Imprimir
04/06/2010 | 19:45hs
•POLICIALES

Giro en la investigación por el crimen de un cirujano correntino

Ya no creen que hayan actuado sicarios, como se pensó al principio. Todo parecía inclinarse hacia un crimen por encargo, pero desde hace algunos días esa hipótesis se fue desvaneciendo y ahora se estudian otras

 

 

El neurocirujano Claudio Urbina (39) fue fusilado hace 35 días en la puerta de su casa de Boulogne. Fue un solo y certero tiro de un fusil FAL, por la espalda . El disparo fue hecho por dos hombres que se le acercaron cuando guardaba el auto. Tras el asesinato, las primeras sospechas se orientaron a un empresario mexicano, ex pareja de la primer esposa de Urbina y a quien la mujer había definido como “violento”. Todo parecía inclinarse hacia un crimen por encargo, pero desde hace algunos días esa hipótesis se fue desvaneciendo y ahora se estudian otras: un robo, tal vez con inteligencia previa; o un “susto” que terminó mal, acaso por alguna otra relación íntima de la víctima .

Urbina había nacido en Corrientes y ejerció sus primeros años de profesión en esa provincia. Luego se trasladó a Buenos Aires, donde trabajaba en el Instituto Fleming, y en el Hospital Evita de Lanús.

El ataque ocurrió en la casa en la que Urbina vivía junto a su segunda esposa. Su primera mujer había sido la psiquiatra correntina Gladys Polich. Tras separarse de Urbina, ella se había ido a vivir a México con el empresario David Galicia Caracas y tuvo una hija. Pero según la mujer, su marido “era agresivo” y le pidió ayuda a Urbina para volver a la Argentina.

La idea de que un furioso Galicia Caracas había mandado a matar al neurocirujano cobró fuerza. Mucho más cuando la familia se enteró de que Urbina venía recibiendo mensajes amenazantes a su teléfono. Pero el mexicano vino a la Argentina, se puso a disposición de la justicia y las sospechas nunca pasaron de eso. El fiscal de Boulogne que investiga el caso, Sergio Szyldergemejn, ni siquiera lo llamó a declarar como testigo.

“No entendemos por qué se lo quiso involucrar a Galicia Caracas. Los atacantes eran personas sin profesionalismo y es muy raro que los sicarios sean inexpertos. Está claro que tal vez se quiso cubrir el tema para no verlo como parte de la problemática de inseguridad, pero Galicia Caracas se presentó a la justica y lo único que quiere en este país es solucionar la tenencia y ver a su hija”, explicó a Clarín su abogado, Marcelo Biondi.

Los investigadores dicen que el caso tiene puntos llamativos que hacen dudar sobre un ataque de un sicario contratado: la trayectoria del disparo, la escasa visibilidad que los asesinos tenían sobre la víctima y el hecho de que el médico fuera alcanzado por el balazo porque se recostó sobre el asiento del acompañante de su auto. “El sentido común dice que, si lo hubiesen querido matar, le disparaban al corazón o a la cabeza y se aseguraban el resultado antes de escapar. Además, los sicarios no andan con un fusil encima, un arma que pesa más de tres kilos. Tampoco bajan de a dos. Estas cosas son ya de por sí extrañas y nos da a pensar en un robo o en que fueron a buscar algo que no encontraron, o hasta en un susto por algún motivo particular”, comentaron fuentes judiciales.

Aunque la víctima tuvo una sobrevida de entre 15 y 20 minutos y llegó a hablar con los médicos que lo asistieron, no dio datos que ayuden a esclarecer el caso.
 




Link:
http://www.sintesiscorrientes.com/notix/noticia/00110_giro_en_la_investigacion_por_el_crimen_de_un_cirujano_correntino-2.htm