Imprimir
09/06/2010 | 11:43hs
•DEPORTES

Jorge Mendes, dueño de 10% de Di María, representante de Cristiano Ronaldo y Mourinho

Jorge Mendes Agostinho trabaja en su empresa Gestifute (Gestión de Carreras de Profesionales Deportivos), y desde 2004 se ha convertido en uno de los personajes más populares del fútbol profesional. Hijo de Manuel Mendes, un empleado de la Administración Pública portuguesa, y María Agostinho, ama de casa, cambió su Lisboa natal, por la bella villa Viana do Castelo, a 50 kilómetros de la frontera con Galicia: "Porque antes de ser agente, mucho antes de todo eso, Jorge era futbolista.
 

Y con 21 años se fue a buscar fortuna al Vianense", explican en su círculo íntimo. Él fue centrocampista izquierdo, pero al llegar al club, de 2da. B, pidió la cesión de la gestión de las vallas publicitarias del estadio. Y así comenzó todo.
 

N. de la R.: José Mourinho es representado por Jorge Mendes, quien a su vez es propietario de parte del pase de Ángel Fabián Di María (10%). Por lo tanto es casi lógico que Mourinho le pida al Real Madrid la contratación de Di María. El fútbol profesional se desenvuelve en esos términos y quien no lo comprenda, puede desorientarse en cómo es la trama de los negocios que marcan una actividad millonaria, más allá del deporte específicamente hablando).


MADRID (Cotizalia). Muy poco queda de aquel modesto agente de jugadores que echó a andar con el portero Nuno y su traspaso al Deportivo en 1997. Antes recorría las carreteras portuguesas y españolas conduciendo vehículos de clase media, ahora surca los aires de medio mundo a bordo de un avión privado, habitual medio de transporte que utiliza a diario Jorge Mendes, uno de los hombres más poderosos del fútbol actual y que desde su posición de representante de José Mourinho ha desembarcado en el Real Madrid, de la misma manera que antes hizo en Oporto, Chelsea e Inter. En el club blanco lo tiene más sencillo porque ya cuenta con el apoyo de Cristiano Ronaldo en 1er. lugar y el de Pepe en 2do.

Ahora Mendes cuenta con 30 empleados y una empresa llamada Gestifute, que acostumbra a mover €200 millones en diferentes operaciones cada verano y que cuenta con cien jugadores de los mejores jugadores del mundo en sus filas. Mendes fue jugador de 2da. B en el Vianense, equipo al que compró las vallas de publicidad, para después montar una cadena de videoclubes, unas discotecas y conocer a Nuno (N. de la R.: El arquero Nuno estaba en el Vitoria de Guimarães y conoció a Jorge en una discoteca que éste tenía. Mendes se ganó la confianza de Augusto César Lendoiro, presidente del Deportivo de La Coruña, y éste contrató a Nuno. Después Mendes ubicó a Costinha, del Nacional, de 2da. División, en el Mónaco. Así comenzó todo).

En la actualidad su agenda teléfonica está repleta de números de los principales presidentes de los mejores equipos de fútbol, su cuenta bancaria rebosa de millones de euros y, como no, se ha convertido al selecto club de los moradores de La Finca de Pozuelo.

Jorge Mendes no tuvo un inicio sencillo. El mercado portugués estaba copado por José Veiga y Palio Barbosa. Con el primero, agente de Luis Figo cuando dejó el Barcelona con destino al Real Madrid, terminó a golpes con él en un aeropuerto. Al segundo le fue dinamitando y quitando los mejores jugadores que tenía, el último Miguel Veloso. Su secreto, al margen de contar con Mourinho y Cristiano Ronaldo, es el de comprar jóvenes talentos portugueses y brasileños y vender parte de su pase a los equipos.

En el Oporto funcionó hasta que hace un par de temporadas se produjo un cortocircuito y ahora su centro de operaciones es el Benfica. Parte del pase de Di María, por ejemplo, es de su propiedad, circunstancia que se repite con David Luiz, jugadores, pretendidos, curiosamente, por el Real Madrid. La receta es sencilla: compra barato y joven en Sudamérica y utiliza Portugal como lanzadera.

Muchos afirman que una de las claves del éxito de Mourinho es tener al lado a Mendes, pero otros, como el propio Moratti, le acusan de las desmesurada ambición del técnico, que no dudó en dejar plantado primero al Oporto y ahora al Inter. Es más, el máximo accionista del Inter le pidió como precio de la libertad de Mourinho que le liberara de Quaresma y Motta, 2 de los jugadores que colocó en el club italiano.

Lo cierto es que el mánager del ya entrenador del Real Madrid se mueve como pocos y cuando menos te lo esperas está metido de lleno de las operaciones más importantes del club en cuestión. Lo hizo con el sospechoso y señalado por la justicia Pinto da Costa, presidente del Oporto. Ya con Mourinho de entrenador, el agente se hizo dueño del Oporto, hasta que fueron seducidos por el dinero de Abramovich y el glamour del Chelsea.

Dicen que en el verano de 2004 se llevó una comisión de €65 millones por el pase Mourinho y 4 jugadores (Costinha, Paulo Ferreira, Tiago y el checo Peter Cech). Ese verano también colocó a Deco en el Barcelona. Antes de la firma, Mendes se citó en Oporto con el entonces candidato a la presidencia del Real Madrid Florentino Pérez. Mendes fue a buscar al aspirante al aeropuerto a los mandos de un Porsche deportivo. Como es lógico, los guardaespaldas de Florentino tuvieron que seguir al coche en un taxi porque en el Porsche no había sitio para más. Lo peor fue que el movimiento de Pérez sólo sirvió para que tanto Barcelona como Chelsea pagaran más porque al parecer ya estaban comprometidos antes del viaje. A Florentino no le hizo ni pizca de gracia.

Cuando Abramovich decidió terminar con la era Mourinho, Mendes no tuvo ningún tipo de reparo a la hora de colocar en el aún caliente banquillo del Chelsea a Scolari, al que después colocó en Uzbekistan. Entre una y otra operación se calcula que ingresó otros €10 millones de comisión. Así es la sombra de Mourinho. Un gran agente, pero un tipo sin escrúpulos. El Manchester United también ha sido otro de los equipos en los que ha actuado el portugués. Tras Cristiano Ronaldo, llegaron Nani y Anderson por los que pagaron €65 millones.

Los empleados del Real Madrid conocen a Mendes con el apelativo del amigo de Calderón y Mijatovic. Tal es así que alguno de los empleados del club que trabajó en la época Calderón ha colaborado estrechamente con el portugués en los primeros meses de Ronaldo en el Real Madrid. Y es que el portugués se enganchó a la manera de hacer del imputado ex presidente a partir del fichaje de Pepe, por el que se pagaron €30 millones en un traspaso investigado por la fiscalía portuguesa y nunca aclarado. No fue el único que llegó, pero sí el más importante.

Intentó colocar a Quaresma, Lucho González, a Scolari, al propio Di María... Uno de los fichajes más llamativos fue el del juvenil Alipio. Portugués de origen brasileño, llegó al Real Madrid con 16 años y tras pagar €2,5 millones por el que se presumía iba para figura y ahora que pasea sin pena ni gloria por Valdebebas. Apuesta arriesgada, pero hasta que se puede considerar habitual.

El pase del jugador era propiedad de su club de procedencia y de Mendes. Lo curioso, las cláusulas que logró incluir en el contrato. Si Alipio jugaba con el primer equipo, €2 millones, cantidad que se multiplicaba hasta llegar a los 20 partidos y €10 millones. Alipio igual no ha salido tal cual esperaba, pero tiene claro que ese es el futuro, es decir, comprar jugadores y ejercer de propietario de ellos.

Sus inicios en España no fueron sencillos, pero algo debe tener cuando los equipos en los que ha trabajado repite. Deportivo, el primero, para después pasar por Barcelona (Márquez y Motta), Atlético (Hugo Leal, Seitaridis, Maniche, Simao), Real Madrid (Ronaldo, Alipio, Mourinho, Pepe...). La experiencia negativa la tuvo con el Valencia por el fallido traspaso de Simao.

Esquivo con la Prensa, en los pocos reportajes que se ha dejado hacer no ha posado para las fotos, pide que se le hagan las fotos como el que no quiere la cosa, sin posar ante las cámaras. Suele comtrolar a los mejores periódicos de cada país. Maneja como nadie las supuestas ofertas que llegan a sus jugadores, pero visto los antecendentes de los desemboarcos que llegan de la mano de Mourinho, no es de extrñar que los rumores se multipliquen. Lógico y si no que se lo pregunten a Abramovich y a Moratti. ¿Logrará lo mismo en el Real Madrid?

 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/00203_jorge_mendes_dueno_de_10_de_di_maria_representante_de_cristiano_ronaldo_y_mourinho-2.htm