámites que concretó como defensor de Pablo Vandecabeye.
Indicó que “hay una sola persona que presenció el hecho. Es un oficial de la Policía de Corrientes de apellido Cabral.
La otra es la doctora Berrastro, que es la jefa de Residentes. Pero no vio el hecho. Ella estuvo en los momentos previos y posteriores.
Agregó que “lo que relatan los testigos confirma la hipótesis que viene sosteniendo esta defensa, que el incidente no constituye una tentativa de homicidio”.
Señaló que “el relato de la doctora Berrastro quedó como un testimonio subjetivo, es decir interesado”. “Tenemos conocimiento de que ella participó de una tarea de recolección de firmas para pedir el cambio de carátula y también participó en el juicio por la tenencia del hijo que Vandecabeye tuvo con la doctora Alcaraz.”
Al realizar estas actividades, la doctora, que está en su derecho de hacer, no puede decir que le comprendan las generales de la ley.
Si ella firma un petitorio pidiendo un cambio de carátula significa que tiene un interés particular en la causa. No es un testigo objetivo. Pero, además, la doctora Berrastro dejó algunas evidencias importantes para esta defensa.
Vandecabeye fue varias veces a visitar a su ex mujer al hospital y en ninguna oportunidad la víctima reflejó temor, por lo tanto lo que ocurrió aquel día fue un hecho aislado de violencia”.
Recordó que “el oficial Cabral se mantuvo en sus expresiones y pone de manifiesto que el incidente comenzó con una discusión y después se produjo la agresión”.
No fue un hecho premeditado. Sobre los destornilladores, el doctor Benítez sostuvo que “si Vandecabeye tenía destornilladores como salieron a afirmar, también cabe la pregunta, por qué no los utilizó si es que la quería matar. Entonces, esta circunstancias con los destornilladores que se pretende aparecer como negativa para el imputado no tiene peso”.

El procesamiento
El abogado Benítez enfatizó que “la carátula seguirá siendo la misma hasta que no se resuelva la situación procesal del imputado. Se mantiene como lesiones gravísimas. La carátula se ratifica o se modifica después que se produzcan todas las pruebas, las que deberán ser evaluadas por el juez de la causa, quien deberá encuadrar el delito para procesarlo, a la vez deberá contar con las pruebas para sostener los cargos”.
Ante la pregunta del periodista de cómo se mide si el agresor tuvo o no intenciones de matar, el doctor Benítez explicó que “se determina la intención de matar o no por circunstancias objetivas que rodean al hecho”.
El profesional indicó que “sería irrazonable pensar que si alguien trama un homicidio, no lo hará a plena luz del día ante numerosas personas y guardia policial y privada, como en el caso del hospital Pediátrico”.

 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/00253_manana_declara_una_medica-2.htm