Imprimir
08/06/2010 | 08:57hs
•POLíTICA

No olvidar: Los Noble Herrera al Durand y Scioli recibe apuestas

La reaparición de Daniel Scioli en las columnas políticas dominicales no kirchneristas, ¿es a causa de que han fracaso los intentos de promover un firme candidato alternativo desde el peronismo disidente, o es que realmente Scioli está en un proyecto de independencia de los Kirchner?

 

Algo más: ¿es un proyecto de independencia de los Kirchner o de superación de los Kirchner, presentándose como un candidato de todo el peronismo?

Y algo más: ¿es la demostración de que, más allá de Artemio López y Roberto Bacman, Néstor Kirchner tiene serios problemas de imagen pública?


Clave Nº1: Marcela y Felipe Noble Herrera al Hospital Durand

Los análisis de ADN de Felipe y Marcela Noble Herrera, se iniciarán el lunes 07/06 a las 8:30 en el Banco Nacional de Datos Genéticos, ubicado en el Hospital Durand, para comenzar a determinar la identidad de los hijos adoptivos de la drectora del grupo Clarín, Ernestina herrera de NOble.

La jueza que lleva la causa, Sandra Arroyo Salgado, dispuso la semana pasada que las pruebas comiencen a realizarse mañana para determinar si se trata de hijos de desaparecidos apropiados durante la última dictadura.

Los análisis se realizarán con el material genético de Felipe y Marcela Noble Herrera que será cotejado con las muestras almacenadas en el Banco Nacional de Datos Genéticos que funciona de la Unidad de Inmunología del Hospital Durand.

"Los materiales seuestrados posibilitarán la pronta realización del estudio pericial de histocompatibilidad, cuya concreción sin dilaciones fue ordenada expresamente por el Superior", afirmó la jueza Arroyo Salgado que la semana pasada fue recusada por el abogado Gabriel Cavallo patrocinante de Marcela y Felipe Noble Herrera.

Gabriel Bencivengo escribió en el semanario kirchnerista Miradas Al Sur:

"Mañana será un día clave en el Banco Nacional de Datos Genéticos, donde está previsto que en horas de la mañana comiencen los peritajes. También en la sala de audiencia de la Cámara Federal de San Martín. Allí, los jueces Rudi, Mansur y Crack escucharán los argumentos de Cavallo para insistir en la recusación de Arroyo Salgado. También estarán presentes los abogados de Abuelas de Plaza de Mayo. Luego, los camaristas tomarán una decisión que, según los consultados, no será otra que ratificar lo actuado por la jueza y confirmarla al frente de la causa.

Cavallo intentará probar que Arroyo Salgado prejuzgó con anterioridad a su intervención en el expediente. En síntesis: que adelantó opinión sobre el delito que se le imputa a Herrera de Noble –sustracción de menores y supresión de estado civil– cuando resolvió en noviembre del año pasado sobre la situación procesal de Roberto Marquevich en la causa penal que la dueña de Clarín le inició al ex juez federal por llamarla a indagatoria y ordenar su detención. Lejos de opinar sobre la conducta imputada a la viuda de Noble, Arroyo Salgado evaluó la actuación del ex magistrado.

En esa ocasión, la jueza evaluó “jurídicamente atendible” y “fácticamente viable” la decisión de Marquevich por existir una sospecha suficiente de que Herrera de Noble colaboró para hacerse de dos menores por la vía de una aparente adopción legal, cuando en verdad contribuía en el ocultamiento o en la comisión de las apropiaciones. De allí que concluyera que Marquevich no tomó una resolución abusiva y arbitraria al ordenar su detención. Una medida que –según consta en la causa– la jueza jamás consideró adecuada o compartida.

Más allá de la resolución de los camaristas sobre la recusación planteada por Cavallo, lo cierto es que la audiencia de mañana no suspenderá el inicio de las pruebas en el Bndg. Tampoco frenará el proceso contra Ernestina Herrera de Noble, imputada de un delito de acción pública que podría derivar en un pedido de indagatoria de la dueña de Clarín por parte de la fiscal Rita Molina, quien –al igual que Arroyo Salgado– no quiere más dilaciones en la causa. (...)".


Clave Nº2: Si no es Macri... ¿puede ser Scioli?

Joaquín Morales Solá en el diario La Nación expone que el peronismo disidente necesita un candidato ganador. Si no es Mauricio Macri, porque le falta peronismo, ¿podría ser Daniel Scioli? Morales Solá, obviamente, descarta a Francisco de Narváez y a Eduardo Duhalde.

"(...) Néstor Kirchner se debate, en rigor, en medio de contradicciones tan íntimas como políticas. Quiere ser él quien compita el año próximo por el poder central del país. No hay dudas sobre eso. Pero, al mismo tiempo, sabe que no puede eclipsar a su esposa porque ésta no se lo permitirá y porque esa desaparición de Cristina terminará arruinando a los dos. Consecuencias inevitables cuando el poder se convierte también en el bien ganancial de un matrimonio.

Pero ¿es todo tan seguro para los Kirchner como para que ya se adviertan tales forcejeos? Hay que mirar hacia la vereda de enfrente, porque ninguna sociedad dará nunca, conscientemente al menos, un salto al vacío. ¿Qué sucede entre sus eventuales rivales? El panradicalismo decidirá hoy en la provincia de Buenos Aires cómo será en adelante. Dejemos que las cosas sucedan.

A pesar de todo, la mayor fragmentación puede observarse en el peronismo disidente. La mesa de peronistas se armó, pero se desarmó.

Hoy está más lejos que hace un mes , confesó uno de sus principales dirigentes. Mauricio Macri cree, como un neomarxista, en el determinismo histórico: los dirigentes peronistas terminarán colgados de sus faldas, asegura, por imposición del clamor de sus bases.

Eduardo Duhalde y Felipe Solá defienden la pureza de la raza que creó Perón: Macri no es peronista; sólo podría ser un aliado , dicen a coro. Francisco de Narváez quiere sentarse en una mesa peronista sólo si nadie se proclama de antemano candidato presidencial.

Los eventuales problemas de Macri son Carlos Reutemann y De Narváez, porque atienden la misma clientela electoral que el líder capitalino.

(...) Sin genes peronistas, es cierto, Macri no puede ser desdeñado por los peronistas. Gran parte de sus votantes nacionales son simpatizantes peronistas. Por eso, el propio Macri tampoco puede aspirar a un triunfo en 2011 sin el apoyo de un sector, por lo menos, del peronismo. Deberá ser un encuentro a mitad de camino. Nadie irá a buscar a nadie , dedujo uno de los principales referentes del peronismo disidente. Macri quedó notificado.

Duhalde se sienta en la mesa peronista, pero se levanta cuando van a servir la comida. Prefiere, por ahora, comer solo. Olfatea que su candidatura puede crecer en los próximos meses. Solá hace lo propio; quiere sentarse en ese concilio cuando pueda exponer más fortaleza electoral que ahora. Acaba de labrar una estrategia común con Mario Das Neves para recorrer el país.

Todos dicen, con matices diferentes, que el peronismo disidente elaborará una fórmula común antes de fin de año. Nadie descarta tampoco recurrir a Daniel Scioli para el entramado de un proyecto nacional no kirchnerista, aunque el gobernador prefiere, por ahora, buscar la reelección en Buenos Aires. (...)".


Clave Nº3: Más apuestas no kirchneristas a Daniel Scioli.

Eugenio Paillet, en La Nueva Provincia, de Bahía Blanca, coincide con el enfoque de Morales Solá.

"Daniel Scioli ha hecho malabares, en los últimos días, para no provocar reacciones en Olivos. El gobernador vuelve cada tanto por sus fueros y tiene arranques de independentismo de sus mandantes, y una de esas actitudes ha sido la de reafirmar, frente a algunas presiones del entorno kirchnerista sobre su futuro político, como lo fue el globo de ensayo que lanzaron sobre una repetición de la fórmula que integró con Kirchner en 2003, para los comicios del año que viene, que irá por la reelección en la Provincia.

Hay que decir que ese gesto y la interesada salida a los medios para proclamar la candidatura local no es para nada casual. Hay, en el entorno del santacruceño, quienes piensan que Kirchner sigue bajo en intención de voto y que no lograría despegar más allá del 30 por ciento, lo que convierte todavía más en enorme utopía la idea de ganar en primera vuelta con el 40 por ciento de los votos. Y creen que sumar a Scioli al binomio tal vez le daría ese plus de calidad que le está faltando.

El mandatario provincial ha sido de los primeros en advertirlo, y por eso mandó a sus voceros a reiterar que su destino está atado a intentar conseguir cuatro años más en La Plata. Scioli buscó tapar hasta donde pudo datos crueles que arrojaron al menos dos encuestas conocidas la semana anterior, una de ellas realizada por Julio Aurelio, en la que el gobernador aventaja por más de 20 puntos en imagen a Néstor y a Cristina en todo el territorio provincial, lo que incluye el Conurbano, al que el matrimonio considera el último bastión en su intento por evitar el inexorable clima de fin de ciclo que se palpa en el ambiente.

El esfuerzo por escamotear esos datos no alcanzó para torcer una realidad todavía más dura: Sergio Massa, Francisco De Narváez y hasta el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, tienen mejor imagen entre los bonaerenses que la pareja presidencial, lo cual, de algún modo, disimula aquellos nerviosos movimientos del ex motonauta durante los últimos días, para intentar tapar el sol con una mano.

La verdad, los Kirchner miden mal en la Provincia y ese es un dato de la realidad que recoge nada más ni nada menos que el pensamiento de los habitantes a quienes se consulta. Scioli puede querer no incordiar al matrimonio para no complicarse su propio futuro o no ser objeto de represalias. Lo que no puede es querer borrar esos datos con pases de magia o burdos tachones a las encuestas que él mismo encargó.

Algunas luces de alarma se han encendido, por estos días, en despachos de intendentes del 1er. y 2do. cordones del Conurbano y también entre algunos gobernadores peronistas aliados de la Casa Rosada. Es que, al margen de los espejitos de colores que intenta vender el oficialismo, ciertamente aquellos números en los que Kirchner aparece por debajo en imagen y en intención de voto de quienes podrían ser sus contrincantes el año que viene, como es el caso de Macri y hasta la hipotética candidatura presidencial de De Narváez, generaron nerviosos movimientos.

Hay jefes comunales que han hablado con Eduardo Duhalde, para escuchar de su boca un análisis del panorama. Y han comentado su preocupación por el hecho de que alguien pretenda llevarlos a un salto sin red. Uno de esos caciques del oeste del Gran Buenos Aires lo expresó de esta forma durante uno de esos encuentros, según voceros duhaldistas: "Kirchner parece muy cerca de su techo en intención de voto, lo que lo deja más cerca del fracaso que de la gloria, porque si no gana en primera vuelta no tiene ninguna chance. Y con Kirchner no hay plan B: o es él o el infierno", razonó a continuación.

Se sabe: los caciques del Gran Buenos Aires repiten, en esa y otras reuniones, que no van a jugar a perdedor, y que a los líderes se los acompaña siempre, aunque sólo hasta la puerta del cementerio. El impulso que quiere dar Duhalde a un acuerdo entre todo el peronismo disidente, para que se encolumne detrás de un solo candidato que sea el que enfrente a Kirchner entusiasma a franjas de intendentes y mandatarios provinciales que militan en el kirchnerismo crítico. (...)".


Clave Nº4: Y siguen aumentando las apuestas por Daniel Scioli.

Eduardo van der Kooy, en el diario Clarín, coincide con Morales Solá y Paillet:

"Daniel Scioli se sintió la última semana incómodo como pocas veces. ¿Qué ocurrió que pudiera turbarlo tanto? Creyó descubrir algún objetivo diabólico detrás de la intención de Néstor Kirchner –una entre varias– de arrimarlo de nuevo junto a él para la aventura electoral del 2011. “Daniel tiene hambre pero no se conforma con otro plato de lentejas”, ilustró un peronista que lo frecuenta.

Volver, en hipótesis, a la candidatura a vice significaría alejarlo para siempre de peleas más trascendentes. Y condenarlo tal vez a la jubilación: las propias encuestas que el gobernador maneja siguen indicando, más allá de los buenos humores del Bicentenario, que el ex presidente caería sin remedio en un balotage. La ingeniería de llegar al 40% y sacarle diez puntos de ventaja al segundo sólo forma parte de eso: de una ingeniería. Similar a la que se tramó en Buenos Aires para las legislativas del año pasado: bastó entonces con la buena voluntad de Francisco De Narváez para arruinar la fiesta política del kirchnerismo.

Scioli ha visto en las últimas horas dos pinceladas de aquel paisaje. El trabajo de una consultora que acertó con el triunfo de De Narváez, revela que el ex presidente sería derrotado por Julio Cobos y por Mauricio Macri. Esas no parecieran sorpresas. Sí lo sería, en cambio, la virtualidad de un empate si el contrincante en la segunda vuelta fuera Eduardo Duhalde. Otro informe de opinión pública corrobora la supremacía de Cobos y Macri pero añade un par de noticias desalentadoras: Kirchner también sería vencido por Carlos Reutemann o por Ricardo Alfonsín. Es cierto que son conjeturas: pero estarían indicando, en todos los casos, la misma tendencia.

El gobernador de Buenos Aires no se ocupó de indagar si Kirchner, en efecto, está pensando en proponerle ser su vice. No puede hacerlo porque nunca puede hablar de esas cosas con el ex presidente. Tomó el atajo de buscar responsables por la novedad ingrata y, entre varios, le apuntó a Sergio Massa, el intendente de Tigre. Massa aspira a la gobernación y, por esos extraños fenómenos de la política, logró que su paso por la jefatura de Gabinete al lado de Cristina no lo contaminara entre los ciudadanos bonaerenses. Es uno de los dos dirigentes con mejor imagen en el distrito, aunque la imagen no represente siempre una traducción en votos.

Scioli repite públicamente que su objetivo es pelear por otro período en Buenos Aires. Que por ese motivo, y no otro, dio un golpe de timón en el área de Seguridad cuando desplazó a Carlos Stornelli. Pero hace circular, a la vez, mensajes subterráneos a dirigentes y gobernadores peronistas que suponen que, al margen de las oscilaciones de la sociedad, el ciclo de los Kirchner languidece. ¿Qué dicen aquellos mensajes? Que sigue dispuesto a suceder al matrimonio. Incluso, si hiciera falta, a enfrentar al ex presidente. Reclama paciencia hasta fin de año, un runrun que también deslizan muchos intendentes bonaerenses. (...)"

Scioli cree que no habrá ningún proyecto presidencial si no sale airoso de su gestión en Buenos Aires. Esa gestión vacila. Por eso instruyó a su gabinete a dedicarse hasta diciembre sólo a la administración. Recién después vendría la época de diferenciarse de los Kirchner. En ese diagrama hay dos preguntas sin respuesta: ¿Permitirá el ex presidente esa diferenciación o terminará arrastrando a Scioli al naufragio? ¿No será fin de año, tal vez, un momento tardío para trazar los límites?

La estrategia de Scioli en Buenos Aires es, en verdad, la estrategia de todos. Kirchner depende para su subsistencia de esa provincia. Hugo Moyano desembarcó la semana pasada con un acto fuerte en Almirante Brown y un triple propósito: transmitir que el poder sindical debe estar presente en cualquier futuro armado electoral; ofrecer su mano a los Kirchner o a quien sea candidato; desnudar la debilidad del gobernador en el reino de los gremios. (...)".


Clave Nº5: La UCR dice que irá a Tucumán cuando desembarque Cristina

Carlos Abrheu presenta en La Gaceta, de San Miguel de Tucumán, un próximo desafío de la UCR en la peronista provincia que gestiona José Alperovich y que visitará Cristina:

"(...) La incorporación de José Cano al Senado privó a la UCR de una voz crítica en los debates legislativos provinciales y de un denunciante tenaz de los puntos débiles del oficialismo. En el Senado se las ingenió para desacomodar al habitualmente impertérrito Aníbal Fernández, cuando le preguntó si era cierto que la oposición se comportaba como una banda, lo que negó. La conducción partidaria presidida por Federico Romano Norri no ha sobresalido por su perfil confrontativo con la Casa de Gobierno.

Así las cosas, el peso del combate recayó en algunos, entre ellos el vicepresidentet del partido, Raúl Moreno, - denunció penalmente a Yedlin por la causa Funsal-, y Ariel García, que cuestionó judicialmente la re-reelección de Alperovich.

El presidente del comité nacional de la UCR, Ernesto Sanz, escuchó los argumentos de García y delante de Romano Norri, anunció que el partido avalará lo que se hizo en contra del continuismo de Alperovich. Con actitudes tibias no podemos ser alternativa, suele decir García. Sanz anticipó a sus interlocutores que la máxima dirigencia vendrá a Tucumán para el 9 de julio, en abierta competencia con el desplazamiento de Cristina hacia esta ciudad, que será capital de la República.

Sanz es uno de los potenciales postulantes de la UCR a la primera magistratura del país, cuyo discurso está claramente orientado en contra de las reelecciones indefinidas. Junto con Alperovich, se halla en la mira de la cúspide radical, el rionegrino Miguel Saiz, quien impulsa un plebiscito que habilite la reforma constitucional en su provincia. Este radical K pretende que su actual mandato sea considerado el primero, en sintonía intelectual con el alperovichismo. Cano, García y otros dirigentes entienden que deben diferenciarse del alperovichismo y del kirchnerismo con una sola operación."

 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/00169_no_olvidar_los_noble_herrera_al_durand_y_scioli_recibe_apuestas-2.htm